Confidencial » Mundo » Leer artículo

Presidente de Panamá exhorta a fortalecer el papel de organismos no gubernamentales

'No temer a la sociedad civil'

“No existe un país fuerte sin una sociedad civil fuerte”, dice el mandatario Juan Carlos Valera. Chavistas y castristas intentan boicotear foro de los actores sociales

Carlos Salinas Maldonado | Enviado especial | 8/4/2015
@CSMaldonado

Ciudad de Panamá. El presidente de Panamá, Juan Carlos Valera, inauguró este miércoles el Foro de la Sociedad Civil que se realiza paralelo a la VII Cumbre de las Américas haciendo un llamado a los gobiernos del continente a respetar y fortalecer el papel fiscalizador y de apoyo a la democracia que organizaciones sociales no gubernamentales juegan en los estados americanos, en un contexto político difícil para esas organizaciones en algunos países, donde son perseguidas y acalladas.“Los gobiernos no deben temer el empoderamiento de la sociedad civil, que está llamada a ejercer un rol fiscalizador de la gestión pública para que los recursos del Estado se administren con transparencia y los servicios públicos actúen conforme a la ley y le rindan cuentas a la población”, dijo Valera.

El en Foro de la Sociedad Civil participaron cerca de mil personas, representantes de organizaciones civiles, jefes de gobiernos, representantes de fundaciones internacionales como el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y activistas de derechos humanos que intentarán analizar el tema de la equidad en el continente y presentarán recomendaciones a los mandatarios al final en la Cumbre.

Valera aseguró que la sociedad civil ha jugado un papel importante en el desarrollo y fortalecimiento de la democracia en Panamá, contribuyendo a convertirlo en un país “próspero donde se respetan los derechos humanos y las libertades fundamentales de los ciudadanos”.

“No existe un país fuerte sin una sociedad civil fuerte, y no hay sociedad civil fuerte sin ciudadanía”, dijo el mandatario panameño, anfitrión de una cumbre que ha sido catalogada como histórica porque por primera vez desde 1994 se reúnen los 35 mandatarios americanos, incluido el presidente de Cuba, Raúl Castro.

Aunque Valera no hizo referencia a ningún país en específico, su discurso puede sonar como una llamada de atención hacia aquellos regímenes que en Latinoamérica han cercado a las organizaciones de la sociedad civil o las mantienen en constante persecución o amenaza como es el caso de Venezuela o Nicaragua.

El mandatario panameño dijo que “para mantener el equilibrio, la paz y el desarrollo es necesario el  concurso de todos los actores sociales y encontrar puntos medios para el bienestar de los ciudadanos y los gobernantes deben tener la capacidad de escuchar las voces que le señalan dónde están los errores y cómo se puede enmendar”.

Por su parte el secretario general de la OEA dijo que la sociedad civil es una de las organizaciones “más importantes del pueblo”. Insulza dijo que “hoy las américas tienen una sociedad civil activa, informada, deseosa de apoyar y dar seguimiento a las políticas que contribuyen a mejorar su calidad de vida, pero también dispuestas a rechazar aquellas políticas que de alguna manera estiman lesivas a sus intereses”.

Chavistas y castristas intentan boicotear foro


Fueron representantes de Cuba y Venezuela quienes marcaron las voces disonantes en un encuentro que pretendía analizar el papel de la sociedad civil en el progreso económico y social del continente. Organizaciones afines a los gobiernos de Venezuela y Cuba protestaron a las afueras del Hotel Panamá, sede del Foro, porque se había permitido el ingreso al evento a representantes de organizaciones civiles de Cuba, tachados como “mercenarios” por los simpatizantes del régimen cubano.

“Acreditaron a los mercenarios y no permiten la entrada a la verdadera sociedad civil. ¡Fuera los mercenarios!”, dijo Yusuan Palacios Ortega, quien se identificó como miembro de la juventud cubana. Palacios dijo que no les fueron entregadas las credenciales a tiempo para asistir al foro, por lo que intentaron boicotear la reunión ausentándose de la inauguración y manifestándose fuera del hotel. Ondeando banderas de Cuba este grupo de simpatizantes del castrismo se plantó ante la puerta del hotel y gritó consignas contra Estados Unidos y el expresidente Bill Clinton, presente en la reunión. “¡Clinton fuera, abajo la gusanera!”, clamaban. A ellos se unió un grupo de venezolanos afines al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Luis Pérez, un venezolano miembro de una organización denominada Cantores del Alba, dijo a Confidencial que decidieron apoyar a los cubanos porque en “solidaridad” por el “maltrato” que sufrieron de parte de los organizadores del evento. “Cuba pide que se excluya a esos mercenarios. No puede ser que la OEA mantenga la misma ceguera cuando América Latina ha cambiado”, dijo. “Por ser primera vez que participa en esta cumbre deberían a darle a Cuba un respeto especial”, agregó.

 

 

Notas relacionadas

Más en: Confidencial en la Cumbre de las Américas

Más en: Mundo

Otros artículos del mismo autor