Confidencial » Economía » Leer artículo

Dueños de negocios ajustan sus matemáticas financieras ante anuncio del INE

La ilusión de la rebaja eléctrica

Nicaragua sigue teniendo la tarifa de energía más cara de Centroamérica. Reducción del 10% no se trasladará a consumidores, sino que cubrirá costos de las empresas

Octavio Enríquez | 14/4/2015
@cabistan

Un día hace cinco años, Berenice Corrales entró en contradicciones momentáneas con su pareja Haaron Osejo cuando le propuso que dejaran de usar un exhibidor para mostrar las rosas, los lirios o los claveles con las que se ganan la vida.  A los clientes les dieron a partir de entonces un catálogo y las flores las colocaron delicadamente en una mantenedorapara que mantuvieran su frescura.

El pago de la factura energética nunca ha sido el mayor costo en las floristerías de Managua, al menos para las pequeñas y las medianas, pero Corrales sonrió cuando vieron que disminuía el pago, las flores no se marchitaban, y el problema de los clientes incrédulos – al no ver el mostrador— se podía resolver con persuasión y algunas flores a mano.—Valió la pena, dice él.

A diferencia de las floristerías más grandes, que suelen tener cuartos fríos con temperatura aclimatada, la Osejo acondicionó una habitación para refrescar su materia prima. Pero no la usanfrecuentemente, sino en los días con más demanda, es decir en San Valentín o el día de la madre. Entonces aumentan los pedidos y…¡el recibo eléctrico!

“Precisamente por eso no usamos el cuarto frío, porque sería mayor  nuestro gasto, crece un 40% porque usamos el cuarto por ejemplo el 12, el 13 y 14 de febrero; el 12 entra la flor, el 13 se hacen los arreglos y el 14 se venden, pasa día y noche”, explica él. Ella asiente detrás de una pequeña vitrina donde hay peluches y tarjetas.

Mes a mes esta pareja gasta en electricidad entre dos mil y cuatro mil córdobas en días normales. Esta familia de economistas no se entusiasma con que el anuncio que hizo el Instituto Nicaragüense de Energía (INE), de que pagará un promedio de diez por ciento menos, por el ahorro del 35%  a causa de la caída del precio internacional del petróleo, que pasó de 90 dólares el barril en junio del año pasado a un poco más de 50 dólares.

La reducción en su pago oscilará entre 200 y 400 córdobas. Osejo dice que su negocio hubiera sentido un impacto directo si pagarán menos en combustible en las gasolineras, en los que invierte cinco mil córdobas mensuales para el traslado de los arreglos. Una posición que comparten en el sector privado.

Los presidentes de las Cámaras de Comercio e Industrias, Rosendo Mayorga y Rodrigo Caldera, respectivamente, dijeron esta semana que la reducción no podía trasladarse a los precios de los consumidores, tomando en cuenta los costos operativos con que trabajan.

“En el caso del comercio, no hay que esperar cambios drásticos (de precios), porque los costos no son estáticos, sino que se rigen por la oferta y la demanda. Queremos ver la factura de abril –que recibiremos hasta en mayo- para hacernos una idea de si puede haber una rebaja en los precios de los productos, pero no queremos crear falsas expectativas al respecto”, dijo Rosendo Mayorga, en el programa televisivo Esta Noche.

Según el INE, desde enero hasta marzo de 2015, por el desplome del precio internacional del petróleo, el país se había ahorrado 39.5 millones de dólares, un número que crecerá en lo que resta del año. La Fundación  Nicaragüense para el Desarrollo Económico (Funides) aseguró que anualmente el ahorro podría alcanzar una cifra que oscila entre 58 y 60 millones de dólares.

Ante las críticas que duraron semanas, la bancada sandinista en el Parlamento, por orientaciones del presidente Daniel Ortega, distribuyó el ahorro, destinando 35% para la reducción de energía, 35% para fondos de combate a la pobreza (asistencialismo) y 30% para las deudas del sector a Caruna.

Los cálculos preparados por el director de Funides muestran que los hogares que consumen menos de 150 kilovatios hora al mes, tendrán un ahorro promedio anual de C$240.3 (o sea, unos C$20 mensuales). Por su parte, el segmento de 151 a 500 kW/h. que representa un poco más de 120,000 hogares, ahorrará C$1,812.4 por año, esto es, unos C$151 mensuales.

El segmento residencial que consume entre 501 y 1000 kW/h ahorrará C$6,264.3 anual (C$522 mensual), mientras que los que exceden ese límite recibirán un beneficio de C$18,100.8 por año, o sea, C$1,500 mensual. Con excepción del sector subsidiado, las tarifas residenciales, industrial y comercial seguirán siendo las más caras de Centroamérica.

Los reyes del petróleo

El Estado debe 200 millones de dólares a la Caja Rural Nacional (Caruna), la financiera ejecutora de los fondos de Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), fondos que fueron usados supuestamente para evitar el alza de la energía cuando el precio del petróleo internacional estuvo en su punto más alto. Los especialistas reclaman que hasta ahora no se ha transparentado ni explicado a cabalidad cómo ocurrió este endeudamiento.

Albanisa es la cabeza del conglomerado empresarial con amplia participación en el negocio de los hidrocarburos, tanto en la importación- exportación del petróleo enviado desde Venezuela y la generación de energía. El Estado tiene participación en la distribución,y la familia presidencial administrala red de gasolineras, a cargo de Yadira  Leets Marín, esposa de Rafael Ortega Murillo, el hijo mayor del mandatario.

“Se han venido metiendo al negocio de la importación, de la distribución, de comercialización de petróleo, luego en las empresas de generación (de energía) con Albanisa, generación eólica. La visión ha sido crear un conglomerado pero no por los intereses del pueblo, sino para sacar multimillonarias ganancias de toda la cadena de producción. Albanisa concentra más del 30% de la producción de energía a nivel nacional”, explicó el experto en temas energéticos, el jurista Oscar Carrión.

Carrión considera que el gobierno debió reducir la tarifa de energía en el 30% e incluso pudo llegar a un máximo del 50%. La actual reducción la califica como “migajas”. “Es una burla a los nicaragüenses, en que los intereses voraces de los empresarios del gobierno quedan con las mayores ganancias”, agregó.

La matemática de los panaderos

En la panadería la Fuente en Managua, un establecimiento con  53 años de existencia, María Auxiliadora Picado, de 37 años, saca cuentas en un pequeño escritorio, mientras el olor a pan y a mantequilla perturba al visitante. “Ya estoy acostumbrada, ni siento”, dice con calma esta pequeña mujer, la encargada de compras y de cuentas por cobrar.

Picado dice que el anuncio de la rebaja de energía los encontró reclamando por un cobro alterado que elevó el recibo hasta casi 20 mil córdobas, con el que pagan el consumo de los distintos hornos y el gasto de las computadoras del personal administrativo. Las matemáticas del negocio le dicen que no puede trasladar ningún costo al consumidor.

“Es difícil que le digamos a nosotros que vamos a bajar los productos. Si fuera la harina, que de los principales insumos, sí podría bajar. Pero hace poco un hubo alza de harina, le subieron 80 córdobas cada quintal. Antes valía 650 córdobas, ahora vale 730 córdobas”, explica.

Picado está en desacuerdo con la distribución porcentual del ahorro realizada por el Ejecutivo. “Hubiese sido mejor que aplicaran la rebaja directamente en la luz. Nos hubiera ayudado mucho. El diez por ciento viene quedando en lo mismo”, lamenta la administradora, que suele recomendar a sus compañeros de trabajo medidas de ahorro para reducir la factura.

 “Pocos clientes, ¿cómo cobrar menos?”

En el segundo piso, del taller de torno y soldadura Axel Godel, ubicado en Masaya, el administrador Sergio García ya está pensando cuánto será el pago del recibo de energía. Hoy han tenido dos trabajos, a lo largo del día como la elaboración de poleas y se pregunta cómo podría beneficiar al consumidor si no hay mucha demanda.

El ruido de las máquinas está en apogeo. El tornero, en la primera planta, trabaja en este momento. En general, ocho personas laboran en esta empresa. García pagó 8 mil 500 córdobas el mes pasado en electricidad, que representa el 65% de todos sus gastos. El anuncio de la reducción de la energía lo cogió por sorpresa, desinformado, porque los medios de comunicación la semana pasada divulgaban los acontecimientos relacionados con las vacaciones. En su caso, será una disminución de 850 córdobas.

Este administrador tampoco cree que el consumidor ganará con la rebaja. “Además de la energía, tenemos otros gastos, material de limpieza del local, agua, luz, teléfono, aquí hay dos computadoras, la rebaja me ayuda a solventar otros gastos.Hay épocas de vacas gordas y flacas, ahorita la gente gastó en Semana Santa y uno debe buscar cómo acoplarse. Si no conseguimos clientes, no hay ingreso”, sostiene García.

En una ocasión les salió una factura de 13 mil córdobas. Inmediatamente pidió una revisión. Aquella gestión le sirvió para conocer la inconformidad de decenas de pobladores, cada uno con una historia distinta sobre alteración de cobros.“Si hubiéramos pagado esa cantidad, nos hubiéramos sobregirado. Yo pude constatar que la población tiene muchos problemas, gente inconforme con que su tarifa aumentara de la noche y la mañana. La gente decía: ¡me están robando!”. Cuando lo dice, García describe un mundo distinto al de la ilusión de la rebaja de la tarifa eléctrica

Notas relacionadas

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor