Confidencial » Política » Leer artículo

Realidad cambiante en zona de Harbour Head por causas naturales, dice Argüello

La Haya: Nicaragua pide demarcación

Pastora revela que en cinco años el gobierno ha invertido más de nueve millones de dólares en el dragado del río San Juan: ¿cuál ha sido el resultado en la navegabilidad del río?

Octavio Enríquez | 18/4/2015
@cabistan

Archivos Adjuntos:

El representante de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Carlos Argüello, pidió en Holanda una nueva demarcación con Costa Rica en el caribe, o sino la verificación in situ de lo establecido en los instrumentos internacionales que regulan la frontera desde hace más de un siglo.

Para Argüello, el principal problema en el diferendo que sostiene con sus vecinos reside en que “los mapas oficiales” no reflejan la “realidad en el terreno” y habló de límites que serán y han sido “gradualmente cambiantes por causas naturales”.

Nicaragua compareció esta semana en el tribunal de Naciones Unidas durante las audiencias orales que, desde el 14 de abril se extienden hasta inicios de mayo,  para abordar la disputa por un humedal de 2.5 kilómetros cuadrados, ubicado en el extremo oriental del río San Juan.

Los expertos prevén que la sentencia sea dictada a finales de año o principios de 2016. La CIJ también se pronunciará sobre los daños ambientales provocados a Nicaragua por la construcción de una carretera de 160 kilómetros a la orilla del Río San Juan, afectado ya por la sedimentación.

Es la primera vez que ambos países disputan legalmente un territorio según el ex canciller nicaragüense Francisco Aguirre Sacasa (1997-2001) que rememora la historia de desencuentros por el Río San Juan.  “Ningún reclamo tenía que ver con soberanía porque los ticos siempre nos han dicho a nosotros reconocemos el sumo imperio de Nicaragua sobre río San Juan, el único que sí pone en tela de duda a quién pertenece una parte del territorio que está ahí en la delta del río San Juan es el actual”, explicó Aguirre Sacasa que coincide con que no se ha llevado a cabo un proceso sistemático de poner mojones entre los dos países.

La solicitud de Nicaragua

Durante la audiencia, el embajador Argüello explicó que el tratado de delimitación Cañas Jerez de 1858, y el laudo del presidente estadounidense Grover Cleveland en 1888 y los posteriores de Edward Porter Alexander entre 1897 y 1990 regulan específicamente el tema territorial entre ambos países.

“Es la posición de Nicaragua de que una nueva demarcación, o una verificación de la llevada a cabo por Alexander hace casi 120 años, es necesario a fin de determinar dónde se encuentra el punto fijo del tratado de 1858 y la dirección de la línea que se sigue de la laguna de Harbor Head al primer caño y al río propio”, dijo Argüello.

Según él, la necesidad de demarcación no sólo es para la zona de la laguna de Harbor Head. “Muchas islas en el río, que por tratado indiscutiblemente son de Nicaragua—y algunas de tamaño considerable—han sido tomadas por Costa Rica. Una de las principales razones de esta situación se ha producido, debido a las actividades agrícolas en el lado costarricense. Mientras que en Nicaragua tenemos bosques vírgenes a lo largo de la ribera del río, en el lado costarricense hay fincas con cultivos y ganados”, añadió.

La acusación de Costa Rica

Costa Rica acusó a  Nicaragua el martes 14 de abril de “cometer actos ilícitos y unilaterales”, según su representante Edgar Ugalde, al invadir supuestamente territorio de su país al que llaman Isla Calero o Portillos, lo que habría ocurrido tras la apertura de caños durante el dragado en el río San Juan realizado por autoridades nicaragüenses.

Ugalde acusó a Nicaragua de violar el tratado limítrofe de 1858, lo que constituye a su juicio una “violación grave” del derecho internacional y “un atentado contra la coexistencia pacífica”.

Argüello explicó que Nicaragua tiene el derecho de llevar a cabo mejoras en el río San Juan sin consultárselo a Costa Rica. El dragado está a cargo del comandante Edén Pastora, delegado por el presidente Daniel Ortega en la zona. El funcionario asegura que han invertido de fondos del tesoro unos diez millones de dólares (Ver las Cuentas de Edén Pastora) para llevar a cabo la tarea.

“Es un derecho que tenemos y lo hemos estado limpiando y recuperamos la navegabilidad que ya no se navegaba los últimos 38 kilómetros de Río San Juan, se iban por Costa Rica las aguas, al río Colorado”, dijo vía telefónica Pastora a Confidencial.

La carretera de la discordia

Por otro lado, los jueces examinarán el caso de la demanda nicaragüense a Costa Rica por la construcción de la carretera costarricense, ordenada por la ex presidenta Laura Chinchilla (2010-2014), y que empezará a ser discutida en la CIJ a partir del 28 de abril según el cronograma oficial.

Según investigaciones periodísticas del diario La Nación, la carretera fue construida sin diseño. Los daños ambientales provocados  tras la edificación son motivo de reclamo nicaragüense.

“Nicaragua pide que se restablezca la situación tal y como existía antes de la carretera, que haya  una prevención de daños ocasionados como resultados de los trabajadores, que haya una indemnización a Nicaragua y que los daños sean minimizados con acciones de reparación de Costa Rica y el estudio de impacto ambiental y pronunciarse alrededor de ese tema y aquí si puede haber un estudio porque es derecho internacional privado, a diferencia de Río San Juan que hay un laudo y te dice cómo hacer las cosas”, dijo la semana pasada el especialista en derecho internacional nicaragüense, Mauricio Herdocia, al programa televisivo Esta Noche.

De acuerdo con el jurista Herdocia, ex funcionario de Cancillería, Nicaragua no está cuestionando que sus vecinos construyan una carretera, pero sí cuestiona que la hayan hecho sobre el río nicaragüense.

La falta de diálogo bilateral

Lo más lamentable, según Herdocia, es que se haya tenido que llegar a esta instancia internacional cuando las diferencias entre países pudieron ser resueltas a través de mecanismos como la comisión binacional.

Conforme con el ex canciller Aguirre Sacasa, las repercusiones inmediatas en la imagen de Costa Rica no se hicieron esperar tras la construcción de la carretera y el caso de Harbor Head. Afectaciones a la imagen de país que protege a la naturaleza y que dice ser pacifista.

A esas situaciones se suman los costos económicos. El ex ministro asegura que el juicio en un tribunal internacional le puede costar entre cuatro y cinco millones de dólares a cada país. Las diferencias que duran siglos ya entre nicaragüenses y costarricenses tienen para Aguirre Sacasa una explicación.  “A veces países limítrofes en lugar de manejar relaciones positivas buscan pelos en la sopa. ¡Esa es una maldición que no debería existir entre los dos países, es más no deberíamos estar gastando la plata que estamos gastando en la Corte Internacional de Justicia, mucho de eso se le pagan a expertos que apoyan a nuestro equipo y los ticos también tienen los suyos!”.

Aguirre Sacasa coincide en que lo ideal debería ser que ambos países se pongan de acuerdo, pero es también realista sostener que la situación actual es consecuencia de las relaciones de gobiernos de los países. Las relaciones de Chinchilla con Ortega fueron tensas según su punto de vista, lo que atribuye al aprovechamiento político de la costarricense ante los problemas internos que enfrentó.

 “Yo pensaba que con (Luis Guillermo) Solís iba a cambiar, pero ya para ese momento estábamos montados en el potro de la demanda. Ahí cuando estás montado en eso, lo más saludable es completar el proceso ya que estamos cerca del desenlace. Y ojalá con eso se cierre el capítulo  este de la fricción entre Nicaragua y Costa Rica, so pretexto que no se conocen cuáles son los derechos de cada una de las partes en cuanto al río San Juan concierne”.

 

Las cuentas del dragado de Pastora

El comandante Edén Pastora, delegado por el gobierno para la zona de Río San Juan, asegura que los fondos invertidos por Nicaragua en el dragado— más de nueve millones de dólares desde hace cinco años—  provienen del Presupuesto General de la República.

Según Pastora, para trabajar en la limpieza del Río tienen un presupuesto mensual que equivale a un monto que oscila entre 110 mil y 120 mil dólares, lo que significa que en cinco años han gastado una cifra que oscila entre 6 millones 600 mil dólares o 7 millones 200 mil dólares.

Pastora anunció que actualmente están trabajando tres  dragas, dos están en reparación, pero anuncia que recibieron la  autorización de Ortega de construir diez dragas más a un costo de dos millones de dólares para que sean 15 las dragas que trabajen en el Río San Juan al terminar 2015.

Pastora dice que han recuperado con el dragado la navegabilidad en el 30% del último tramo que estaba innavegable. “Las primeras dragas las hicimos en el Viejo, Chinandega, no las hizo un ruso. Estas nuevas dragas las estamos haciendo nosotros en el Astillero El Diamante. Cuando digo nosotros no me refiero a la Empresa Portuaria, me refiero a nosotros los nicaragüenses, los encargados del dragado del Río. Las dragas las están haciendo ingenieros que participaron en la primera”.

Las “armas” de Nicaragua y Costa Rica

A criterio de Herdocia, “la principal arma” de Costa Rica son los mapas de la comisión mixta de límites que trabajó durante los años 1897-1900. “Esos gráficos obviamente muestran una línea muy parecida a la que Costa Rica pretende, en cambio los argumentos hoy de Nicaragua hablan de una frontera movible, pero además reafirman el peso de los Laudos, es decir de los instrumentos. El laudo número uno que dice que la frontera se marca por la margen derecha de la laguna Harbor  Head y su conexión por el caño más cercano y más próximo. A diferencia de Costa Rica que pretende que esa conexión se haga por la vía más lejana y remota, dándole toda la vuelta a la laguna y continuando hasta el extremo más oriental”.

“Hay un combate entre las palabras que las tiene Nicaragua y los mapas de Costa Rica”, explicó Herdocia.

Sin embargo, Aguirre Sacasa  cree en los conceptos establecidos en los laudos. “El Río San Juan tiene este problema serio de la sedimentación, pero todos los ríos arrojan una gran cantidad de sedimentos en la boca, en el área que entran al mar, al golfo, en nuestro caso en el mar caribe. Lo que puede decir un mapa, lo que era la topografía ha cambiado. Con toda esa acumulación de tierra estar hablando de mapas en lugar de los conceptos en los fallos eso da lugar a la confusión en la inestabilidad del delta del Río San Juan. Y eso da lugar a  lo que puede ser un desacuerdo de ambas partes, exacerbado por las pobres relaciones que existían entre ambos gobiernos”, agregó.

Palabra de laudos

El representante de Nicaragua, Carlos Argüello, explicó que la naturaleza cambiante fue prevista por los laudos que rigen la frontera entre Costa Rica y Nicaragua.

*La premisa. Cleveland (1988): “La línea divisoria entre las repúblicas de Costa Rica y Nicaragua, en el lado atlántico, comienza en la extremidad de Punta de Castilla, en la desembocadura del Río San Juan de Nicaragua de Nicaragua, tal y como ambos existían el día 15 de abril de 1858”.

*Alexander demarcó la frontera desde ese punto. (1897-1900). “El Río San Juan corre a través de un delta plano y arenoso en la parte inferior de su curso y que obviamente es posible que sus bancos no se expanden o contraen de forma gradual, pero que habrá cambios al por mayor por sus canales. Tales cambios pueden ocurrir con bastante rapidez y, de repente y pueden no ser siempre el resultado de factores inusuales, tales como terremotos o grandes tormentas. Abundan los ejemplos de canales anteriores ahora abandonados y los bancos que ahora están cambiando como resultado de las expansiones o contracciones graduales”.

*Según Nicaragua, este Laudo de Alexander estaba consciente de que a lo largo del río habría “cambios radicales en sus canales”. “Esto solo puede significar que el hombre de manera muy exacta en tanto que ingeniero y militar mostró que la delimitación era seguir hasta encontrar el primer caño adonde se encontrara o se encontrase en el futuro. Pero, de acuerdo a Costa Rica, el árbitro solo se refería a un posible canal y que este canal ha desaparecido y ahora ´el primer caño que encuentre” resulta ser el Mar Caribe”, explicó Carlos Argüello.

Según el jurista, la posición de Nicaragua es que el actual primer caño que conecta el río con Harbor Head fue limpiado en 2010.

Fuente: discurso del Embajador Carlos Argüello ante la CIJ

Notas relacionadas

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor