Confidencial » Política » Leer artículo

La encrucijada política de Nicaragua de cara a elecciones de 2016

Demandan cambio de juez electoral

Expertos coinciden en necesidad de una nueva ley y recuperar credibilidad de sistema tras denuncias de fraudes desde 2008

Octavio Enríquez | 27/8/2014
@cabistan

Un grupo de especialistas demandó este martes la renovación del sistema electoral nicaragüense, acusado de fraudes electorales a favor del partido de gobierno desde hace seis años, de cara a los comicios presidenciales de 2016 a los que podrá presentarse nuevamente como candidato  a la reelección el comandante Daniel Ortega, de 69 años.

Tras la aprobación de las reformas constitucionales de enero pasado, logradas con mayoría de su partido en la Asamblea Nacional, Ortega podrá postularse para su cuarto período presidencial con una oposición debilitada y sin que haya todavía reglas claras sobre el proceso electoral.

El abogado constitucionalista Oscar Castillo; Irving Dávila, miembro de la Coordinadora Civil y del Grupo Promotor de las Reformas Electorales, y la ex presidenta del Consejo Supremo Electoral, Rosa Marina Zelaya, dijeron que se necesita una nueva ley electoral y el cambio de los magistrados del poder electoral.

Más de tres meses después que la Conferencia Episcopal propuso un diálogo nacional y reformas electorales, sin que el Gobierno se pronuncie sobre estos planteamientos de fondo, el tema se debatió en el programa televisivo Esta Noche haciendo énfasis en que el sistema electoral debe recuperar su credibilidad para salud de la democracia nicaragüense.

“La población está lesionada en términos políticos por los fraudes electorales que se han hecho con anterioridad. ¿Cómo vamos a llegar con este CSE? Hay inquietud de la gente, los partidos políticos no ayudan y el esfuerzo de sociedad civil ha sido insuficiente. Estamos en un período para entrarle manera coordinada no se puede producir un proceso electoral, con esta ley, con este partido y control partidario”, dijo Dávila.

Mayor apertura a la democratización

Castillo sostuvo que la reforma electoral debe conllevar una ley de partidos políticos que abra la posibilidad a una democratización de éstos mediante elecciones primarias.

“El poder electoral debe preocupar porque elecciones es sinónimo y respuesta de  consolidación de democracia, institucionalidad y Estado de derecho, es el tema que está padeciendo Nicaragua en la actualidad”, añadió el jurista.

Zelaya lamentó el “adormecimiento” de los actuales líderes de oposición y urgió a que se reinventen, a buscar una estrategia más contundente, “porque de lo contrario se van a debilitar”.

Los expertos urgieron a los opositores a Ortega a revisar la historia reciente de Nicaragua.  Recordaron que la Unión Nacional Opositora (UNO), la coalición de partidos políticos bajo cuya bandera fue elegida presidenta Violeta Barrios de Chamorro en 1989, se constituyó como organización después que se pusieron de acuerdo en reformar la Constitución en 14 puntos esenciales.  Luego se discutieron las candidaturas.

La influencia del FSLN en el poder electoral

Dávila cuestionó la influencia partidaria del FSLN en el CSE presidido por Roberto Rivas  y Lumberto Campbell.  Para Dávila, no había ningún cambio si el FSLN decidiera sacar a Rivas y dejar a segundo, tomando en cuenta que este último fue jefe de campaña del partido de gobierno antes de su elección en abril pasado como funcionario público del CSE.

“Un jefe de campaña que pasa al CSE no va proteger el interés del ciudadano, va proteger el interés del partido. Los cambios no están determinados por lo que una persona vaya a hacer  o no hacer, sino por el cambio a la correlación política del país y la propuesta que se lleve adelante para cambiar la ley electoral”, remarcó.

Con todos estos factores, los analistas coincidieron en que este es un tema importante para el país. Zelaya consideró que está en juego la democracia y la paz en el país ante la situación actual. “Nadie quiere violencia, estallido social. Cuando hablamos del fortalecimiento del sistema electoral estamos hablando de la paz duradera”, aseguró.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor