Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

¿Por qué leer a Víctor Hugo?

Víctor Hugo es un sabio; Los Miserables, una enciclopedia

Gonzalo Mas | 3/6/2014

La humanidad se divide en dos categorías: Aquellos que piensan que el hombre es malo por naturaleza y aquellos que, por el contrario, creen que el hombre es naturalmente bueno. Por desgracia, los que forman el segundo grupo son mucho menos cuantiosos que los que forman el primero. Suelen ser personas que derrochan buenas energías, pensadores capaces de ver siempre el lado correcto de las otras personas: El bueno. Por eso, cuando en nuestro camino tenemos la  suerte de que se cruza uno de esos individuos, no hay que dejarlos escapar y tenemos que luchar hasta conseguir que esa persona pase definitivamente a formar parte de nuestras vidas.

No suelo escribir sobre autores de los que no he leído, al menos, 3 novelas. Con Víctor Hugo hago una excepción: solo leí “Los Miserables”. En mi defensa tengo que decir que, por lo largo que es este libro, he leído mas páginas de este autor que de prácticamente ningún otro. Creo que nunca me adentré en un texto con tantas páginas (¡ríanse de los clásicos rusos!). No voy a negar que la novela se me hizo un poco larga: Yo soy de los que piensa que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Pero su extensión es la única crítica negativa que se me ocurre a esta auténtica joya de la literatura universal.

Me animé a leer “Los Miserables” tras haber visto, en el cine, la famosa versión musical. Al margen de la (mucha) calidad de la película, es increíble su capacidad de síntesis: Diría yo que el film supo encerrar la esencia misma de la novela. No es nada fácil resumir en pocas horas más de 1.000 páginas de novela.

Pero volvamos al autor que nos ocupa. Dicen que la sabiduría es el poso que queda cuando se ha olvidado todo. Atendiendo a esta definición, Víctor Hugo es lo que yo llamo un sabio, probablemente el mayor con que he entrado en contacto nunca. Tengo una costumbre que consiste en subrayar las frases (o los párrafos) que llaman mi atención  cuando leo una novela. De media, en cada libro subrayo 3 o 4 pasajes, no más. Rara es la página de mi ejemplar de “Los Miserables” en la que no hay una frase resaltada con bolígrafo. Y esto lo achaco a la claridad de las ideas de su autor, a su veracidad.

Si Víctor Hugo es un sabio, “Los Miserables” es una enciclopedia. Es increíble la de temas que se tocan en esa obra: el verdadero significado del trabajo; qué es, en realidad, la felicidad y cómo hay que buscarla allí donde se encuentra (En las cosas sencillas, en el contacto con la naturaleza); la definición de argot como el idioma de los miserables.

Solo el primer personaje importante de la novela (Monseñor Bienvenido) es tan bondadoso que me bastó leer unas páginas para tener la certeza de que su autor, Víctor Hugo,  era uno de estos sabios a los que hacía alusión anteriormente; y es que: ¿existe una forma más legitima de entender el mundo que a través de la bondad?

Pero la historia que centra la novela es la que une a Jean Valjean y a Javert. Javert es un rectísimo policía mientras que Valjean es un ciudadano que cometió un delito (menor) en su juventud.  Los dos personajes juegan al ratón y al gato durante las varias décadas que dura la historia. Y mientras esto acontece van apareciendo en el relato multitud de exquisitos personajes que muestran lo mejor (y lo peor, a veces) del ser humano: El cariño, la generosidad, el amor, la justicia, la amistad, la solidaridad.

Víctor Hugo no cayó en la opción fácil de crear un personaje bueno y uno malo: Tanto Javert como Valjean son buenos. Sus disputas son consecuencia de sus distintas maneras de entender la vida. Y ese enfoque de la existencia humana es grandioso porque es el que más coincide con la realidad en la que vivimos (por mucho que algunos se empeñen en tacharlo de ingenuo). Si el ser humano fuera capaz de entender la humanidad de la forma en la que la entendió el autor, una mayor armonía entre las personas parecería asegurada. Y he ahí otra de  la grandezas de este libro: Nos ofrece una visión reconciliadora del ser humano como parte de una sociedad.

Este libro debería ser de lectura obligatoria para todo ciudadano que se tenga como tal: Léalo y se reconciliará con el ser humano ¿Conoce alguna novela que le pueda ofrecer más?

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor