Confidencial » Nación » Leer artículo

Iglesia Católica suspende y pone a la orden de autoridades a religioso acusado de violación

El pecado del Padre Mario

Cardenal Brenes atribuye abuso a “debilidad de la persona” y niega que existan más denuncias similares. “Si comete delito, paga”, dice obispo Solórzano

Octavio Enríquez | 15/9/2014
@cabistan

La Iglesia Católica de Nicaragua suspendió al sacerdote Mario Alemán Téllez, de 44 años, acusado de violar a una niña de 14 años en la ciudad de Camoapa, a 120 kilómetros de Managua, una muestra de “la debilidad de la persona humana” según el primado del país, el cardenal Leopoldo Brenes.

 “No puede ejercer el ministerio, se hace una investigación interna y si la familia lo lleva a la parte civil debe enfrentar la justicia. Es bien triste porque tanto el Papa Benedicto XVI como el Papa Francisco han dicho que es bien triste que nosotros abusemos de la confianza que se nos dio, haciendo estos abusos”, dijo Brenes.

El caso del Padre Mario fue denunciado el viernes 29 de agosto en una cadena de diez radioemisoras en todo el país, liderada por el programa Onda Local y Radio Camoapa.

Desde entonces, los teléfonos en cabina de las emisoras que transmitieron la historia han repicado decenas de veces con opiniones de los creyentes, unos a favor y otros en contra del sacerdote.  Con el debate en caliente, el Arzobispo de Managua negó que los casos de abusos denunciados sean muchos en Nicaragua y dijo que “cuando en una montaña cae un árbol hace más bulla que miles que están de pie”.

 “El Santo Padre hablaba el domingo pasado: nos estamos mundanizando. A veces nosotros como sacerdotes podemos caer en el peligro”, dijo el Arzobispo de Managua a Confidencial.

Brenes es uno de los cardenales más cercanos al actual Pontífice y es miembro de la comisión para América Latina e integra la de Justicia y Paz.  Las afirmaciones del Cardenal, que se han dado en la capital después de un encuentro de la Conferencia Episcopal para exponer su posición sobre el nuevo reglamento a la ley 779, han seguido a las del Obispo de Granada, Jorge Solórzano Pérez, quien  indicó que la política oficial es de “cero tolerancia en ese sentido (abusos)” y “si cometió un delito, paga”.

Urge actuación de autoridades

Solórzano negó que el párroco fuese trasladado a otra parroquia para encubrirlo y urgió más bien a que las autoridades actúen si tienen pruebas.

El comisionado mayor José David Jarquín, jefe de la delegación de Boaco, dijo que no podía comentar nada sobre este caso cuando fue consultado por Confidencial.

El padre Alemán aceptó por teléfono que se encuentra “apartado” y dijo, antes de cortar la comunicación, que responderá a las autoridades si es notificado.

Solórzano explicó que decidió la destitución del cura desde que la Policía Nacional le  informó de la denuncia y negó, tal como sostuvo la madre, que en su carácter personal haya usado a un intermediario para intentar convencer a la madre de que desistiera de la denuncia.

“Él actualmente está en su casa para que responda a las leyes (…) Nosotros no apañamos, nosotros no influimos ante Fiscalía, Policía y jueces como Iglesia Católica, si le prueban él tiene que pagar, eso está clarísimo. Si no le prueban, puede ser restituido”, agregó.

Las revelaciones del expediente

En su denuncia del pasado ocho de abril, la madre explicó a la Policía Nacional que el sacerdote solía acercarse a su hija cuando ella llegaba al atrio de la iglesia.

“Ella tenía la costumbre de ir a jugar al atrio de la Iglesia con sus primos, en varias ocasiones el Padre Mario llegaba donde ellas estaban y platicaban mucho, cuando ella era ya monaguilla, él le decía que llegara a la misa de las seis de la mañana y ella decía que el Padre le decía que tenía que llegar al primer repique de las campanas, que es media hora antes de que empezara la misa”, dijo la madre.

La denunciante fue advertida por su hermana, quien vive en Estados Unidos, y le dijo que le preguntara a la doméstica de su casa, pues ella decía que encontró a la niña besándose con el sacerdote “como si fuesen novios”.

“En ese momento la madre de la menor decide hablar con la empleada quien le confirma que lo había visto y ya que en días anteriores ella había visto unos mensajes (en el celular) a sus hija con el padre y por esa razón ella había ido a hablar con el Padre Mario para expresarle preocupación, acerca de esos mensajes y sospechaba  de una relación entre el Padre Mario y su hija”,  dice la denuncia.

La mandó a confesarse

El sacerdote negó cualquier relación con la muchacha cuando la  madre preguntó. Pero él le dijo a la señora que  si su hija estaba enamorada era normal; que él se había enamorado joven de su maestra “y que mejor se confesara porque estaba pensando mal de un sacerdote”.

Sin embargo, la niña le confesó a su madre que el religioso le decía que la amaba. “Le mandaba recargas para que la víctima cuando estuviera sola y nadie se diera cuenta lo llamara. En sus mensajes le decía mi amor, mi vida, mi cielo, mi capitancita y siempre mandaba a decir cosas bonitas, hasta que un día a inicios de febrero, antes de que cumpliera 14 años, el padre Mario la llevó al cuarto”.

Familia demanda justicia

El expediente recoge un sorprendente informe del Instituto de Medicina Legal en que el doctor Luis Alberto Marenco Mendoza, de la delegación en Boaco, sostiene que la historia relatada por la víctima se “refiere a relaciones sexuales con su gusto”.

La psicóloga clínica Miriam Gaitán consideró creíble el relato y dijo que notaba ansiedad en la menor durante la entrevista. La trabajadora social, Ivette Artola Martínez, hizo un análisis el 28 de abril pasado. La experta destacó lo vulnerable de la situación de la menor que proviene de un hogar con profundo arraigo católico, donde la figura del sacerdote es vista como de confianza, lo que acentúa su dependencia emocional.

La madre reclama justicia y anunció que iniciará un trámite de visa para sacar a su hija del país ante la situación de escarnio que está siendo víctima en su ciudad natal. “Estamos viviendo una situación terrible”, lamentó.

A eso se suma la falta de respuesta de las autoridades. La denunciante explicó que en varias ocasiones ha ido hasta la delegación policial de Boaco para que le dieran una copia del expediente, sin embargo no le fue entregado. El martes pasado le preguntaron incluso que cuál era el objetivo de la búsqueda de los documentos.

“Fui a pedir una copia porque algunos datos de los que tiene el Fiscal están incorrectos en el expediente, yo le dije que lo necesitaba para algunas diligencias. En varias ocasiones yo fui adonde él (jefe policial) a solicitarlo, pero de manera grosera me dijo que a mí me estaba boleando el fiscal. Eso me respondió y yo molesta le dije que lo mismo que él me estaba diciendo me lo dijo el fiscal: que quien boleaba era la Policía. Hasta el momento no han hecho nada”, añadió la denunciante.

Entre los datos errados que menciona la denunciante está uno de los apellidos de ella y la partida de nacimiento de la menor por ejemplo. En su última cita, fue recibida por la segunda jefa de la delegación de Boaco que le reclamó que no era necesario que hubiese hecho pública la denuncia.

 “Porque la Fiscalía les reclamó y estaban pidiendo un allanamiento en la casa cural que es donde pasaron los hechos. Ella me dijo que ellos consideraban que había pruebas contundentes para que este hombre se estuviera procesando pero que el Fiscal no había hecho nada. No le dije nada a ella, solo la escuché porque hoy yo la iba a llamar para ver si me iban a entregar los documentos y si habían hecho la corrección y hasta el momento no han movido ni un dedo”, narró.

El fiscal de Boaco, José Roberto Gaitán López, dijo que no respondería las preguntas de Confidencial y sugirió que nos abocáramos a relaciones públicas en Managua. “Es una orientación que tenemos”, se excusó.

 

Debate radial sobre abusos

Las revelaciones sobre las supuestas actuaciones del Padre Mario constituyen un caso inédito en la historia reciente de la radiodifusión nacional. El testimonio de la madre pudo ser escuchado en casi todo el país por la alianza de las diez radios a nivel nacional.

Patricia Orozco, la directora del Programa Onda Local, explicó que  además de la denuncia decidieron hacer un recorrido por los casos que han sido públicamente denunciados a lo largo de estos años.

“Encontramos que únicamente uno, Marcos Dessi, ha sido sancionado y no por la justicia de Nicaragua. Tuvieron que llevar la denuncia a Italia para que procediera”, sostuvo Orozco.

Durante la transmisión Onda Local recibió dos llamadas—una de una mujer adulta y otra de un hombre— que se refirieron a “otros abusos sexuales” que tienen como protagonistas a otros sacerdotes.

Las emisoras que participaron en la difusión de la historia fueron: Radio Palabra de Mujer en Bocana de Paiwas, Radio Vos en Matagalpa, Radio Veritas en Chinandega, Radios Stereo Libre y Stereo Family en Jinotega, Radio URACCAN Siuna,  Bluefields y Rosita, Radio Camoapa, y Radio Juvenil Bilwi.

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor