Confidencial » Mundo » Leer artículo

Todas las miradas puestas sobre Obama y Castro y espera de avances en sus negociaciones

EEUU-Cuba: una cumbre de gestos

La crisis diplomática entre Estados Unidos y Venezuela amenaza el éxito del encuentro. Ortega incluye en delegación a representante puertorriqueño

Carlos Salinas Maldonado | Enviado especial | 10/4/2015
@CSMaldonado

La esperada llegada de Obama


La llegada del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a Panamá estaba llena de expectación. Dado el secretismo con el que se manejaba la información, en las salas de prensa habilitadas para los enviados especiales, los periodistas no paraban de preguntarse unos a otros sobre la hora del aterrizaje del mandatario estadounidense y su agenda. El mandatario estadounidense arribó la noche del jueves a Panamá en el Air Force One y fue recibido por el ministro de Presidencia de Panamá, Álvaro Alemán en el aeropuerto de Tocumen. Hasta ahora lo que ha sido confirmado es su participación en la reunión con los mandatarios del Sistema de Integración Centro América (SICA) y en el foro empresarial (CEO Summit) que se realiza de forma paralela a ese foro.

Las miradas están puestas en los gestos que el mandatario demuestre hacia su homólogo cubano, Raúl Castro y si se da algún avance significativo en las negociaciones que mantienen ambos líderes de cara a reanudar relaciones diplomáticas. De esos gestos depende el éxito de esta cumbre y su posterior legado. El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, ha mantenido un intenso trabajo diplomático para lograr un diálogo constructivo en este encuentro. El hecho de que la gran mayoría de líderes de la región asistan al foro es visto aquí como un gran logro, pero al no haber una declaración final de la Cumbre, se espera al menos un avance en el acercamiento cubano-estadounidense.

Berríos con Ortega otra vez


A la reunión de Obama con los mandatarios del SICA asistirá el presidente Daniel Ortega, quien se hizo esperar antes de confirmar su asistencia. Este jueves la primera dama Rosario Murillo anunció el viaje oficial y que Ortega llegará acompañado del líder independentista puertorriqueño Rubén Berríos. Aún no se conoce la hora de llegada del mandatario, ni si su esposa asistirá como canciller en funciones en el encuentro, como pasó en la cumbre de la CELAC celebrada en Costa Rica. Entre los periodistas se comenta con cierta sorna sobre el papel que jugará Ortega en esta cumbre o si hará algo similar a lo ocurrido en el encuentro de la CELAC, que terminó abruptamente después de que Ortega decidiera dejar como jefe de delegación a Berríos en una reunión de presidentes. Fuentes cercanas a la diplomacia panameña aseguraron que este no es un temor de los organizadores y que en esta ocasión Ortega “no montará su show”.

La “portátil” castrista


Los que sí han acaparado las cámaras en los primeros días de la cumbre han sido decenas de enviados del régimen cubano a Panamá, que se han identificado como miembros de organizaciones civiles, pero cuyo trabajo ha sido intentar boicotear el Foro Social que se realiza paralelo a la Cumbre. En ese foro se discute el papel de la sociedad civil en las democracias americanas y cómo las organizaciones no gubernamentales pueden ayudar a fortalecer el progreso económico y social de la región.

El miércoles, los castristas protagonizaron escenas de violencia al protestas a las fueras del Hotel Panamá, donde se realiza el foro, porque en el encuentro participaban ciudadanos críticos con el régimen de Raúl Castro. Exigían la expulsión de estas personas, a la vez que les gritaban “gusanos” y “mercenarios”. El apelativo de “gusano” también se lo ganó el ex presidente estadounidense Bill Clinton, que leyó un discurso en el foro. Por la tarde, la portátil castrista boicoteó un evento de los críticos al régimen, quienes asistieron al monumento a Martí en esta ciudad para depositar una ofrenda floral. Fuentes de la disidencia cubana que están en Panamá dijeron que temen que la actuación de los seguidores del Gobierno cubano se torne más violenta en los días más álgidos de la cumbre, este viernes y sábado.

A pesar del intento de boicot las mesas de discusión del Foro Social continuaron, aunque participantes de algunas de esas mesas dijeron a Confidencial que decidieron discutir los temas excluyendo a los “cubanos castristas” porque “no nos dejan trabajar”. Lo que sí ocurrió sin contratiempos es el concierto que el cantautor cubano Silvio Rodríguez brindó noche en la universidad de Panamá, en el marco de Cumbre de los Pueblos que encabeza el presidente boliviano Evo Morales.

“Aquí hay mucha plata”


Mientras los participantes del Foro Social han tenido que soportar el acoso de los castristas, en otro punto de la ciudad el Foro Económico marchaba sin contratiempos y según lo planificado. En el lujoso Hotel Riu de esta capital decenas de empresarios, ejecutivos, economistas, analistas, periodistas y funcionarios panameños e internacionales discutían sobre avances económicos, estrategias de crecimiento e inversión. El gran invitado al foro este jueves fue el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, quien habló de un mayor acceso a Internet y regaló al presidente Varela una sudadera de Facebook con la bandera de Panamá impresa. “Aquí hay un montón de plata”, dijo un analista estadounidense mientras sorteaba las mesas de bocadillos y saludaba a los empresarios reunidos en Panamá. Es en este escenario de lujo y abundancia donde el presidente Obama dará uno de sus primeros discursos la tarde de este viernes

#LibertadParaLeopoldo


En las caóticas calles de Panamá, convertidas en un infierno por las fuertes medidas de seguridad, se han registrado manifestaciones de la comunidad venezolana asentada en el país, en las que se ha pedido la liberación de los presos políticos en Venezuela, incluyendo al líder opositor, Leopoldo López y Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas. En estas manifestaciones participó la esposa de Ledezma, Mitzi, quien dijo que estaba en Panamá para informarle al mundo que en su país “hay presos políticos”. Junto a Mitzi estaba el diputado opositor ecuatoriano Andrés Pae, quien llegó a solidarizarse con los manifestantes y retó a las autoridades de Venezuela de que los acusaran de “injerencista”. “Soy un ser humano y por eso estoy aquí. Y también porque amo a Venezuela”. Los manifestantes portaban pancartas y vestían camisetas con la etiqueta #LibertadParaLeopoldo.

La otra cara de América


La mañana de este jueves se reunieron en esta capital analistas, políticos y expresidente de Latinoamérica para denunciar el deterioro democrático que ha sufrido la región, principalmente bajo el llamado “Socialismo del Siglo XXI”, impulsado por el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez. El foro “La otra cara” fue auspiciado por la Fundación Libertad y en él se expusieron los retrocesos en institucionalidad, derechos humanos y libertad de expresión que se registran en el continente, principalmente en Argentina, Nicaragua, Bolivia y Cuba. El diputado opositor Pedro Joaquín Chamorro expuso la amenaza ambiental que representa la construcción de un Canal Interoceánico en Nicaragua, además de denunciar el régimen autocrático y corporativista impuesto por Ortega en el país.

Maduro y sus diez millones de firmas


En este foro se criticó el papel que ha jugado Venezuela en la región, comprando voluntades a base de petróleo y exportando su modelo político. El analista venezolano y exembajador ante Naciones Unidas, Diego Arria, dijo que los aliados del chavismo en el continente “nos han visto como un gigantesco barril de petróleo”, lo que ha hecho que sus aliados ofrezcan solidaridad al régimen chavista. “Pero es una solidaridad basada en los negocios con Venezuela, lo que terminará en la medida en que Venezuela deje de ser ese enorme barril de miel donde se ha metido toda esta gente a lucrarse, desde Brasil, Argentina, el Caribe”. ¿Cuál será el papel de Venezuela en esta Cumbre? El presidente Maduro advirtió que llegaba a Panamá cargado con diez millones de firmas para pedirle a Obama que levante las prohibiciones impuestas en marzo a varios funcionarios del gobierno venezolano. “Es un papel pobre. Maduro es un jefe de Estado que tiene menos del 20% de respaldo en el país, y que diga que tiene diez millones de firmas es una cosa fantasiosa, a menos que las haya ido a recoger a Cuba”, dijo Arria.

Martinelli, el gran perdedor


Y mientras las delegaciones oficiales comenzaban a llegar este jueves a Panamá, en los medios de comunicación del país aparecía reiteradamente la foto del expresidente panameño Ricardo Martinelli, el gran gestor de este evento durante su mandato, ya que el Tribunal Electoral del país decidió levantarle el fuero electoral, con lo que Martinelli podrá ser investigado por la Corte Suprema por abuso de autoridad y corrupción durante su gobierno. “Qué bueno que esté pasando esto cuando los top políticos y económicos aquí. Sí, da pena como panameños, pero qué bueno por él, para que los mandamases del continente lo conozcan como es, y para que vean que pese a él, Panamá sigue siendo un país de mostrar”, escribió Flor Mizrachi en el diario La Prensa, el principal del país.

Notas relacionadas

Más en: Confidencial en la Cumbre de las Américas

Más en: Mundo

Otros artículos del mismo autor