Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

¿Por qué leer a Junot Díaz?

Díaz reúne lo mejor de la tradición literaria hispana y la hace accesible a los no hispanos

Gonzalo Mas | 31/12/2014

La semana pasada, un conocido de nacionalidad francesa me comentaba: "Acabo de leer un libro de un escritor que no conocía que me ha gustado mucho. Se llama Cien años de soledad y su autor es un tal Gerardo García Márquez". El desconocimiento hacia la literatura latinoamericana del siglo XX por parte de algunos es aberrante y hasta cierto punto insultante.

Traducir bien es muy difícil. Un amigo mío traductor me explicó la que, a su parecer, era la mejor traducción que él había hecho durante toda su carrera profesional: El Señor Pérez, un andaluz ruidoso y expresivo se quejaba porque su vecino inglés, muy discreto y correcto en sus formas, había derribado el muro que dividía sus dos viviendas. Decía el andaluz: "¡Yo no quiero que mi vecino vea a mi señora paseándose en bragas cuando se levanta por la mañana!". Mi amigo tradujo esto último al ciudadano inglés de la siguiente manera: "Mr. Pérez  would like to keep his privacy" (El Señor Pérez quisiera poder  mantener su privacidad).

Todas las obras de arte de calidad tienen mil lecturas. Lo que a mí más me llama la atención de la maravillosa literatura de Junot Díaz es su capacidad de traducir la esencia de la literatura latinoamericana al idioma inglés. De una manera que yo nunca vi hasta ahora, Díaz hace accesible la literatura hispana a los no hispanos. Sus libros contienen todos las ingredientes de los mejores libros latinoamericanos, pero están escritos de tal manera que el lector anglófono (y el universal) pueda comprenderla muy íntegramente. Sus cuentos y su novela hablan de sagas familiares, de situaciones mágicas por su falta de verosimilitud, de luchadores (auténticos héroes anónimos) enfrentados a durísimas situaciones económicas y sociales. Pero Junot Díaz trata todos estos temas de una manera que es muy asequible para el ciudadano norteamericano: Leyendo sus libros tuve frecuentemente la impresión de estar escuchando música anglófona, quizás un rap (por el vocabulario usado, por el ritmo de sus frases, por los temas tratados en sus textos).

Los recitos de Junot Díaz apelan constantemente a lo más primitivo de los seres humanos: a la atracción que sienten los hombres hacia las mujeres (y viceversa), por ejemplo.  El sentido del humor es omnipresente en sus libros.  Todo esto hace que sus libros sean universalmente interesantes. Y sin embargo, las novelas y los cuentos de Junot Díaz siguen siendo profundamente latinos.

Escribía antes de los mil niveles de una obra de arte talentosa. Podría escribir muchas páginas elogiando la literatura del señor Díaz: La frescura de sus textos (que  esconde una detalladísima descripción de cada uno de sus personajes) o su sensibilidad y su poesía (el niño que recuerda el olor de su madre como "el viento que sopla a través de un árbol"). También llamó mi atención  la riqueza de los temas tratados por Díaz en sus libros: El racismo, la inmigración, la figura de la madre como estandarte familiar, la del padre ausente,  los hombres presentados como víctimas y esclavos de un machismo dolorosamente arraigado en su propia tradición cultural.

Según Wikipedia, Junot Díaz es el  primero de cinco hermanos. Nació en Santo Domingo y se crió con su madre y sus abuelos mientras su padre, un policía del dictador Rafael Leónidas Trujillo, trabajaba en Estados Unidos. A punto de cumplir los seis años de edad, su familia y él se juntaron con su padre en Estados Unidos. Pero al poco tiempo este los abandonó, dejándolos en una situación económica difícil.

Junot Días ha publicado 3 libros hasta la fecha: Drown y This is how you loose her, sendas recopilaciones  de particulares cuentos familiares. Fueron escritas mientras Junot Díaz estudiaba, y publicadas en diversas revistas. También ha publicado la novela  La maravillosa vida breve de Óscar Wao con la que ganó, entre otros, el premio Pulitzer. EL recito se centra en  un joven dominicano-Estadounidense (Oscar) obeso y marginado, obsesionado con las relaciones sexuales. La historia de Oscar sirve como telón de fondo para, entre otras cosas, describir las atrocidades cometidas durante la dictadura de Trujillo.

Hay justicia: La literatura latina ocupa hoy un lugar de honor en los anales de la cultura mundial. En cualquier caso, en un acto de tremenda generosidad, he decidido regalarle a mi conocido francés un ejemplar del último libro de Junot Díaz. Espero que mi gesto le abra la puerta al alucinante mundo de la literatura hispana. En la dedicatoria que le voy a dirigir señalaré que el nombre del gran Gracia Márquez, autor quizás del libro más importante del siglo XX, es Gabriel.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor