Confidencial » Política » Leer artículo

Mandatario ordena sorpresivo retiro de inspector general Grádiz y subdirector Maynard

Ortega sacude cúpula policial

La comisionada mayor Elizabeth Rodríguez se comprometió en 2009 a trabajar por reelección de Ortega y hoy es subdirectora. El ex subdirector de Managua, Pablo Emilio Ávalos, que no vio nada con el caso de Ocupa INSS, es el nuevo Inspector General

Octavio Enríquez | 27/10/2014
@cabistan

Los cambios en la cúpula de la Policía Nacional continuaron este lunes. La Dirección de Relaciones Públicas informó que el presidente Daniel Ortega ordenó el retiro del inspector general Juan Ramón Grádiz, uno de los hombres de mayor confianza de la primera comisionada Aminta Granera, así como del subdirector Javier Maynard a cargo del área de gestión desde septiembre de 2006.

La nota de prensa no brindó ninguna explicación sobre la salidas de los dos subdirectores.  Según el documento, Grádiz y Maynard  acabaron su carrera policial y, a partir de ahora, pasaron a la “honrosa” condición de retiro.

La decisión conocida en la mañana de ayer tomó por sorpresa a altos oficiales de la Policía. La nota de prensa 23-2014 anunció el ascenso del comisionado mayor Pablo Emilio Ávalos, segundo jefe de la Policía en Managua, que sustituirá a Grádiz que era comisionado general desde el 30 de agosto de 2011.

Bajo el mando de Ávalos, oficiales de la Policía permitieron a fuerzas de choque del FSLN agredir y asaltar a los jóvenes del Movimiento #OcupaINSS el 22 de junio de 2013. Las víctimas respaldaban a ancianos que pedían una pensión mínima al Estado cuando fueron atacados.

La comisionada mayor Elizabeth Rodríguez, la nueva subdirectora de gestión en la Policía, es recordada por participar  en un acto partidario en 2009, donde se comprometió a trabajar por la reelección de Ortega. Entonces salió levantando una tarjeta con colores rojinegro y rosado chicha.

Cenidh lamenta el premio a Ávalos

El nombramiento de Ávalos provocó el cuestionamiento del director del área jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Gonzalo Carrión, testigo de las denuncias por su partidarización contra el nuevo inspector general y la Policía en general.

“¿Cómo va a cumplir con su función cuando precisamente él estuvo el 16 de julio al frente de la Policía Nacional que estuvo observando como a un grupo pequeñísimo de mujeres las agarraron decenas de motorizados del partido de gobierno y dijo que estaba observando y lo de Ocupa INSS que él estuvo activo? Lo están premiando”, dijo Carrión.

Carrión se refirió en el primer caso a la agresión de la que fueron víctimas  cuatro mujeres, entre ellas Wendy Puerto, presidenta de la Unión Demócrata Cristiana, quienes protestaban frente a las instalaciones del Consejo Supremo Electoral en Managua cuando fueron agredidas, un caso que criticó entonces la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Un laboratorio partidario

Los cambios en la jefatura suceden después que la primera comisionada Granera decidió retirar a 32 comisionados mayores y comisionados el pasado primero de octubre y  46 días después que Ortega aumentó la cantidad de miembros de la jefatura policial, elevando al rango de comisionado general a su antiguo médico personal, Julio Paladino, y al jefe de escoltas presidencial, Marcos Acuña.

A partir de entonces, fue ascendido el actual jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, Juan Ramón Gámez, que sustituyó en el cargo a Glenda Zavala trasladada al Laboratorio de Criminalística en una serie de cambios que han asemejado a la Policía con un gran laboratorio partidario. Se espera que tanto Ávalos como Rodríguez sean ascendidos a comisionados generales.

Grádiz era reconocido en las filas policiales como un “hombre de la institución”, el autor del cuerpo normativo legal de la Policía Nacional que, entre otras cosas y con la venia del Ejecutivo, permitió que Ortega pudiese “legalizar” la reelección de la primera comisionada Granera.

“Estoy en una reunión de trabajo, no lo sé. Disculpame. Llamate al jefe de Relaciones Públicas”, dijo Grádiz escuetamente cuando se le consultó sobre su retiro

Una investigación de Confidencial el año pasado demostró que Grádiz fue socio a título personal de la inmobiliaria Vista Developtment S.A., que fue vendida en 18.5 millones de dólares, un negocio que tuvo un origen privado, en el que se vinculó la Policía Nacional y el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, que fueron rescatados presuntamente con fondos de la cooperación venezolana administrada localmente por Ortega. Grádiz admitió su participación en la etapa inicial de la operación y posteriormente aseguró que había vendido sus acciones.

La Policía informó también del retiro de la comisionada mayor Gloria Alba Martínez, ex jefa de la División de Desarrollo, Programas y Proyectos. En su lugar, nombraron a la comisionada mayor Corania del Carmen Salablanca.

Notas relacionadas

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor