Confidencial » Mundo » Leer artículo

Denuncian acoso a caravana de madres migrantes

El padre Solalinde califica de tortura psicológica bloqueo de agentes del Instituto Nacional de Migración

EFE | 19/4/2015

El sacerdote y activista Alejandro Solalinde presentó  ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México una queja por acoso por parte de autoridades contra la caravana de migrantes que llegó el sábado a Ciudad de México.

"Estamos entregando de mano la queja para iniciar investigación (del) operativo contra el 'Viacrucis Migrante'", dijo Solalinde en un mensaje en la red social Twitter.

Previamente, los integrantes de la caravana, unas 290 personas, acudieron a la Basílica de Guadalupe, donde escucharon misa. Antes de ingresar al santuario, el sacerdote hizo un llamado al Gobierno a dejar de criminalizar a los migrantes.

Se refirió al bloqueo que la caravana enfrentó a mediados de semana por parte de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Policía Federal antes de llegar a Juchitán de Zaragoza, en el sureño estado de Oaxaca.

"Lo que pasó el jueves, cuando se hizo el operativo, fue la culminación de un acoso, de una tortura sicológica, porque el diálogo fue desechado. No hay diálogo con un programa de seguridad aplicado por policías", declaró.

Los integrantes del "Viacrucis Migrante" llegaron esta madrugada a la capital desde Tehuacán, en el estado de Puebla, cubriendo así el tramo final de su recorrido que busca llamar la atención sobre los abusos que sufren de parte de criminales y de autoridades corruptas.

A su llegada se dirigieron a un centro deportivo para pernoctar y la mañana de hoy iniciaron sus actividades en la capital con la visita a la Basílica de Guadalupe.

La caravana salió a pie el miércoles desde Ixtepec, Oaxaca, donde se encuentra el albergue para migrantes Hermanos en el Camino, que dirige Solalinde, después de varios días de cerco del INM que finalmente fue levantado por orden de la CNDH.

Su llegada a Juchitán también se vio obstaculizada por una operación de control migratorio.

Al respecto, el INM, dependiente de la Secretaría de Gobernación (Interior), indicó entonces en un comunicado que había realizado un "operativo de control y verificación con el propósito de revisar la condición migratoria" de los participantes del "Viacrucis".

"Para evitar cualquier confrontación, el INM dio paso libre a los integrantes del llamado 'Viacrucis'. Cabe señalar que para el INM es importante llevar a cabo de manera pacífica las acciones marcadas por la ley", apuntó.

La salida de la caravana desde Juchitán el viernes se realizó en cuatro autobuses contratados por el magisterio de Oaxaca en apoyo a los migrantes.

En un nuevo comunicado emitido este sábado, el INM señaló que está brindando "las condiciones que permitan el libre tránsito de quienes, con independencia de su estatus migratorio, acompañan la caravana que encabeza el sacerdote Alejandro Solalinde".

Añadió que se buscará llevar a cabo una reunión entre funcionarios de la Subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación e integrantes de la caravana el lunes.

No está claro cuánto tiempo permanecerán Solalinde y los participantes de la caravana en Ciudad de México.

En una conversación telefónica con Efe el viernes por la noche desde Tehuacán, el religioso dijo que buscarían un contacto con la Secretaría de Gobernación de ser posible este sábado. "Tenemos todavía hasta el domingo en la mañana, nada más", añadió.

Sin embargo, fuentes de las organizaciones no gubernamentales que acompañan a los migrantes, procedentes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Cuba, dijeron este sábado a Efe que si bien los migrantes podrían emprender el regreso a Oaxaca el domingo, el cura podría quedarse durante la semana en la ciudad.

Más en: Mundo