Confidencial » Economía » Leer artículo

CAMINIC: urge sacar lecciones del accidente en Bonanza

Derrumbe de mina: tragedia anunciada

Proponen extender el ”modelo Bonanza” para regular minería artesanal. Ortega dice que búsqueda de siete mineros soterrados podría ser reiniciada

Wilfredo Miranda Aburto y EFE | 3/9/2014
@PiruloAr

El accidente minero que ha conmocionado al país entero fue una tragedia anunciada, de acuerdo al presidente de la Cámara Minera Nicaraguense CAMINIC, Sergio Rios.

Alternative content

La empresa HEMCO, concesionaria de la zona donde está ubicado El Comal, y la Comisión Municipal de minería de Bonanza, le advirtieron los “güiriseros” de los peligros que implicaba seguir escarbando las entrañas del cerro. Pero los mineros hicieron caso omiso y siguieron extrayendo “broza” –material que contiene el oro– hasta que el alud se les vino encima.

El haber obviado este aviso es parte de la desconfianza de los mineros artesanales con las grandes empresas. Piensan que las concesionarias los quieren sacar para aprovechar alguna veta, dijo Ríos. “Si me quiere sacar del cerro es porque algo quiere, hay oro aquí, dicen los mineros, por eso hay que generar confianza”, expuso el experto, quien hace 18 meses era presidente de HEMCO.

Esta mentalidad, a juicio de Ríos, es errada porque la minería industrial no le interesan pequeñas vetas de medio metro, por ejemplo. “Necesita que sean rentables y seguras; no podes operar junto a la minería artesanal por el peligro de la maquinaria. Les das las periferias para que las aprovechen y los ayudas a operar”, aseveró.

No obstante, cuando las grandes empresas clausuran mimas que no poseen condiciones de seguridad, los mineros artesanales rompen los sellos de los túneles y se internan a trabajarlos. Fue lo que pasó en el caso de El Comal, relató el experto.

Ordenar la minería

Ordenar y regular la minería artesanal y a pequeña escala es el gran reto de esta industria en el país, el presidente de la Cámara Minera de Nicaragua (CAMINIC). Este pendiente fue atizado por la tragedia ocurrida en los túneles del cerro El Comal, en Bonanza, donde 29 mineros fueron sepultados por un alud.

El accidente ocurrido el pasado jueves – que dejó siete mineros desaparecidos de forma definitiva -- representa un campanazo de alerta-- ;para evitar que ocurran situaciones similares en Villanueva (Chinandega), La Libertad (Chontales) o El Limón (Leon), y otros puntos donde trabajan más de 15 mil mineros artesanales.

El presidente de CAMINIC, reconoció las dificultades que implica regular la minería artesanal, al punto que a nivel internacional la minería industrial  internacional tiende a ignorar la minería artesanal. “En todos los países donde hay oro hay mineros artesanales, y lo que se viene pensando siempre es la minería artesanal por un lado y la industrial por otro. No se mezclan. La minería industrial he venido diciendo no queremos nada con la artesanal porque son muchos, un problema serio, no tenemos la capacidad y queremos dedicarnos a la explotación”, graficó el experto.

Pero, de acuerdo a Ríos,  ese “paradigma” se ha roto en Nicaragua: “la minería industrial y artesanal pueden y deben trabajar juntas”. Esta acción la ha encabezado el Ministerio de Energía y Minas (MEM).

“Se comenzaron a desarrollar programas y métodos como el de ordenamiento de la minería artesanal de Bonanza, las comisiones de municipales de minería artesanal para ir regulando y brindar apoyo a este sector, para capacitarlos, legalizarlos, que tengan un lugar donde procesar su mineral sin mercurio y venderlo a mejor precio, darles beneficios sociales, que no tengan que hacer uso de los usureros”, enumeró Ríos.

El MEM dijo a Confidencial que ciertamente el programa de Bonanza es el más avanzado del país. En esa municipalidad laboran alrededor de 6 mil mineros artesanales, llamados popularmente “güiriseros”, indican los datos oficiales. La dependencia del Estado junto a la empresa concesionaria de la zona, HEMCO de capital colombiano, y la Comisión Municipal de Minería Artesanal elaboran un censo para tomar el control de los obreros y así poderlos incorporar al “Modelo Bonanza”.

Este programa otorga espacios de operación y garantiza la seguridad de los mineros artesanales en su punto de trabajo mediante nuevas normativas y entrenamientos, explica un brochure del programa. Asimismo, dota de carnés de identificación a los “güiriseros” el cual contiene las coordenadas del yacimiento, número de la concesión, período de vigencia y foto del portador.

El “Modelo Bonanza” se propone llenar la carencia de una legislación nacional en materia de minería artesanal y a pequeña escala. Actualmente, la ‘Ley Especial sobre Exploración y Explotación de Minas’ –número 387, cuyas reformas fueron publicadas el 12 de septiembre de 2012 en La Gaceta– establece que la minería artesanal puede explotar el 1% de las concesiones otorgadas por el Estado a transnacionales, pero no impone obligaciones a las grandes empresas en materia de seguridad, por ejemplo.

Ríos dijo que si bien es cierto que el “Modelo Bonanza” está avanzado, hay dificultades para controlar a tantos obreros del oro. Por lo general, los colectivos artesanales los conforman de 3 a 5 personas, y mantenerlos bajo control y fuera de las minas que presentan peligro para operarlas es complicado.

No todos los mineros artesanales aceptan tomar cursos de seguridad, protección del medioambiente, etc., antes de extraer el preciado metal. “Tiene mucho que ver con la persona, la idiosincrasia del nica… pero la lección que deja El Comal es que siempre es más importante la vida”, dijo Ríos.

Ríos afirmó que la necesidad lleva a los mineros a exponer a situaciones de riesgo, pero insistió en que aplicar el “Modelo Bonanza” vendría a aliviar la situación gracias a los beneficios que brindan. La clave, subrayó, es el involucramiento de todos los actores.

“Se necesita trabajar más juntos, porque se puede hacer una ley, pero sin sustento práctico como un modelo de desarrollo es difícil salir adelante. Cualquier ley no va a cambiar la realidad”, auguró el presidente de CAMINIC.

Ortega: búsqueda de mineros podría reiniciar

Daniel Ortega anunció que podrían reiniciar la búsqueda de los siete mineros artesanales que al parecer quedaron atrapados el jueves en un viejo yacimiento de oro de terreno inestable en el municipio de Bonanza, en el Caribe norte, si las condiciones lo permiten.

"Decidimos por el momento suspender las labores (...) No se puede descartar que, si las condiciones climáticas lo permitieran, se puedan hacer nuevos intentos", dijo el mandatario nicaragüense en un discurso durante el acto de conmemoración del 35 aniversario del Ejército de Nicaragua.

Ortega explicó que la búsqueda fue suspendida la noche del lunes por el "altísimo riesgo" en que trabajaban los socorristas, apoyados por algunos de los 22 mineros informales que sobrevivieron al derrumbe en el viejo yacimiento.

El líder sandinista avisó públicamente a los familiares que los esfuerzos por hallar a los obreros desaparecidos continuarán. "Van a contar con todo nuestro respaldo cuando para dar con el paradero de estos siete desaparecidos", continuó. Recalcó que "no hay constancia de que estén muertos, y mientras no existan esas pruebas y evidencia, a seguir buscando".

La Dirección General de Bomberos decidió suspender las labores de búsqueda la noche del lunes debido al "excesivo riesgo inminente de deslizamiento", tras 96 horas de trabajo y 20 personas rescatadas.

Ortega afirmó que los mineros desaparecidos podrían estar a más de 90 metros por debajo de la tierra y que en ese caso no existen medios tecnológicos para alcanzarlos, debido a que se trata de una mina abandonada. El mandatario también confirmó el temor de los geólogos nicaragüenses sobre más derrumbes en la zona, especialmente si las lluvias continúan.

Un contingente de socorristas venezolanos fue puesto a disposición de Nicaragua por el presidente sudamericano Nicolás Maduro el pasado viernes, pero fue descartado una vez que se ejecutó el rescate de 20 mineros, recordó Ortega.

Orteg añadió que buscará alternativas para reducir la actividad artesanal en minas que han sido clausuradas, como la de El Comal. "Poder identificar cuáles son los puntos donde no conviene operar, y donde son las zonas de menor riesgo donde operar con máxima seguridad, esa es la tarea que tenemos ahora", afirmó Ortega.

De acuerdo con el Gobierno, 27 buscadores de oro quedaron atrapados el jueves, junto a otros dos que lograron salir por sus propios medios a la superficie, en una antigua mina artesanal en el municipio de Bonanza, tras un derrumbe en el cerro El Comal.

Los equipos de socorro rescataron la noche del viernes a los primeros 20 mineros artesanales que permanecían atrapados desde ese día. Los 20 mineros artesanales salvados se encontraban en un solo punto y el viernes habían conseguido contactar con los equipos de rescate, de acuerdo con el reporte oficial.

Notas relacionadas

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor