Confidencial » Política » Leer artículo

Teólogo brasileño se refiere a supuesto 'convencimiento' sobre el canal

Boff: 'Una conversación informal con el Presidente Ortega'

“Le aconsejé que fuera a visitar Itaipú, la presa más grande del mundo. Fue todo lo que dije”

Octavio Enríquez | 2/11/2014
@cabistan

El teólogo brasileño Leonardo Boff, quien según el Presidente Daniel Ortega fue decisivo hace dos años para convencerlo que Nicaragua emprendiera el proyecto del canal interoceánico, no tiene la misma impresión sobre la conversación que sostuvieron en la casa del ex canciller Miguel D´Escoto.

“Yo no quiero entrar en una polémica, a partir de una conversación absolutamente informal”, dijo el teólogo vía correo electrónico al ser consultado por el director de Confidencial, Carlos Fernando Chamorro.

Sin embargo, el teólogo remitió los comentarios recientes que hizo sobre el tema al periodista Mario Sobalvarro Roa y antes a la revista jesuita IHU de Brasil. Boff dijo que no tiene secretos sobre este encuentro.

Explicó que el mandatario le afirmó que la opción del canal, para proveer de recursos mínimos a una Nicaragua endeudada, se erigía como una posibilidad ante un contexto en que Estados Unidos presionaba a todos los países y empresas para que no hicieran inversiones en el país centroamericano.

Ortega le aseguró que China era uno de los pocos países que se resiste y se enfrenta los EE.UU. “Le dije que debemos combinar los dos polos, el humano y la naturaleza, ya que ambos se pertenecen. Y hoy en día existen tecnologías que pueden evitar daños irreparables. Aconsejé que fuera a visitar la presa más grande del mundo, la de Itaipú (Brasil - Paraguay), en Foz do Iguaçu, pues allí se lleva a cabo una experiencia exitosa de equilibrio entre el hombre y la naturaleza”, recordó el teólogo.

Boff, de 76 años y uno de los fundadores de la teología de la liberación, reaccionó por primera vez en la prensa  nicaragüense a los comentarios de Ortega que mencionó el supuesto convencimiento de su equipo y la consulta a Boff como primordial para decidirse. El proyecto estimado en 50, 000 millones de dólares fue entregado al inversionista chino Wang Jing.

“En el debate me fueron persuadiendo  de que (el canal) es la única posibilidad que le dé al país recursos, utilidades, para incrementar la lucha contra la pobreza, calificar las actividades productivas de nuestro país, me fueron persuadiendo y al final me convencieron”, dijo Ortega en un acto público mientras sus simpatizantes lo aplaudieron.

En realidad, Ortega dio un giro completo a su posición inicial. Al principio de su mandato, en 2007, el caudillo sandinista se oponía vehementemente al desarrollo de la obra en el gran Lago, diciendo que “ni por todo el oro del mundo” valía la pena hacerlo si se ponía en riesgo el recurso natural.

Cercado por las críticas, el mandatario sandinista encumbró el pasado 13 de octubre la plática con Boff como “la verdadera prueba de fuego” para su decisión, dado el reconocimiento mundial al teólogo  por su defensa a la naturaleza.

En 2010, este mismo Ortega que ahora le habló en privado a Boff sobre la necesidad del canal, se había comprometido a proteger la madre tierra en otra comparecencia en que apareció como el primer mandatario de la región en asumir el compromiso.

Boff comentó al mandatario en la conversación informal que el tema debía verse como un todo “para no transformar la naturaleza en un templo en sí mismo, y no integrado con el ser humano y éste integrado a la naturaleza. Es posible encontrar esa ecuación, sobre todo cuando se trata de sacar tantos pobres de la pobreza y darle una vida mejor”.

En el correo remitido a Confidencial, el teólogo deseó que le salga bien todo al pueblo de Nicaragua con “su rica naturaleza” al referirse a un proyecto cuestionado en el país.

Ortega no ha ofrecido explicaciones hasta ahora sobre la viabilidad técnica de la obra. Pese a que anunciaron el inicio de obras en diciembre de este año, se ignoran las fuentes de financiamiento del concesionario. Ortega respondió citando la plática con Boff a un reportaje a profundidad de Confidencial, en que alegó que el Lago estaba contaminado para justificar su dragado.

El reportaje periodístico demostró que el nivel de profundidad de éste oscilaba entre 27 y 30 metros en un tramo de apenas 15 metros y eso esas son las dimensiones que tendrá la obra en todo el Lago según los planes del concesionario.

 

Notas relacionadas

Más en: La promesa del Gran Canal

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor