Confidencial » Economía » Leer artículo

Resultados de encuesta de la Universidad de Vanderbilt sobre el Canal

91% de nicas rechazan expropiaciones

72.8% de nicaragüenses están esperanzados en la creación de empleos, y el 51% opina que ayudará al desarrollo económico del país, pero 43.4% de encuestados mostraron preocupación por los daños ambientales que el Canal causaría

Wilfredo Miranda Aburto | 19/3/2015
@PiruloAr

Archivos Adjuntos:

  • Encuesta: Perspectivas desde el Barómetro de las Américas: 2015

    Descargue en PDF el documento
    PDF | 366 Kb | Bajar archivo »

Una encuesta independiente sobre el proyecto del Canal Interoceánico, realizada por la Universidad de Vanderbilt, de Estados Unidos, concluyó que 72.8% de los nicaragüenses creen que la mega obra generará empleos, mientras 91.3% no está de acuerdo con las expropiaciones que implica al amparo de la ley 840.

“Entre los nicaragüenses, las preocupaciones económicas y la esperanza para la creación de empleo han prevalecido sobre las preocupaciones de cuestiones de procedimiento democrático. Al mismo tiempo, las preocupaciones ambientales son más fuertes entre los críticos del canal”, expone el resumen ejecutivo de la encuesta, firmado por el investigador asociado de la universidad, Kenneth M. Coleman.

Además, agrega, que el canal no se puede construir sin expropiar un número significativo de propiedades y, por lo tanto, el hecho es que la opinión pública se inclina decididamente contra el tema general de las expropiaciones por la facilidad con la que el gobierno del comandante Daniel Ortega y la empresa cocesionaria HKND serán capaz de ejecutarlas.

La encuesta se titula “AmericasBarometer Insights: 2015” y  es impulsada por el Barómetro de las Américas y el Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP). Su objetivo en esta edición 112 es conocer “¿qué piensan los nicaragüenses sobre el Canal?”.

Según el sondeo, 75.4% de los nicas “han escuchado” sobre el arreglo de la concesión canalera y siempre la opinión pública ha prevalecido sobre lo negativo, acota la encuesta, porque “refleja las esperanzas populares para un impacto favorable del empleo y el crecimiento económico”.

Es por ello que 72.8% de los consultados están esperanzados en la creación de empleos a partir de la mega obra, y el 51% opina que ayudará al desarrollo económico del país. Sin embargo, los aspectos negativos han venido creciendo. 43.4% de los encuestados, es decir más de 4 de cada 10, mostraron preocupación por los daños ambientales que el Canal causaría.

Quienes apoyan al Canal en su mayoría, expone el estudio de opinión, son partidarios del comandante Ortega o están asociados a los Gabinetes de la Familia. Otra variable de la encuesta es que cuánto más cerca se vive a la ruta es menos probable el apoyo al proyecto canalero.

Respecto al tema medioambiental, la consulta determinó que las preocupaciones ambientales las definen tres variables: el conocimiento político, que la protección medioambiente debe anteponerse al desarrollo económico y no ser un simpatizante del partido de gobierno.

“Los simpatizantes del FSLN tienden a estar menos preocupados que otros nicaragüenses sobre las consecuencias ambientales potencialmente negativas del Canal”, valora la encuesta.

En lo que el sondeo de opinión sí encontró casi una sola opinión entre los nicas fue en el tema de las expropiaciones. 91.3% no está de acuerdo con las expropiaciones que implica al amparo de la ley 840.

“El público nicaragüense no está convencido de que el gobierno tiene el derecho de expropiar, ni siquiera en nombre del interés nacional, si los propietarios no están de acuerdo”, refiere el estudio. Y mientras la amenaza de las expropiaciones sea más latente, el entusiasmo por el Canal puede mermar, añade la encuesta.

“Al final, hay muchos factores que entran en juego en la opinión pública mientras la propuesta del canal sigue evolucionando”, dicen las conclusiones de la encuesta: “¿Será un canal se construirá en absoluto? ¿Cuántos puestos de trabajo va a generar? ¿Quiénes van a conseguir esos empleos, los nicaragüenses u otros? ¿Quién va a perder los medios de vida como resultado del canal, y que va a ganar el sustento? ¿Cuál será el impacto en el lago Cocibolca, gran reserva de agua dulce de Nicaragua, y en la flora y fauna? ¿Cuántas propiedades serán expropiadas a qué costo social? ¿Se observarán y respetarán los compromisos con las comunidades indígenas?”.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor