Confidencial » Política » Leer artículo

Informe sobre Pantasma: 20 testigos que señalan a militares

Cenidh: "Ejército realizó operación limpieza"

Investigación del Cenidh revela infiltración, toma de comunidad en Pantasma, disparos, torturas y ejecución de campesino. Coronel Guevara niega presencia militar en el lugar y ahora afirma: “son delincuentes que cultivan marihuana”

Octavio Enríquez | 2/2/2015
@cabistan

La mochila bomba, que acabó con la vida de dos supuestos alzados contra Daniel Ortega en Santa María de Pantasma el 20 de enero pasado, fue trasladada por dos hombres en una motocicleta hasta la comunidad El Portal. Al proceso de infiltración de los grupos armados, que permitió la ejecución, siguió un “operativo de limpieza” en la zona a cargo de un pelotón de veinte soldados del Ejército de Nicaragua, según una investigación realizada por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Los dos supuestos armados fallecidos en la explosión son conocidos por los pobladores con el alias “El Sereno” y “El Águila”, según la investigación.

Entre las 4:30 y cinco de la tarde del martes veinte de enero, los pobladores de Pantasma fueron testigos del estallido y diez minutos después veinte militares se movilizaron provenientes de dos direcciones distintas en dos vehículos blancos tipo ambulancias, algunos vestidos de civil y otros con pasamontañas,  según el Cenidh, para entrar en la propiedad del campesino Modesto Duarte.

Duarte se encontraba con su familia en casa cuando la bomba estalló. Buscó el cerro ubicado a una distancia entre 50 y 70 metros de su vivienda para ver qué pasaba, pero ahí encontró la muerte. El Cenidh denunció que las autoridades devolvieron a sus familiares el cuerpo del campesino “prácticamente desnudo”, con una perforación de arma blanca en su costado izquierdo, quebrado su brazo derecho y con golpes en la espalda, lo que les hace sospechar que fue capturado y torturado por las autoridades.   

Según Juan Carlos Arce, el delegado del organismo de derechos humanos que atiende el departamento de Matagalpa y Jinotega, la familia Duarte les dijo que por la zona se mueven distintos grupos inconformes con el gobierno a los que algunas veces le dan comida y agua, aunque “no refieren con exactitud si estas personas (los armados asesinados) estaban ahí desde algún momento determinado”.

Una vez que los militares ingresaron a la propiedad de Duarte, tras la denotación de la bomba, rodearon el cerro adonde ocurrió el estallido y dispararon con el objetivo de acabar con los que aún quedaran vivos.

 “La gente dice que fue una especie de limpieza, eliminando cualquier persona que haya quedado viva después de la explosión”, reiteró Arce. Una hora después, los pobladores de Santa María de Pantasma vieron cómo los veinte militares iniciales se fueron multiplicando.

“Actos criminales”

La pesquisa del Cenidh se basa en al menos veinte testimonios, unos escritos y otros en vídeo, que sus promotores tomaron durante dos visitas a la comunidad El Portal, los día 22 y 28 de enero mientras el país entero reaccionó conmovido contra un crimen que la Diócesis de Jinotega calificó como “actos criminales”.

 “Estas personas (los militares) no sólo hicieron su operación: eliminando a cualquiera persona que haya quedado en el lugar donde explota el artefacto, sino que se quedan toda la noche: retienen a personas de la comunidad”, agregó Arce.

Al ataque del Ejército sobrevivió un hijo de Modesto Duarte que acompañó a éste al cerro para saber el origen de la detonación. “Junto a su papa y junto a un sobrino se encontraban en su vivienda, salen y en el momento de la operación de limpieza logra huir Jadier y su sobrino, pero a Jadier en algún momento le disparan en la pierna y lo capturan. Jadier Duarte fue trasladado en horas de la noche al hospital Victoria Motta, donde estuvo bajo fuerte resguardo policial durante dos días. A él lo capturan y lo trasladan oficiales del Ejército hasta Jinotega donde es entregado a la Policía”, explicó.

Aunque el jefe policial de la localidad le dijo a Arce que Jadier se encontraba en calidad de víctima, el trato que le dieron fue como si tratase de un criminal, fue mantenido esposado a lo largo de su detención y fue interrogado con la pregunta insistente de saber si colaboraba o no con los grupos armados.

Un interrogatorio que contradice el discurso oficial

Arce dijo que durante el interrogatorio el Ejército habló de grupo armado y en ningún momento de banda delincuencial tal como el Estado ha denominado a estas bandas.

El Cenidh calificó como “muy grave” la intervención militar en una zona  con heridas abiertas. La demanda de una investigación independiente que arroje luz no ha encontrado hasta ahora una respuesta de parte de las autoridades.

El primer combate entre grupos armados y tropas del Ejército en Pantasma sucedió el 18 de julio del 2013, cuando una agrupación, al mando de Gerardo Gutiérrez, un ex contra conocido como “El Flaco”, emboscó en la comunidad de El Tamalaque a una brigada del Ejército y mató al oficial David Treminio.

En la comarca de Anisales, tres meses después, hubo otro enfrentamiento y ahí murió el civil Jairón Díaz y un armado. En un viaje hasta ese sitio, un equipo de Confidencial comprobó que el Ejército y la Policía recuperaron en la zona del tiroteo, además de los dos cuerpos, tiros de AK y M16, hamacas, entre otros avituallamientos.

 -------------------------------------------

Coronel Manuel Guevara Rocha, vocero del Ejército

“No hemos tenido presencia en ese territorio”

*No aceptan la existencia de grupos armados y repiten que se trata de delincuentes

En los últimos nueve días, en más de tres ocasiones, el coronel Manuel Guevara Rocha ha dicho que el Ejército no tuvo presencia en el territorio el día del estallido en Pantasma. Guevara ofrece los puntos de vista del alto mando militar y se suma a la opinión del jefe policial en Jinotega, Marvin Castro, que habló de una vendetta entre narcotraficantes para explicar lo ocurrido en el sector.

Coronel, hay un informe del Cenidh que vuelve a señalar al Ejército como autor de lo que ocurrió en Pantasma en torno a lo relacionado a la mochila bomba, ¿cuál es la posición de ustedes?

Podemos reiterar que tuvimos conocimiento que se dio ese hecho en ese sector y que la Policía continúa ese proceso de investigación.

La información que se maneja en la zona es que los militares, según el señalamiento, llegaban vestidos de civil, algunos encapuchados, aunque usted reitere esto, es un señalamiento muy grave, ¿no merece siquiera una investigación de parte de ustedes?

Hemos tenido conocimiento del hecho que se dio y la Policía lógicamente está realizando ese proceso de investigación. Nosotros no hemos tenido presencia en ese sector, en ese período, en ese día que se dio esa situación, no hemos tenido presencia en ese territorio.

Lo que la gente del sector está diciendo es que hay militares en la zona, dicen que hay mucho policía, mucho temor de parte de la población…

Yo le puedo reiterar que no tuvimos presencia en ese territorio cuando se dio el hecho.

¿Y en la actualidad?

 

Nos estamos refiriendo, en principio, a la pregunta que usted me hacía, en torno al tema del hecho, no tuvimos presencia en ese territorio.

Usted usa la palabra hecho en distintos momentos, ¿cómo puede describir “ese hecho”?

Nosotros tuvimos conocimiento que se dio un hecho, que es conocido a través de los medios de comunicación social, que hay una situación; que la Policía está realizando un proceso de investigación, pero que nosotros no hemos tenido presencia en ese lugar.

Cuando la Policía en Jinotega muestra armamento, mochilas, ¿sigue el Ejército sosteniendo que en este país no hay grupos armados con intenciones políticas?

Lo que en Nicaragua existen son expresiones delincuenciales, que han estado vinculados al cultivo, comercialización de droga, en este sentido de marihuana…

¿Esos son los grupos relacionados con la explosión de la mochila bomba según la versión del Ejército?

En relación a ese hecho, hay un proceso de investigación que la Policía está siguiendo…

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor