Confidencial » Opinión » Leer artículo

Lo que no se dice en el gobierno sobre las encuestas

La gente le está diciendo a Daniel Ortega que deje de hacer lo que le da la gana y sea un dirigente que dialogue

Alfonso Malespín | 16/1/2015

Desde el 15 de enero los medios y comentaristas del gobierno han ponderado los resultados que muestra la más reciente encuesta de M&R Consultores de la gestión gubernamental y de los dos peronsajes dominantes de ese gobierno. Este estudio, denominado SISMO, fue realizado entre el 13 y 29 de diciembre de 2014, época de mucha celebración y jolgorio. Cuando uno repasa el power point preparado por Raúl Obregón, gerente de M&R Consultores, se percata que hay algunos datos que permiten matizar la percepción altamente triunfalista de estos medios y de estos comentaristas. Acá se los comparto:

1) ¿Cuál es su actitud si se discuten temas políticos? (Como decir los asuntos incluidos en la encuesta: el canal interoceánico, el gobierno, los personajes del gobierno, la gestión del gobierno, los problemas del país) El 19.4% dijo que se involucra en la conversación. El 78.5% se retira de la conversación o se queda a escuchar pero no opina. ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO? Que el encuestador está muy probablemente recibiendo las respuestas que el gobierno desearía escuchar. La mayoría de la gente se guarda lo que verdaderamente está pensando. Esto se asemeja a los reportes que todos los lunes presentaban los comisarios políticos en los despachos con la oficina presidencial. Todo estaba bien, según ellos, en los territorios por donde pasaría eventualmente el canal. Las mayorías apoyaban con gran esperanza el canal. Eso le decían al comandante. Pero la realidad demostró que los medios de comunicación del gobierno y el gobierno estaban desinformados. E interpretando de manera errónea lo que allá acontecía. No en balde el gobierno apaleó duramente las protestas de diciembre de 2014. Si ese descontento no fuese importante, no habrían ocurrido los delitos y niveles de represión que aplicaron a esas comunidades. Este asunto es tan importante que Rosario Murillo, la vocera del gobierno, machaca la importancia de comunicar bien en su documento de estrategia para el 2015. Las palabras "pueblo" y "comunicación" se reiteran página tras página. 2) ¿Cuál es su simpatía política? El 58.6% dijo que era sandinista. De estos 21.7% dijeron ser simpatizantes "históricos". El 36.8% dijeron ser "ocasionales" o "esperanzados". ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO? Los comentarios triunfalistas de quienes comentan la encuesta olvidan que este dato produce un sesgo importante. En Nicaragua la gente difícilmente opina críticamente de su partido. O de su caudillo. El dato es también una alerta. Si su gran esperanza del canal no se convierte en realidad y en bienestar -- tal como les ha prometido Daniel Ortega -- prepárense para un desastre electoral en cuanto la gente tenga realmente la posibilidad de elegir. 3) ¿Qué es más importante para usted a la hora de votar? El 43.7% respondíó que la propuesta que ofrece el candidato. O sea el programa de gobierno.

El 29.8% dijo que lo más importante era el candidato ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO? Acá estamos frente a una respuesta que se contradice con lo ocurrido en las elecciones anteriores. Daniel Ortega no fue votado por su propuesta de gobierno. Fue un candidato mudo y físicamente ausente, que no debatió nunca nada con nadie. Y lo que su partido vendió fue su figura caudillezca y no un programa de gobierno. Entre otras razones porque era un programa neoliberal "suavizado" 4) Este es un país de esperanzas. El 77% tienen esperanzas en que la economía mejorará (para mejorar ella y su familia). ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO? El 61.6% quisisera que un megaproyecto le resuelva la vida. Pero, por si acaso, el 46.6% se iría del país en busca de mejor vida. Esto confirma algo ya sabido: Nicaragua es una economía que expulsa gente que luego produce más de 1 mil millones de dólares en remesas, que nutren la economía que nos les dio un lugar. Este estudio revela que apenas el 24% tiene ingresos suficientes para vivir cómodamente o darse algunos gustos. El resto, 76% anda coyol quebrado, coyol comido. O no les alcanza la cobija para tanta necesidad insatisfecha. La pobreza no está disminuyendo, como dicen, por ahí. Lo siente la gente. 5) Entre el 45% y el 65% desaprueba las protestas en contra del canal Daniel Ortega-Wang Jing. Sólo entre el 9% y el 27% dijo que haber apoyado la marcha del 10 de diciembre de 2014. ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO? El 90.2% dice estar porque se solucionen los problemas con el diálogo. Esto quiere decir que la gran mayoría sabe que hay conflicto. Y aunque a todas las fuerzas del país les toca una cuota de reponsabilidad, la mayor parte le corresponde a Daniel Ortega y su tejido gubernamental y político. Cada vez que ha habido represión, sea por reclamos ambientales, mineros, acuíferos, seguridad social, transporte o el canal interoceánico, la combinación de fuerzas de choque del partido de gobierno y Policía Nacional ha empeorado el clima resultante. La gente le está diciendo a Daniel Ortega que deje de hacer lo que le da la gana y sea un dirigente que dialogue.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor