Confidencial » Nación » Leer artículo

Cuestionan a Fundación La Isla, pero ignoran hallazgos de estudio sobre IRC

Sindicatos ISA: 'buenas condiciones de trabajo en cañaverales'

Ex trabajadores del sector, enfermos de IRC, critican a sindicatos "blancos" y piden al Gobierno que cumpla las leyes laborales

Carlos Salinas Maldonado | 28/2/2015
@CSMaldonado

Dos sindicatos ligados al Ingenio San Antonio (propiedad de la Nicaragua SugarEstates, la mayor productora de azúcar del país) publicaron sendos comunicados en los que defienden las condiciones laborales que ofrece la empresa a sus trabajadores y niegan que éstas estén ligadas a la epidemia de Insuficiencia Renal Crónica (IRC) que ha matado a más de tres mil ex cortadores de caña en el oeste del país, aunque no se pronuncian sobre los recientes hallazgos hechos públicos por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston, que por primera vez establecen un vínculo entre el trabajo extenuante en los cañaverales y la mortal enfermedad.

Tanto el Sindicato Revolucionario de Trabajadores Ronald Altamirano, afiliado a la Central Sandinista de Trabajadores (CST), como el Sindicato de Trabajadores Democráticos –ambos ligados al ISA y conocidos como “sindicatos blancos” por ex trabajadores del ingenio– afirman que gracias a acuerdos logrados con la administración de la empresa se ha logrado un “convenio colectivo” en el que se garantiza un salario mensual que “triplica” el salario mínimo del sector, una jornada laboral de “seis horas” y la extenuante de doce denunciada por cortadores de caña consultados en Chichigalpa, “toldos para sombra” en los campos de corte, “complementos alimenticios” y sistemas de hidratación, entre otros.

En sus comunicados los sindicatos cuestionan el trabajo de la Fundación Isla, que durante años ha acompañado a enfermos de IRC y criticado duramente al ISA.

Los sindicalistas también afirman que el ISA “coordina acciones” para investigar las causas de la IRC con la Universidad de Boston y otras instituciones académicas, aunque no mencionan los resultados del estudio publicado a inicios de febrero en la Revista Internacional de Salud Ocupacional y Ambiental, por primera vez relaciona la epidemia de IRC con “factores ocupacionales”.

“Trabajadores de la caña en el noroeste de Nicaragua experimentaron una disminución de la función renal durante la cosecha, con los trabajadores de campo registrando el mayor riesgo, lo que sugiere que el estrés por calor u otros factores ocupacionales pueden estar jugando un papel en los altos índices de la enfermedad renal crónica en la región”, informó la Escuela de Salud Pública en un artículo publicado en su sitio de Internet.

Por su parte, ex trabajadores del ISA acusaron a los llamados “sindicatos blancos” de “mentir” en sus comunicados. “Todo lo que dicen es falso. Ellos defienden a la empresa y esconden este crimen masivo. Hemos manifestado siempre que ellos han minimizado este problema”, dijo Juan Bautista Rivas, de la Asociación de Enfermos de IRC, una agrupación que, según Rivas, cuenta con 800 miembros, todos ex trabajadores del ISA.

Rivas, enfermo de IRC al igual que cuatro de sus cinco hijos, culpó al Gobierno por el olvido en el que se encuentran quienes sufren la epidemia. “El Gobierno debe hacer cumplir las leyes del país. No estamos de acuerdo con la posición que mantiene nuestro gobierno, que es el que tiene que velar por la salud del pueblo. No está cumpliendo con su obligación”, aseguró.

El ex obrero dijo que este domingo realizarán una marcha en Chichigalpa, en plena celebración de los hípicos de la localidad, para que las autoridades escuchen sus demandas. “No puede ser que ellos estén haciendo una fiesta y nosotros enterrando a la gente”, dijo.

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor