Confidencial » Economía » Leer artículo

La prensa china y las dudas sobre el 'Gran Canal' en el gigante asiático

Wang Jing, "el loco del canal"

El Ministerio de Comercio de China publicó una advertencia de riesgo en el 2012 en relación al proyecto del 'Gran Canal'. "El hombre es un misterio", aseguran fuentes financieras en Beijing

Wilfredo Miranda Aburto | 31/7/2014
@PiruloAr

Un artículo publicado por el periodista Santiago Villa, editor de la agencia “China Files”, expone cómo la prensa especializada en finanzas del gigante asiático ve al empresario Wang Jing, dueño de la concesión para la construcción del ‘Gran Canal Interoceánico’ en Nicaragua: “lo apodan el loco del canal”, asegura.

El artículo, publicado en El Espectador, de Colombia, sostiene que las dudas que surgen en torno al soñado mega proyecto son auspiciadas en primera instancia por el mismo Wang-Jing, un personaje “enigmático” hasta en su propio país.

“El empresario encargado del megaproyecto es un enigma hasta en la misma China, y su gobierno no sólo no lo respalda, sino que ha lanzado advertencias sobre este proyecto”, reza el artículo.

Según Villa, la prensa china ha intentado rastrear los pasos de Wang Jing, pero “nunca han  podido conocer su trasfondo”. “El hombre es un misterio”, le confió la fuente de un diario financiero de China a Villa.

“En la prensa china Wang tiene el apodo de ‘El Loco del Canal’. Nació en diciembre de 1972 en Beijing, y estudió finanzas y administración en Hong Kong”, asevera el artículo.

En el recuento presentado por Villa, el empresario chino figura como propietario de más de 20 empresas, entre ellas Skyrizon Aircraft Holdings, y Xinwei; esta última empresa de telecomunicaciones también obtuvo una concesión en Nicaragua para operar telefonía celular, pero más de un año y medio después, tras anunciar una millonaria inversión, la compañía no da señales de vida.

Además, el concesionario del ‘Gran Canal’ es dueño de una minera de oro y minerales preciosos en Cambodia llamada “Southeast Asia (Cambodia) Agriculture Development Group Inc.”, y 13 empresas relacionadas al proyecto del Canal de Nicaragua, creadas en Hong Kong, Holanda y las Islas Caimán, expone el artículo de China Files.

“No le gusta hablar de su familia y ha dicho que ningún miembro de ella ha estado ligado al gobierno. Él mismo ha insistido en que ni él ni su proyecto han estado vinculados al gobierno de China”, indica Villa.

De acuerdo al artículo, el Ministerio de Comercio de China publicó una advertencia de riesgo en el 2012, en la que dejaban claro que China no tenía relaciones diplomáticas con Nicaragua y que el proyecto podría generar una disputa con Costa Rica. “Le recordó a las compañías de China que no participaran en el proyecto. La Cancillería, a su vez, también ha insistido en que el gobierno no respalda a esta empresa”, agrega.

Esta supuesta falta de respaldo del gobierno chino abre, en el artículo, otro flanco desconfianza sobre el proyecto canalero: ¿De dónde Wang Jing conseguirá los 50 mil millones de dólares necesarios para emprender tamaña empresa?

En una entrevista con Reuters, Wang Jing dijo que reuniría el dinero a través de esquemas de propiedad compartida, préstamos bancarios y emisión de deuda, acota el periodista Villa. “Es decir que en buena medida se trata de acudir a promesas y a obligaciones financieras. Sin embargo, Wang tiene músculo financiero en el papel, pues de todas formas es uno de los hombres más ricos del país si medimos sus activos (ocupó el puesto #22 en el ranking "New Fortune 500" de 2013)”, indica seguidamente.

Reuters también publicó que Xugong Group Construction Machinery Co., una de las empresas de construcción más grandes de China, compraría entre 1,5% y 3% de las acciones compartidas de Wang Jing. Sin embargo, el secretismo que ha rodeado las fases de este proyecto impide vislumbrar un panorama claro, sumando que –subraya el periodista– el Estado de Nicaragua no realizó una licitación para entregar la concesión.

“El proyecto podría ser una avezada estrategia ingenieril, empresarial y geopolítica; una pirueta financiera mortal sin red de seguridad; una simple quimera, o incluso algo peor”, advierte Villa: “El banco central de Nicaragua comprometió todas sus reservas internacionales como garantía de este proyecto, de manera que, según la ley, se las puede entregar a Wang Jing y a sus socios. Es mucho lo que hay en juego”.

Más en: La promesa del Gran Canal

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor