Confidencial » Mundo » Leer artículo

'Extiendo la mano para resolver nuestros asuntos en paz', dijo el presidente venezolano

Obama, Castro y Maduro apuestan por el diálogo

Raúl Castro deja a un lado la Guerra Fría para iniciar una nueva era de negociaciones con Estados Unidos

Carlos Salinas Maldonado | Enviado especial | 11/4/2015
@CSMaldonado

Los líderes de los tres países protagonistas de la VII Cumbre de las Américas que se celebra en Panamá abrieron el sábado las puertas a resolver sus diferencias en el ámbito de la diplomacia y el diálogo, en la que puede definirse como una nueva era en las relaciones entre Estados Unidos y Latinoamérica. El presidente Barack Obama, junto a sus homólogos Raúl Castro, de Cuba, y Nicolás Maduro, de Venezuela, apelaron a una nueva forma de entendimiento. “Le extiendo mi mano para que hablemos y resolvamos nuestros asuntos en paz”, dijo Maduro en una inesperada petición de diálogo.

El presidente Venezolano mantuvo su discurso lleno de críticas a Estados Unidos y de denuncias de amenazas contra su Gobierno y contra él mismo, al llegar hasta denunciar un supuesto plan para asesinarlo del que, dijo a Obama, podría entregarle “pruebas”. Sin embargo, lo llamativo del discurso de Maduro fue la apertura a negociar con el gobierno estadounidense una solución a la controversia política que afecta las relaciones de ambos países.

En el mismo tono se expresó el presidente de Cuba, Raúl Castro, quien al tomar la palabra dijo que “ya era hora de que yo hablara aquí” y después de referirse a la larga historia de desencuentros entre su país y Estados Unidos, pidió disculpas a Obama porque él “nada tiene que ver con esto”. “Todos (los presidentes estadounidenses antes de Obama) tienen deudas con nosotros, menos el presidente Obama”, dijo Castro, quien lanzó guiños al mandatario estadounidense en un discurso, llamándolo un hombre “honesto” y destacando los orígenes humildes del líder estadounidense.

Castro dijo que las negociaciones con el gobierno de Obama tienen dos niveles. Por un lado está el restablecimiento de las relaciones diplomáticas rotas hace ya más de un siglo y en otra parte el levanto del embargo impuesto contra la isla, que, reconoció, no está en manos del mandatario estadounidense levantarlo. “Hay que seguir luchando y apoyando al presidente Obama en sus intenciones de liquidar el bloqueo”, dijo Castro.

Aunque Castro expresó su apoyo a Venezuela en su demanda de que Estados Unidos levante un decreto que impone sanciones a siete funcionarios del país sudamericano, también hizo un llamado para que las diferencias entre ambos países se resuelvan por medio del diálogo. “Las relaciones hemisféricas han de cambiar profundamente”, dijo Castro.

Una posición similar expresó Obama, quien apeló al inicio de “una nueva era de cooperación entre nuestros países con muto respeto”. Obama dijo que Estados Unidos está “ahora más involucrado en esta región de los hemos estado en décadas anteriores” y dijo que ahora la relación entre su país y el resto de América es “la mejor”.

El mandatario estadounidense también decidió ceder en su discurso y reconoció que “hay capítulos en nuestra historia que no se han basado en los principios en los que se ha fundado nuestra nación”, dijo, al responder las críticas del presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien expuso el papel de desestabilización política que en el pasado ha jugado la primera potencia del mundo en la región. Sin embargo, Obama decidió cortar con el discurso de la Guerra Fría que ha sido usado para justificar diatribas anti-imperialistas, y dijo: “supongo que es bueno usar a Estados Unidos como una excusa para resolver problemas políticos, pero eso no va a dar de comer a nuestros niños, no va a ser más productivos a nuestros países”. “La Guerra Fría terminó hace tiempo”, agregó, “y no estoy interesado en combatir en una batalla que inició antes de que yo naciera”.

Unas palabras que marcan el nuevo giro de la política estadounidense hacia Latinoamérica. Los ojos están puestos ahora en la reunión que Obama y Castro sostendrán paralelo a esta Cumbre y los resultados que anuncien la noche de este sábado, antes de que cierren los telones de la reunión continental panameña.

Notas relacionadas

Más en: Confidencial en la Cumbre de las Américas

Más en: Mundo

Otros artículos del mismo autor