Confidencial » Economía » Leer artículo

'Hay detalles que no es conveniente revelar', dice vocero de Wang Jing

Inversionistas del canal "en secreto"

Nadie explica cómo se financiará el costo de la obra, ni el cronograma de los estudios, o el impacto en el lago Cocibolca. Se expande sombra de expropiación en zona turística de San Juan del Sur

Octavio Enríquez y Álvaro Navarro | 11/7/2014
@cabistan

La concesionaria HKND Group, a cargo de la construcción del canal interoceánico en Nicaragua, consideró este jueves como un secreto con detalles “que no es conveniente revelar” la lista de los inversores que financiarán la ambiciosa obra de ingeniería promovida desde finales de 2012 por el presidente Daniel Ortega como el ingreso del país a la “tierra prometida”.

El asistente del empresario chino Wang Jing, el señor Zhu, dijo en un encuentro con el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) que algunas empresas privadas valoran como “secretos comerciales”, sobre todo si cotizan en la bolsa de valores, su participación en proyectos como éstos.

Wang anunció meses atrás al South China Morning Post que revelaría en diciembre del año pasado quiénes serían los financistas del proyecto, calculado en un costo de 50 mil millones de dólares, aprobado en junio del año pasado por la Asamblea Nacional, con mayoría sandinista, bajo el señalamiento de que no fue consultado con la población.

Según  el nuevo diseño de la obra revelado esta semana, el proyecto de HKND incluye la construcción de cuatro complejos turísticos de lujo, una zona de libre comercio, dos puertos (el primero se hará supuestamente en Brito, en el Pacífico) y un aeropuerto internacional con capacidad para más de un millón de personas.

En el proyecto original se incluía un oleoducto y líneas de ferrocarril, que ahora han desaparecido. “Para todos los proyectos de este canal tenemos que realizar estudios de factibilidad comercial, una vez concluida la construcción su capacidad dejará satisfecha la demanda de transporte por eso no es necesario construir otros subproyectos”, dijo Zhu en alusión a los ferrocarriles.

La ruta definida y las interrogantes

El lunes pasado HKND presentó la ruta definitiva del canal interoceánico, que fue aprobada en una sesión de horas por la comisión gubernamental designada para la evaluación de las propuestas del concesionario. Un equipo de la empresa vino a Nicaragua a sostener  encuentros con distintos sectores, en los que Wang repitió que estaba construyendo “una de las más grandes obras en la historia de la humanidad”.

El canal se extenderá  a lo largo de 278 kilómetros desde Brito en el Pacífico hasta las puertas del Mar Caribe en Punta Gorda. La empresa china anunció que, a partir de ahora, se iniciará la fase final de los estudios de viabilidad de la ruta que están a cargo de la consultora mundial ERM.

Laureano Ortega, hijo del presidente Ortega y asesor de inversiones de la agencia público-privada Pro Nicaragua, presidió el evento con los empresarios, en el que los chinos presentaron a empresas constructoras que acompañan a Wang en el desarrollo del proyecto.

En el acto también participó el vicepresidente del Consejo Electoral Lumberto Campbell, operador político de la Presidencia con la costa caribe, y el coordinador de CNU, Telémaco Talavera, ahora vocero del canal.

Una sonrisa a cuenta de Xinwei

Laureano Ortega no ofreció declaraciones a los medios de comunicación a la salida del conversatorio que duró más de tres  horas y sólo se permitió una sonrisa cuándo se le preguntó en un pasillo de qué manera los ciudadanos nicaragüenses podrían creerle al proyecto de Wang con el canal si éste no ha instalado una sola línea telefónica pese a que desde noviembre de 2012 otra de sus empresas, Xinwei, recibió una concesión para desarrollar la telefonía rural.

Tras la reunión con los empresarios, las dudas se multiplicaron en torno a la obra canalera. En los últimos meses, científicos nacionales han mostrado su preocupación por las posibles repercusiones en el Lago de Nicaragua, que sería  surcado en 105 kilómetros de acuerdo con los planes presentados esta semana, pero este tema no fue suficientemente aclarado por las autoridades.

En un encuentro con estudiantes universitarios  Wang Jing prometió que serían respetuosos del medioambiente. Sin embargo, los estudios que podrían despejar las dudas—el de factibilidad técnica, ambiental y económica— no se conoce siquiera cuándo serán terminados y si, una vez concluidos, podrán someterse al escrutinio de una comisión de expertos nacionales y extranjeros, independientes a las consultoras contratadas.

Según Wang,  el proyecto iniciará en diciembre. El anuncio de la ruta ha intensificado la preocupación en el sector turismo ante la posibilidad de expropiación de propiedades en sitios distantes a la ruta canalera, donde HKND se propone desarrollar sus propios proyectos turísticos.

Preocupación por expropiaciones

Silvia Levy, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), dijo que su preocupación radicaba en que no se conoce la definición concreta de la ubicación del  complejo San Lorenzo, uno de los subproyectos del canal anunciado por la empresa china que supone la construcción de un hotel de lujo de  1, 400 habitaciones.

El mapa presentado por HKND coincide con la ubicación de las playas Ocotal, Majagual, Pitahaya, y Madera, ubicadas a 12 kilómetros al norte de San Juan del Sur, en una zona bastante distante de Brito, donde estaría ubicado del puerto del canal interoceánico.

“Hay ciertos asociados (de Canatur) que pueden estar afectados por el proyecto San Lorenzo”, se quejó Levy. En la zona de más de siete kilómetros de playas donde HKND pretende desarrollar su proyecto turístico, existen centenares de propietarios nicaraguenses, y extranjeros de diversas nacionalidades, de Estados Unidos, Francia, Irlanda, Canadá, Suiza, etc.

Además de propiedades particulares, existen negocios y hoteles, algunos de calibre mundial en el campo ecoturístico como Morgan’s Rock, y otros como The Maderas Villa, Balcones de Majagual, La casa de don Martin, Buena Vista Surf Club, Parque Madera.

“Hemos recibido una carta de un agremiado que podría ser su propiedad potencialmente afectado, pero este es un tema que hay que esperar que terminen los estudios para que se tenga a ciencia cierta cuál va ser el área afectada”, dijo el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, miembro de la comisión asesora del canal.

Aguerri aseguró que se tiene que asegurar que cualquier persona, comunidad, inversionista, que sea expropiado, debe quedar en mejor situación de la que está hoy.

“Nosotros tenemos que asegurar que cualquier propiedad expropiada por razón de este proyecto de interés nacional tiene que pagarse incluyendo la tierra, la inversión y lucro cesante, este proceso que se tiene que ver caso por caso”, explicó Aguerri.

Notas relacionadas

Más en: La promesa del Gran Canal

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor