Confidencial » Mundo » Leer artículo

Histórica apertura de Estados Unidos hacia Cuba

Se abre nueva era en relaciones EE.UU.-AL

Obama afirma que política de aislamiento fracasó y anuncia que abrirá embajada en La Habana. Raúl Castro acepta gesto estadounidense, pero pide fin del bloqueo. Analistas celebran una nueva era de relaciones con América Latina

Carlos Salinas Maldonado | 18/12/2014
@CSMaldonado

Más de medio siglo de una política exterior de aislamiento hacia Cuba llegó a su final este miércoles, cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sorprendió al mundo al anunciar que su Administración restaurará las relaciones diplomáticas con La Habana, suspendidas desde 1961. Un gesto que, según las palabras de Obama, demuestra que la política exterior estadounidense hacia la isla fracasó, y que para expertos en política exterior abre una nueva era de relaciones multilaterales en un continente sometido durante décadas a los vaivenes políticos de Washington.

Alternative content

“La decisión del presidente Obama merece respeto y reconocimiento de nuestro pueblo”, dijo el presidente cubano Raúl Castro durante una alocución televisada en La Habana. Castro, sin embargo, recordó que todavía queda pendiente la discusión de uno de los principales elementos que han marcado las relaciones entre ambos países: el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba. “El bloqueo debe cesar. Aunque las medidas han sido hechas ley, el Presidente de Estados Unidos puede modificar su aplicación. Proponemos adoptar medidas mutuas para mejorar el clima bilateral, basadas en los principios del derecho internacional”, dijo el mandatario comunista, quien se mostró igual de conciliador que su homólogo estadounidense. “Es posible encontrar soluciones a nuestros problemas. Debemos aprender el arte de convivir de forma civilizada a pesar de nuestras diferencias”, dijo Castro. Unas palabras que suenan como un duro golpe a las posiciones más obtusas que en Estados Unidos se oponen a una apertura hacia la Isla.

El embargo económico es un tema que sólo puede ser discutido en el seno del Congreso de Estados Unidos, aunque también está por verse si Cuba está preparada por su levantamiento o si el régimen puede permitir mayores libertades y relajamiento de su control social en la Isla. “El próximo paso es abrir embajadas y liberalizar algunas de las políticas que existían en el país, como el envío de remesas o la promoción de inversiones. La ley en este momento es muy estricta en lo que se refiere al embargo, no se puede eliminar si no hay decisión del Congreso, pero se pueden hacer discreciones presidenciales dentro de ciertos espacios, entre ellos el de abrir embajadas”, explicó Manuel Orozco, analista del Diálogo Interamericano, en entrevista por Skype.

Para otros expertos nacionales consultados por Confidencial la decisión de Obama, sin embargo, es un triunfo de la diplomacia y abre un nuevo camino de relaciones multilaterales en el continente. “Significa que hay un replanteamiento de su relación de cooperación en una nueva era. Desde que el presidente Obama llegó a su primera Administración, uno de los primeros pasos que dio en política exterior fue flexibilizar sus relaciones con Cuba, como liberalizar las transferencias de dinero, los viajes e incluso el comercio con Cuba”, dijo Orozco.

“Hay que celebrarlo. Es un triunfo de la diplomacia cubana y de la solidaridad global con Cuba. Ahora se abre una nueva etapa. Cuba trabajó muy bien y desde una posición de principios abrieron el camino para este cambio”, dijo el experto en temas internacionales Alejandro Bendaña en entrevista en el programa Esta Noche. “Hoy marca el comienzo de un nuevo e importante capítulo en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Por fin tenemos un presidente estadounidense dispuesto a hacer lo correcto para el interés nacional, frente a América Latina, y para el pueblo cubano”, dijo Julia Sweig, directora de estudios latinoamericanos en el Council on Foreign Relations, en declaraciones difundidas por The New York Times

“Obama pretende marcar un hito histórico y dejar un legado, aunque lo ocurrido hoy es una derrota auto infligida: demuestra que no se ha logrado cambiar la esencia de un régimen represivo”, aseguró por su parte el ex embajador Alvaro Taboada. “Raúl Castro ya no tendrá la excusa del bloqueo norteamericano. Si la economía cubana sigue estancada, ya no será culpa del pitiyanke, sino del castrocomunismo cubano”, razonó el ex canciller Norman Caldera en declaraciones a Confidencial.

Caldera, sin embargo, explicó que para que este nuevo escenario político que se abre en Estados Unidos dé sus frutos, necesitará de un consenso político amplio, sobre todo de acuerdos entre los dos partidos políticos, lo que se ve difícil de lograr en un contexto de intensa polarización. Este miércoles el senador republicano Marco Rubio reaccionó de forma agresiva tras conocer el anuncio de Obama, y dijo que hará "todo lo posible" para bloquear el diálogo con Cuba. Rubio calificó de "inexplicable" la decisión del Presidente de "premiar al régimen de Castro y comenzar el camino hacia la normalización de las relaciones con Cuba", según declaraciones difundidas por la agencia EFE.

“Dicen los republicanos que no lo consultó con ellos. Les informó media hora antes de hacer el anuncio. Ese es un mal precedente. ¿Cómo se puede creer en el diálogo que ofrece un Presidente que ni siquiera es capaz de dialogar con su oposición interna?”, cuestionó Caldera, para quien el nuevo impulso político que el mandatario estadounidense ha logrado en los últimos meses, principalmente por su decisión de tomar medidas por decreto, “se le puede revertir el año próximo, cuando el Senado de mayoría republicana entre en vigencia”. Lo que sí queda claro para Caldera es que Obama ha desarrollado buenas relaciones con América Latina, a pesar de las críticas a su política exterior. “Ahora le creo al Comandante Ortega cuando dice que sus relaciones con el Gobierno del Presidente Obama son excelentes”, bromeó el ex canciller.

Todavía queda pendiente el impacto que tendrá en América Latina la nueva apertura estadounidense hacia Cuba, principalmente en Venezuela, cuyo régimen ha mantenido un discurso incendiario contra Estados Unidos. El presidente Nicolás Maduro, ocupado en estos días por el desplome en los precios internacionales del petróleo y una crisis política permanente en su país, reaccionó de forma moderada ante la decisión estadounidense y, según informa la agencia EFE, no tuvo reparos en reconocer "el gesto de valentía del presidente de Barack Obama", quien, dijo, ha dado "quizá el paso más importante de su Presidencia". Será Maduro, sin embargo, quien deberá cambiar su política hacia Estados Unidos y demostrar una mayor apertura, como ya lo hizo su principal aliado en la región: el gobierno de Raúl Castro.

“Lo que va a hacer esto es plantear una nueva relación. Venezuela va a tener que decidir cómo se perfila frente a esta nueva situación de diplomacia multilateral. En este momento la situación de Petrocaribe es un poco complicada y la situación económica y política de Venezuela tampoco es propicia, por lo que al presidente Maduro se le puede presentar la oportunidad de replantear su relación con Estados Unidos, de ponerse al mismo nivel. Chávez lo hizo en su momento, cuando el presidente Obama ofreció un buque de médicos. Hay una oportunidad aquí de mejorar las relaciones a todo nivel”, dijo Manuel Orozco.

En La Habana, mientras tanto, los cubanos reaccionan con júbilo ante el acuerdo de Obama y Castro. "Siempre tuve la esperanza, no le veía lógica, creo que va a ser bueno para ambos países. Está bueno ya de tanta hipocresía y tanta guerra, hay que unirse y tirar para delante, buscar el desarrollo y la prosperidad", dijo Jesús Dalmau, de 36 años, a la agencia EFE. "Yo estaba en una consulta médica cuando nos dijeron que podíamos, si queríamos, pasar al teatro del hospital para ver a Raúl. Hay gente que lloró cuando supo lo de los héroes (cubanos liberados), todos muy contentos, erizados", dijo Elsa Barrios, de 52 años. "Aunque aparentemente la gente estaba un poco indiferente y apática, vi que se reunieron en torno a un televisor, y todo el mundo cuando Raúl dijo la noticia, empezó a aplaudir, poco faltó para abrazaros", apuntó Conchita, una jubilada de 69 años. "Que todo salga bien y que haya paz", pidió Roberto, diseñador de 41 años.

Notas relacionadas

Más en: Mundo

Otros artículos del mismo autor