Confidencial » Política » Leer artículo

Granera confirma que hubo 15 policías heridos y seis civiles lesionados

33 presos por canal

Jefa policial acusa a líder de protestas en Rivas de querer incendiar pipas de combustible con lo que asegura se puso en riesgo a la población

Octavio Enríquez | 24/12/2014
@cabistan

La jefa de la Policía Nacional, la primera comisionada Aminta Granera, informó este miércoles sobre los violentos desalojos contra los campesinos que protestaban contra el proyecto del canal interoceánico, los que dejaron 15 policías heridos y seis civiles lesionados.

33 manifestantes fueron detenidos según la jefa policial que anunció que serán enjuiciados por daños a la propiedad, daños al comercio, lesiones graves y exposición de personas a peligro.

Granera dijo que uno de los oficiales, el subinspector Armando Alfonso Gómez Guevara, se encuentra en estado de gravedad por una perforación en el pulmón derecho por arma de fuego tras participar en el operativo realizado contra "300 personas" que tenían un tranque en el Tule, una comunidad de San Miguelito ubicada en Río San Juan donde la gente se opone al canal.

Añadió que el suboficial Juan Francisco Lindo "tiene un trauma cráneo facial grave con pérdida de piezas dentales y la policía Gladiz Múñoz tiene fracturas en la rodilla y el resto de policías tienen lesiones entre leves y graves".

La Policía acusó a los manifestantes de El Tule  de quemar la estación policial después de haberse reagrupado en un segundo momento. Tras la intervención inicial de la Policía, con bombas lacrimógenas, la población se dispersó pero luego se dio otro enfrentamiento.  Granera aseguró que les dispararon con armas de fuego, "los atacaron" con machetes, piedras y palos, mientras ellos respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma.

Según la jefa policial, los manifestantes pusieron en riesgo a los pobladores amenazando con prender fuego a una pipa de combustible que tenían retenida, un hecho que también  dijo que había ocurrido en Rivas al sur del país.

“Había un hecho criminal como amenazar con quemar una cisterna de 1, 000 galones de combustible exponiendo al peligro, exponiendo la vida de la población, ante esta situación la Policía ha venido recibiendo estos últimos días primero la solicitud, la presión de las familias de las zonas para hacerles valer sus derechos de pasar fiestas  de Navidad en paz, derecho que se han ganado”, dijo Granera.

La jefa policial declaró que ha actuado con “tolerancia” y que seguirán respetando las protestas, mientras “no afecten los derechos  a las otras personas a trabajar, circular, reunirse con sus familias. No vamos a permitir que se ponga en peligro la vida de las familias nicaragüenses”.

Granera acusó a Octavio Ortega, líder de las protestas de Rivas, de amenazar a la población con incendiar la pipa y dijo que no le había pegado fuego porque no le funcionó el encendedor. Para cerrar la conferencia de prensa, deseó feliz navidad a todos los nicaragüenses.

 

Notas relacionadas

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor