Confidencial » Nación » Leer artículo

La pregunta que Aminta Granera no respondió

¿Por qué cometieron la masacre?

Jefatura de la Policía da por esclarecido atentado, pero no dice nada sobre el móvil. Granera revela que uno de los integrantes de grupo que hizo ataque armado tenía vínculos con Los Zetas

Octavio Enríquez e Ismael López | 7/8/2014
@cabistan

La primera comisionada Aminta Granera, jefa nacional de la Policía, evadió responder este jueves en seis ocasiones cuál fue el móvil de los atentados contra caravanas sandinistas que el 19 de julio provocaron la muerte de cinco personas y dejaron 24 heridos en el norte de Nicaragua.

Granera negó que hubiese intenciones políticas de los reos y reafirmó la posición gubernamental de que en Nicaragua no existen grupos armados. “No existen indicios de que se trata de un acto político, se trata de una actividad criminal común”, dijo Granera.

La jefa policial tampoco ahondó si existe una mayor implicación del grupo criminal de Los Zetas, luego que ella reveló que uno de los autores del crimen guarda vínculos con esta banda de narcotraficantes mexicanos y realizaba operaciones de tráfico de personas en el territorio nacional.

Se referió a José Ricardo Cortez Dávila, alias La Cobra, El Gavilán y Coral, vinculado según las autoridades también al negocio de tráfico internacional de automóviles.

“Les puedo hablar de su vínculos con Los Zetas. Que no es ahorita que lo descubrimos, es cierto, ustedes pueden recordar hace algunos años como capturamos precisamente en Sébaco (Matagalpa) a unas personas que habían ido a ser entrenadas por Los Zetas y al regresar a Nicaragua fueron capturadas por la Policía Nacional. El Cobra ha tratado el tráfico de migrantes, ha tenido vínculos con los Zetas,  y tiene una larga lista de actividades criminales”, aceptó Granera.

Acompañada del director de Inteligencia, el de Auxilio Judicial y el de Investigaciones a nivel nacional, Granera presentó a ocho de los nueve autores directos en las emboscadas en una conferencia de prensa en la sede central de la institución en Managua.

Una y otra vez Granera escuchó la misma pregunta: ¿por qué dispararon? ¿Qué ganaban con atentar contra todas estas personas que venían de celebrar el 35 aniversario de la revolución sandinista?

Usando las palabras de la pregunta, Granera dijo: “¿Qué ganaban estos criminales que cometieron este hecho abominable, atroz, condenado por todos los sectores de nuestra sociedad? Yo me preguntaría: ¿Qué ganan las personas que en los Estados Unidos cogen un AK y  van a matar a miles de estudiantes en una escuela? ¿Esto es motivación política, porque no les roban? Creo que no necesariamente tiene que haber un robo de por medio para afirmar que es un hecho criminal, se trata de criminales con antecedentes y los estamos tratando como criminales poniéndolos a la orden del poder judicial”.

Vídeos de autores confesando


Durante su presentación, Granera mostró algunos vídeos de los acusados para respaldar la investigación. Los nuevos acusados aparecieron en la escena del crimen realizando una dramatización de los atentados y luego en una oficina confesando.

La relación de los autores de los disparos con los primeros acusados del proceso—un transportista de Ciudad Darío y tres de sus trabajadores originarios de la Comarca Las Pilas— fue otra de las preguntas que no explicó. Granera adujo que la Policía no se refiere a casos que se encuentran ya judicializados.

Para el 23 de septiembre próximo, a las nueve de la mañana, está previsto que inicie el juicio contra Walter Balmaceda, el transportista, y los campesinos sandinistas Juan José Torres, Gregorio Torres y Erick Salgado, quienes fueron señalados de tirar piedras con el objetivo supuesto de que los buses de las caravanas redujeran la velocidad y fuesen alcanzados con mayor facilidad por otro grupo autor de los disparos.

La versión de los investigadores

Además de los ocho capturados, la Policía presentó dos escopetas y un fusil AK que fueron utilizados para realizar los disparos entre las 9:30 y 10 de la noche en el sector del Carmen, en el kilómetro 76 de la carretera Panamericana donde fallecieron cuatro personas.

La Policía mencionó que en el caso del atentado de San Ramón, ocurrido entre las 11:30 y la medianoche del 19 de julio, se utilizó un fusil AK, encontrando en el lugar 15 casquillos.

Según Granera, las actuaciones se realizaron bajo estricto marco de legalidad con lo que respondió a los cuestionamientos de los familiares que llegaron a las puertas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) a buscar a sus parientes después que habían sido sacados violentamente de sus casas, algunos en la madrugada.

“Con esta Policía y con este Ejército no hay, ni ha habido, ni habrán muertos ni desaparecidos como en tiempos de la dictadura. Lo que sí hemos tenido son personas investigadas en un hecho criminal abominable y condenado y repudiado por todos los sectores de nuestra sociedad, los hemos tenido detenidos en Auxilio Judicial y hemos conocido de otras personas que andan  prófugas vinculadas a este hecho, pero sí puedo asegurarles que hemos actuado en todo momento en el marco de las atribuciones que nos confiere la ley”, defendió Granera.

 

Los principales implicados

1. Leonel Antonio Poveda conocido como “Nahum”, con antecedentes por homicidio en Costa Rica. Participó en reuniones de planificación, reconoció la vía donde se harían las emboscadas, definió lugar de ataque, dio una escopeta y estableció ruta de escape.

2. José Ricardo Cortez Dávila alias “Cobra, Gavilán  y Coral” dedicado al robo internacional de vehículos, vinculado a los zetas, tráfico de personas, participó en reuniones de planificación y trabajó en el ocultamiento de Nahum y Yalí.

3. Eddy Antonio Gutiérrez “El Tigre”. En la casa en Ciudad Darío se planifica el crimen, reconoce terreno y dispara escopeta calibre 12 en el sector del Carmen.

4. Jairo Alberto Obando “Tutún”.  Participa en reunión de planificación y dispara escopeta calibre 12 en el sector del Carmen.

5. José Olivar Meza Ráudez. Facilitó fuga de Yalí y Nahum y le informó de captura de La Cobra.

6. Wilfredo Balmaceda Castrillo.  Ex concejal del PLI. Participó en reuniones de planificación, facilitó camioneta para planificación, y movilizó a La Cobra,  Rosendo Huerta (El Conejo) a la casa de Gutiérrez donde se planifica supuestamente los atentados.

7. Rosendo Antonio Huerta. El Conejo. Dirige, planifica y dispara fusil AK en el sector de San Ramón.

8. Zacarías Cano Angulo. Zanate. Participa en planificación de actividades y apoya la emboscada en el sector de San Ramón. No especifican cómo.

9. Pablo Manuel Martínez Ruiz.  Yalí.  Participa en planificación de actividades delictivas, dispara con AK en el sector de El Carmen. Prófugo.

Fuente: informe Policía Nacional.

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor