Confidencial » Política » Leer artículo

El líder del PLC no se siente responsable por el deterioro de la democracia

Alemán: "duermo muerto de risa"

Justifica la participación del PLC en las elecciones de 2016, pues de lo contrario perdería su personería jurídica, y apoya a Noel Vidaurre como candidato presidencial

Octavio Enríquez | 2/3/2015
@cabistan

Archivos Adjuntos:

  • Respuesta de Alemán a cuestionario de Confidencial

    PDF | 2,439 Kb | Bajar archivo »

Arnoldo Alemán, Presidente entre 1997 y 2001, procesado por corrupción bajo el gobierno de Enrique Bolanos y exonerado en 2009 tras el retorno de Daniel Ortega el poder, tiene ahora 69 años y sigue siendo el líder indiscutible del PLC, aunque se haga llamar  en estos tiempos “asesor del liberalismo”. Dicharachero y jovial, se irrita con las preguntas incómodas y golpea la mesa para reiterar sus respuestas, mientras su índice señala desafiante al entrevistador.

Alternative content

Acusado de ser corresponsable del retorno de Ortega al poder, por el pacto político que instauró el bipartidismo con el FSLN en las instituciones y la reforma constitucional (2000) que redujo a menos del 40% el umbral de votos para ganar la presidencia en primera vuelta, Alemán jura que nunca hizo un pacto con Ortega. El villano de la historia, en su versión, es el “ingrato” de Enrique Bolanos, sombra y obsesión permanente durante los cuarenta minutos que dura la entrevista.

Ante los cuestionamientos por los fraudes y la debacle del sistema electoral y la falta de credibilidad en el actual Consejo Supremo Electoral que no garantiza el respeto a la voluntad popular, Alemán ofrece una justificación para ir a las elecciones en 2016: no asistir implica perder la personería jurídica, y adelanta el dedazo de su candidato presidencial.

 

Las elecciones de 2016

Yo hablé con don Noel Vidaurre y me decía que usted le había ofrecido la candidatura…

¡Yo no ofrezco nada! (ríe) ¡A mí me parece un buen candidato Noel Vidaurre! Una persona capaz, una persona que se sabe expresar y yo creo que si todos apoyáramos a Noel Vidaurre, de una manera franca y sincera, sin ambiciones individuales o deseos de (palmotea la mesa) de decir dame tal cuota de participación podría darse un fenómeno en Nicaragua como se dio el 25 de febrero de 1990.

¿Por qué ir a elecciones cuando todo señala que va ganar el Presidente Daniel Ortega? ¿No es prestarse al juego en este sistema político?

En asunto de partidos políticos la ley está sujeta a la Constitución y ley electorales, sino asistís perdés tu personería jurídica. Hoy obtener la personería jurídica depende de una sola persona y si vos no participás de las leyes de ese país, perdés tu personería jurídica y dejás puertas abiertas como sucedió verbi gracia en Venezuela, cuando toda la oposición decidieron no participar en elecciones, muerto de risa mi compañero y amigo Hugo Chávez que ahí lo podés ver (señala un retrato),  muerto de risa no van, yo pongo y lleno los diputados e hizo y deshizo lo que quiso.

— Doctor, ¿qué opinión tiene usted sobre la democracia en el país y qué cuota de responsabilidad asume?

—Yo te voy a decir alguien que diga: el sector privado, que es parte de la sociedad civil; las empresas bancarias y financieras, que son de la sociedad civil, que digan no estamos de acuerdo en lo que está sucediendo. Yo como productor te digo ¡estoy bien! El valor, el commodoties carne y café, en comparación con los años pasados, ¡está excelente! Porque no estoy participando en política, si participás en política sujetate a las reglas de la política.

— ¿No es muy cómodo eso?

—Yo aprendí una cosa en la vida. Ya pasó su tiempo. Cada cosa tiene su momento, su hora, su día. Por eso, cuando me preguntás qué es lo que pretende usted; ya te lo declaré en esa gran convención: Alemán no pretende más que ser un simple asesor y consejero.

 

El pacto con Ortega

— ¿No es muy cómodo echarle la culpa a su sucesor Enrique Bolaños, cuando usted bajó el techo para llegar a la Presidencia en aquellos famosos acuerdos con Ortega?

— ¡Si no es por techo que ganás ni perdés! — alza la voz—. ¿Qué tal si el que hubiera tenido el 38% hubiera sido José Rizo o hubiese sido Eduardo Montealegre? ¿Quién sería el Presidente? ¿Sabés lo que hubieran dicho?: ¡qué sabio ese jodido del gordo Alemán! Bajó y puso cómodo a Eduardo Montealegre y ahora con el 38% es Presidente.

— ¿Cuál es la cuota de responsabilidad que asume usted de lo que está pasando en el país?

— ¡Ninguna! La barbaridad de que hizo Daniel Ortega de sentarse a platicar y comerse sin bastimento a Enrique Bolaños.  Enrique Bolaños le pidió sus 37 diputados y él sólo tenía ocho para desaforar y encarcelar al único que pudo haberle ganado a Daniel Ortega en 2006 dice sobre sí mismo.

Alemán parece que sueña con su sucesor. “No, yo no sueño, a mí me hizo soñar durante nueve años de encarcelamiento e injusticia, que he gastado hasta lo que no he tenido en juicios en Estados Unidos, en Panamá, en Nicaragua. (Golpea nuevamente la mesa) ¡Yo no sueño con ingratos ni traidores!”.

El ex gobernante quiere que la población doble la hoja, que no vea en el espejo retrovisor de la historia, sino hacia adelante. Pero Alemán solo ve el suyo a Bolaños y no hay espacio para sus propios errores como el acuerdo político con Ortega.

—¡Yo nunca hice un pacto con Daniel Ortega! — .

— ¿Y los magistrados que tuvo en la Corte Suprema de Justicia y la Contraloría?

— ¡Obligación de las leyes de la república! Si no tenía 56 diputados, oí, no podía nombrar a nadie, ¿y qué se hubiera perdido? ¡La institucionalidad del país! Entonces llegás a un acuerdo. ¿Él que te pide? ¿Querés mis votos para tener la institucionalidad? ¡Yo quiero tantos votos! Y un acuerdo y un diálogo y una plática con la oposición es sano y saludable.

 

El “ingrato” y los cargos de corrupción

—Doctor, pero esto es lo que han señalado un montón de críticos, usted está libre por platicar con Daniel Ortega…

— ¡Al revés! Yo pasé siete años privado de mi libertad, de 2002 que el ingrato de Enrique Bolaños me somete hasta el año 2009, en que me sobresee primero la Corte de Atlanta, me absuelve Nicaragua, ¡me absuelve Panamá!

En realidad, Alemán tuvo casa por cárcel, y luego Managua por cárcel gracias al control sandinista de la justicia. Pero la exoneración judicial no logró disipar los indicios de corrupción.

— ¿Usted me está diciendo que son inventos las acusaciones de corrupción?

— ¡Totalmente!

— ¿El desvío de fondos por ejemplo para pagar crédito de Gestiones y Negocios Inmobiliarios S.A (Geninsa)?

— ¡Es que ningún crédito de Geninsa fue ocupado eso! Fueron negocios de mi hermano Álvaro, médico, que aun siendo (yo) Presidente, él no se vino de los Estados Unidos.

—Me acuerdo de 110, 000 dólares (los checazos), después de toda la plata saliendo fuera del país, regresaron a pagar una deuda en el Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (BANIC) de (Geninsa).

—Fijate que me gustaría que me lo refrescaras. Arnoldo Alemán tiene su misma finca El Chile, la que le dejaron sus padres. ¡Lo único que no se oculta en la vida es la pobreza y la riqueza!

Los fondos de Panamá

En abril de 2014, todavía era noticia la posibilidad del descongelamiento de 8.5 millones de dólares que Panamá mantenía retenido tras las imputaciones al ex mandatario. Alemán niega con firmeza la cantidad y muestra un documento con una lista enorme de empresas que se constituyeron como donantes de la Fundación Democrática Nicaragüense (FDN), la empresa matriz del lavado de dinero imputado por el Estado de Nicaragua.

El ex gobernante confirma que el dinero ya fue descongelado, pero que en su caso era menos dinero y la mayor parte fue a parar, según él, a manos de los abogados.

—Yo le estoy hablando del dinero que dice la Corte de Panamá—

— ¿Dónde está lo que dice la Corte de Panamá?

—Doctor, pero eso fue publicado…

— ¡No es cierto! Señálame adonde. Son de otra persona que estuvo, cuyo nombre no menciono, que sabía que tenía esa cantidad.

— ¿Quién, Doctor?

— ¡Vos averígualo, sos periodista! Vos también lo sabés y yo no quiero mencionar a gente que no me interesa mencionar—dice riéndose.

Cuando le dicen ladrón…

—¿No le da vergüenza, pena, cuando la gente lo señala y le dice en las calles ladrón?

— (Irritado) Le doy los ojos como te lo estoy dando a vos (señala). Arnoldo Alemán ha sido el que ejerció la función y hubo desarrollo sostenido en Nicaragua como en ningún otro gobierno. Si hubiese habido corrupción, no hubiese habido crecimiento ni desarrollo. ¿Adónde hubiera habido tanto desarrollo como hubo bajo el gobierno de Arnoldo Alemán? Carreteras, escuelas, hospitales, hoteles…

—Todos los días salía un caso diferente. Sus comitivas eran famosas en el exterior… Casos del INSS, casos de todos lados, doctor.

—Yo quisiera saber cuáles eran las cosas que había, fijate que la corrupción de llevar la comitiva. Todo el sector privado me acompañó a ir a Suecia para conseguir lo que ningún otro gobierno ha conseguido. ¡1, 800 millones de dólares después del Mitch! (alza la voz)

—…Y uno de sus funcionarios, Byron Jerez, se hizo una terraza con ese dinero

—Yo no te puedo meter las manos al fuego por nadie, la meto por Arnoldo Alemán y por eso te doy los ojos.

— ¿Usted me está diciendo que no se enteraba de lo que sucedía en su gobierno?

Sencillamente que no sucedieron ninguno de los actos delictivos, sino no hubiera habido desarrollo.

— O sea el señor Jerez lo que hizo…

—Pregúntele al señor Jerez, así como me preguntás a mí de tantos millones y te digo no es cierto.

—Pero, ¿no cree que la gente se vaya ofender con  lo que usted está diciendo?

—Pero si es la realidad. A ver, decime en qué municipio no hubo una escuela.

—Me llama la atención que la última vez cuando le pregunté de Jerez usted me dijo que “de los muertos no hablaba”, ¿se reconcilió con él? 

—No he hablado de ningún muerto. Ni el nombre he mencionado. Yo te he dicho pregúntaselo a él.

—De ese círculo de amigos que usted tuvo, ¿quiénes lo traicionaron?

—En política no hay amigos, hay intereses. Los gringos no son amigos de nadie, solo tienen intereses.

Su relación con Ortega

— ¿Cuál es su interés entonces con Ortega?

—Ningún interés tengo.

— ¿Lo llama por teléfono, se comunica con él?

—Me ha felicitado en mi cumpleaños, yo lo llamo cuando es su cumpleaños.

— ¿Cómo lo describiría?

—Hombre astuto, hombre que tiene al país con sueño y esperanza. Hasta vos crees en el canal interoceánico.

—Suena usted como un propagandista

—No, yo he dicho al revés, yo he dicho y sostuve que  apuesto que no se construye. Se podrán hacer los dos puertos, ¡son necesarísimos!  Y si me pidiera consejo le dije yo: no lo hagás en Brito, mejorá Corinto. ¡Pero si es necesario el Puerto en Aguas Profundas en el Atlántico como es Monkey Point, como desde el tiempo de Zelaya ahí estaba señalado el punto.

— ¿No siente un fracaso que ahora el Presidente Ortega controle todos  los poderes del Estado?

—Eso me da la razón de lo que te estaba diciendo. Debido al gran pacto y a las ingratitudes y a la miopía de políticos ´presidentitis´ es que está ahí ese señor (Ortega). Con Arnoldo Alemán lo derrotó con el 52%, a quien yo escogí como sucesor mío le ganó con el 54% el PLC,  y aún divididos el Partido Liberal llegamos a tener 28 y 27%.

—En los días que conversó con Ortega, ¿usted no le pidió el nombramiento de su hija y hermano como funcionarios?

—No, no. Yo no ando pidiendo nombramientos de cosas. Mi hermano Antonio ya era magistrado anteriormente. Existe la carrera judicial.

— ¿Y ahora están muy cómodos como funcionarios? ¡No critican al gobierno!

— ¿Y dónde lo critican los medios de comunicación? ¿Cuántos existen? No me digas decir que si no son por las tales organizaciones civiles, que vos mencionás, como Cinco (Se refiere al Centro de Investigación de la Comunicación), seis, no sé cómo se llaman, que reciben de esas organizaciones, es que pueden subsistir. Te encontrás a todos los medios de comunicación Palmolive jabón.

— ¿No se arrepiente de nada?

— Como no, ¡yo me arrepiento de haber escogido a malos funcionarios y a gente ingrata!

— ¿Duerme tranquilo?

— ¡Ni lo dudés,  muerto de risa!, porque mis manos nunca han estado manchadas de sangre (las muestra a la cámara) ni mucho menos haber robado nada.

 

El cangrejo envidiado

La primera reacción de Arnoldo Alemán a nuestra solicitud de una entrevista fue enviarnos unas respuestas por escrito. Finalmente, accedió a conversar con amplitud.

En el texto que nos envió argumenta que el principal problema de Nicaragua es la envidia y el resentimiento, más allá de la corrupción y la violencia, “el odio a quien le va bien, a quien logra sobresalir en su trabajo, a quien se esfuerza por cumplir con su deber y ser eficiente”.

Alemán cuenta la historia de un pescador que un día “en cualquier playa de Nicaragua” llevaba un cubo tapado donde tenía cangrejos japoneses y en otro cubo— sin tapa— llevaba nicaragüenses, los primeros se ayudaban para salir, mientras los otros se jalaban hacia dentro del recipiente.  Alemán, que se siente un cangrejo envidiado, dice que no confía en los periodistas y pidió que le firmáramos el recibido del cuestionario porque “estoy seguro” que no lo van a publicar y solo lo hará con el vídeo.

 

Notas relacionadas

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor