Confidencial » Nación » Leer artículo

Presidente de Comisión Laboral AN: gobierno debe pronunciarse

"Sordera y secretismo" ante IRC

CST reacciona con cautela y preocupación. Estudio de la Universidad de Boston vincula condiciones laborales con epidemia que ha matado a miles de ex cañeros

Carlos Salinas Maldonado | 17/2/2015
@CSMaldonado

Diputados de la Asamblea Nacional y dirigentes sindicales reaccionaron con cautela y preocupación ante la publicación de un estudio liderado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston, que vincula factores ocupacionales con la epidemia de Insuficiencia Renal Crónica (IRC), que golpea con fuerza al oeste de Nicaragua y que ha matado a más de tres mil personas, la mayoría hombres ex trabajadores de los ingenios azucareros.

Alternative content

El estudio, preparado por un equipo de científicos coordinados por el doctor Daniel Brooks, del Departamento de Epidemiología de la Universidad de Boston, halló que las funciones del riñón decrecen durante las labores de cosecha de la caña de azúcar, cuando los trabajadores faenan largas jornadas en altas temperaturas.

“Se encontró que la función renal de los trabajadores de la caña de azúcar de Nicaragua disminuyó durante la temporada de cosecha, variando por categoría de trabajo, y se asoció con el número de años trabajados en la compañía (en este caso Nicaragua Sugar Estates propietaria del Ingenio San Antonio). Estos hallazgos sugieren que uno o más factores de riesgo subyacentes se relacionan con la exposición ocupacional”, establece la investigación, publicada a inicios de febrero en la Revista Internacional de Salud Ocupacional y Ambiental.

Los investigadores analizaron a 284 trabajadores de la caña y determinaron que “los trabajadores de campo estaban en mayor riesgo de deterioro de la función renal durante una temporada de cosecha en comparación con los que no laboran en el campo (trabajadores de las fábricas y los conductores). Este hallazgo sugiere que el trabajo de campo se asocia con la función renal reducida, aunque no todos los trabajadores de campo fueron igualmente afectados”.

Un representante de Nicaragua Sugar Estates Limited declinó comentar los hallazgos del estudio, ya que dijo que estaban analizando la información antes de pronunciarse públicamente, mientras esperan los resultados de otros estudios.

Juan Dumas, contratado por la CAO –organización del Banco Mundial que ha dado seguimiento a los acuerdos firmados entre un sectores de ex cortadores asociados en una organización conocida como Asochivida y el Ingenio San Antonio–, dijo al ser consultado por correo electrónico: “la hipótesis ocupacional ha estado siempre en el centro de los estudios de la Universidad de Boston. El problema es que aún hoy no se sabe cuál es el factor ocupacional específico que contribuye al desarrollo de la IRC. La hipótesis ocupacional en la que más se enfocan los científicos es el impacto del calor y la deshidratación. Siguiendo recomendaciones de la Universidad de Boston, el Ingenio San Antonio ha realizado cambios en sus prácticas laborales para reducir riesgos al respecto. Por todas estas razones, no vemos que haya un cambio significativo en esta cuestión”.

Otros sectores también reaccionaron con prudencia sobre esta investigación, que por primera vez relaciona condiciones ocupacionales con la mortal epidemia de IRC. Roberto González, secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores, dijo que analizarán el estudio de la Universidad de Boston y pedirán mayor información a los investigadores, ya que si se llega a establecer un vínculo con los factores ocupacionales, sus hallazgos podrían tener repercusiones en las leyes laborales del país.

“Me parece importante verificar en detalle qué quiere decir este estudio, cuáles son los vínculos con la actividad laboral en los ingenios, saber qué tipo de situaciones se están presentando, porque nos veríamos obligados a que esta base de información sea considerada por las autoridades competentes del país, con el Minsa, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y el Ministerio del Trabajo en relación a como calificamos el problema de la IRC. Es decir, si va a ser considerada como una enfermedad profesional, lo que significaría que habrá repercusiones a niveles de las leyes del país y de las obligaciones del INSS para efecto de la cobertura y el beneficio a la gente afectada. Tiene un impacto e incidencia trascendental”, dijo González.

Confidencial intentó conocer la reacción del Ministerio de Salud ante estos nuevos hallazgos, pero la ministra de Salud, Sonia Castro, colgó el teléfono las tres veces que la buscamos para consultarla. En anteriores ocasiones, al preguntarle sobre el mismo tema, había dicho que “no doy declaraciones a Confidencial”. El Ministerio de Salud ha mantenido silencio sobre la epidemia de IRC y los enfermos han denunciado olvido de parte de las autoridades sanitarias del país.

Tampoco obtuvimos una respuesta de la ministra del Trabajo, Alba Luz Torres.

El diputado Alberto Lacayo, Presidente de la Comisión de Asuntos Laborales y Gremiales de la Asamblea Nacional, informó a Confidencial que en varias ocasiones ha citado a la ministra del Trabajo para que dé explicaciones ante la Comisión sobre el trabajo que realiza el ministerio en las plantaciones de caña del país, pero la funcionaria no ha respondido estas solicitudes.

“Este es un problema de salud pública y como tal el gobierno debería tomar cartas en el asunto. Desafortunadamente no ha habido eco el Ministerio de Salud, que es el que debería estar al frente mitigando un poco el problema, porque hay una gran cantidad de enfermos, fuera de lo normal para una comunidad. Es una llamada de atención importante y deberían tomarse cartas en el asunto”, dijo el legislador. “Se ha tratado de invitar a las autoridades del Ministerio del Trabajo, que es el que debería de velar porque se presten las condiciones necesarias, más cuando se trabaja a esas altas temperaturas del departamento de Chinandega, pero desafortunadamente aquí ha habido una desatención total”, agregó Lacayo.

“Este es un problema del Estado de la República de Nicaragua y el que debe tomar las cartas en el asunto, pero desafortunadamente hay sordera y secretismo hasta en los ministerios. La Ministra del Trabajo no ha querido atender ninguna cita de la Asamblea Nacional, y cuando se quiere invitar a otro ministro hay un bloqueo de parte de la bancada del FSLN para que los ministros vengan a rendir un informe, porque queremos saber qué se está haciendo para ayudar a estos seres humanos, a estos nicaragüenses”, explicó.

Lacayo dijo que la Bancada del Partido Liberal Independiente, al que pertenece, introdujo ante la Primera Secretaria de la Asamblea, controlada por el Frente Sandinista, una iniciativa de ley para favorecer a los enfermos de IRC, que incluía beneficios del sistema de Seguridad Social, mínimas condiciones de salud en Chichigalpa, así como mejores condiciones de hidratación. La iniciativa, aseguró el diputado, ha sido bloqueada por los legisladores sandinistas. “No les interesan las clases más desfavorecidas”, dijo.

 

Trabajar en la prevención

Fundación Isla, una organización que desde hace varios años trabaja apoyando a los enfermos de Insuficiencia Renal Crónica (IRC) en el oeste del país, publicó un comunicado en el que reaccionaba a las investigaciones realizadas por la Universidad de Boston, que según este organismo confirma "que el estrés térmico y la deshidratación debidos al trabajo extenuante son piezas claves del rompecabezas", que es la mortal epidemia. Estas son algunas de las conclusiones de Fundación Isla, a cuyo cofundador y presidente, Jason Glaser, le fue impedida la entrada al país este domingo 16 de febrero por oficiales de Migración y Extranjería.

"Otra implicación importante de esta publicación es su potencial de informar políticas públicas e influenciar estándares internacionales de certificación como Bonsucro. A la luz de la reciente publicación, esperamos que los informes de BU no continúen siendo simplificados excesivamente y usados de manera errónea para cuestionar la relación entre las prácticas laborales en la industria azucarera y la ERC", afirma la Fundación.

"Los hallazgos de la publicación de BU apoyan la postura sostenida por Fundación Isla desde hace tiempo de que las condiciones laborales en los campos de caña de azúcar son la principal causa de la enfermedad. Mientras que es necesario continuar con los esfuerzos de investigación dirigidos a las causas para informar la prevención como objetivo principal, sabemos lo suficiente de la enfermedad como para tomar acción ahora e intervenir en las cuestiones ocupacionales de la industria azucarera. En línea con nuestra postura, el equipo de Salud Pública de la Universidad de Boston afirmó en su declaración que "es importante actuar para controlar la epidemia [...] aunque la(s) causa(s) subyacentes sigan siendo inciertas. Tales acciones deberían incluir: evaluaciones y mejoras en las prácticas laborales de la industria del azúcar.", se lee en el documento.

Sobre el tema de la prevención, Fundación Isla informa que "trabaja en la actualidad para mejorar las condiciones en la industria azucarera. En El Salvador estamos llevando a cabo un estudio piloto de intervención en el lugar de trabajo en el Ingenio El Ángel para determinar si los trabajadores que tienen acceso a suficiente agua, descanso y sombra, mejores equipos y técnicas ergonómicas de corte están mejor protegidos ante el daño renal. El objetivo de la intervención es prevenir y/o frenar el inicio y la progresión de la ERCnT. A través de nuestros esfuerzos y colaboración con socios académicos y de la industria, estamos convencidos de que las condiciones de trabajo de los cortadores de caña mejorarán, abordando así las causas subyacentes identificadas de la ERCnT y avanzando hacia un mejor entendimiento de otras posibles causas que podrían estar detrás de la enfermedad".

cofundador y presidente de la organización Fundación Isla, Jason Glaser, le fue impedida la entrada al país este domingo 16 de febrero por oficiales de Migración y Extranjería - See more at: http://www.confidencial.com.ni/articulo/20997/niegan-entrada-al-pais-de-director-de-ong#sthash.31xmjxmI.dpufOtra implicación importante de esta publicación es su potencial de informar políticas públicas e influenciar estándares internacionales de certificación como Bonsucro. A la luz de la reciente publicación, esperamos que los informes de BU no continúen siendo simplificados excesivamente y usados de manera errónea para cuestionar la relación entre las prácticas laborales en la industria azucarera y la ERC. [6]Los hallazgos de la publicación de BU apoyan la postura sostenida por Fundación Isla desde hace tiempo de que las condiciones laborales en los campos de caña de azúcar son la principal causa de ERCnT. Mientras que es necesario continuar con los esfuerzos de investigación dirigidos a las causas de la ERCnT para informar la prevención como objetivo principal, sabemos lo suficiente de la enfermedad como para tomar acción ahora e intervenir en las cuestiones ocupacionales de la industria azucarera. En línea con nuestra postura, el equipo de Salud Pública de la Universidad de Boston afirmó en su declaración que "es importante actuar para controlar la epidemia [...] aunque la(s) causa(s) subyacentes sigan siendo inciertas. Tales acciones deberían incluir: evaluaciones y mejoras en las prácticas laborales de la industria del azúcar." [7]Fundación Isla trabaja en la actualidad para mejorar las condiciones en la industria azucarera. En El Salvador estamos llevando a cabo un estudio piloto de intervención en el lugar de trabajo en el Ingenio El Ángel para determinar si los trabajadores que tienen acceso a suficiente agua, descanso y sombra, mejores equipos y técnicas ergonómicas de corte están mejor protegidos ante el daño renal. El objetivo de la intervención es prevenir y/o frenar el inicio y la progresión de la ERCnT. A través de nuestros esfuerzos y colaboración con socios académicos y de la industria, estamos convencidos de que las condiciones de trabajo de los cortadores de caña mejorarán, abordando así las causas subyacentes identificadas de la ERCnT y avanzando hacia un mejor entendimiento de otras posibles causas que podrían estar detrás de la enfermedad.

Notas relacionadas

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor