Confidencial » Nación » Leer artículo

Propiciaron invasión de la reserva de Bosawas

Incer: "no hay voluntad política"

Asesor presidencial denuncia confabulación de poderosos intereses e inoperancia del Estado en la reserva

Octavio Enríquez | 5/5/2014
@cabistan

La corrupción y la inoperancia de las autoridades del Estado para enfrentar el avance de la frontera agrícola y una red de tráfico de tierras se confabulan contra la reserva de la biosfera de Bosawas, lamentó el doctor Jaime Incer Barquero, ex ministro de Marena y asesor del presidente Daniel Ortega en asuntos ambientales.

La reserva más grande de Nicaragua, cuyo núcleo tiene ocho mil kilómetros cuadrados con una zona de amortiguamiento de de doce mil, se encuentra amenazada tanto por la destrucción de su bosque como por las afectaciones que conlleva al ecosistema, en especial a los ríos que van decayendo.

Alternative content

“En la medida en que la montaña es despalada, la capacidad  de Bosawas para captar humedad, filtrarla en el terreno y hacer surgir los ríos va decayendo y eso se refleja en los bajos caudales que está sufriendo el Río Coco, porque ahí tanto el río Bocay, como el río Waspuk, que vienen de Bosawas, pasan a la orilla. Son los principales afluentes del Coco, o los ríos que bajan por el sur y son los que alimentan el río Prinzapolka”, explicó Incer en el programa televisivo Esta Semana.

El prestigioso conservacionista, galardonado en 2006 con el premio al liderazgo latinoamericano de National Geographic, reconoció la importancia de la investigación periodística publicada por Confidencial en un especial multimedia sobre el ocaso de este territorio,declarado reserva nacional el cuatro de noviembre de 1991.

Bosawas abarca un área total de 20 mil kilómetros cuadrados, que cruzan ocho municipios del país, adonde conviven 270 especies de plantas, 200 mil especies de insectos y 200 especies de animales.

De acuerdo con las autoridades nacionales, Bosawas ha perdido el 35% de su bosque equivalente a 564,737.3 hectáreas a causa principalmente de la invasión de colonos durante el período 1987-2010, y que son alentados por traficantes de tierras.

“El problema es que no se detuvo la frontera agrícola y más bien se propició la invasión, siguiendo intereses creados de personajes influyentes o ligados con autoridades nacionales y locales que comenzaron a dar permisos ilegales para que la gente invadiera el territorio, cortase árboles y transformara un área boscosa en área agrícola”, acusó Incer Barquero.

Cuestiona a la PGR y Marena

El asesor presidencial señaló la ineficiencia del Procuraduría General de la República, a cargo de Hernán Estrada, cuyo Procurador del Medio Ambiente, José Luis García, sostuvo en su momento que han acusado a diez traficantes desde 2012, nueve de los cuales han resultado condenados.

La inoperancia del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) que, según las leyes nacionales, tiene la responsabilidad de las áreas protegidas, fueron mencionados por los ambientalistas como otros nudos gordianos.

Confidencial buscó desde el seis de marzo pasado a la ministra de Marena, Juana Argeñal, para conocer su versión sobre la reserva de biósfera, pero nunca se realizó ninguna entrevista,  pese a la promesa del jefe de relaciones públicas de esa institución, Germán García.

“No hay voluntad política para darle a Bosawas el manejo que le corresponde como reserva de biosfera, incluso violando acuerdos nacionales e internacionales. Hay toda una confabulación,  inoperancia, aquel que capturan al ratito anda libre”, expresó Incer.

El ambientalista reconoció la labor que realiza el Batallón Ecológico del Ejército, pero considera que se trata de un esfuerzo insuficiente para frenar la depredación. Incer propuso la creación de una entidad autónoma, por la Presidencia de la República, para proteger el bosque. y conservar los recursos naturales en la zona, reconociendo los derechos legítimos que las comunidades indígenas allí asentadas.

El diputado mayagna, Noe Coleman, alertó que las invasiones se agravan durante los ciclos electorales. "En los comicios municipales, regionales y nacionales,  los partidos políticos le prometen a los invasores que entran a dejar legalizados a través de  cambio de votos. Por el momento está el gobierno actual del FSLN y todos los que han gobernado se han prestado a ese negocio a cambio de votos y dejar acreditado a los invasores", denunció.

El dirigente de Yatama, entrevistado en Esta Semana, considera que el tema no debe ser visto como un asunto indígena, sino como un problema nacional.  “El gobierno no se ha apoyado en los gobiernos territoriales, se ha olvidado. Todas las instituciones del Estado están inactivas. Nosotros tenemos ricas leyes para poder parar las invasiones de colonos que entran en la reserva de Bosawas”,  se quejó Coleman.

Víctor Campos, subdirector del Centro Humboldt, recordó que la Comisión Nacional de Bosawas, que integraron los ministerios de líneas relacionados al tema, alcaldes y representantes de territorios indígenas, no ha funcionado desde 2005 pese a que tiene un carácter consultivo conforme con la ley.

La inspectoría de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) informó  por su parte que actualmente investigan a 34 notarios señalados  de participar en actos irregulares en detrimento de la reserva. Hasta ahorase han sancionado a dos de estos abogados y se destituyó a un registrador, pero ninguno ha sido acusado en los tribunales, un paso que el Procurador García anuncia que harán sin dar una fecha concreta.

Hay intereses económicos

Para el técnico en desarrollo sostenible Hans Kraeuter, quien durante ocho años trabajó en la zona en el programa de ordenamiento territorial Masrenace financiado por la GIZ, hay fuertes intereses económicos en la zona que paralizan el deseo de actuar tanto de los políticos como de otros niveles de gobierno.

Kraeuter describió como el granero económico nacional a la zona de Siuna, el triángulo minero en general y Mulukukú,  un sitio con una importante producción de frijol y maíz y de donde se saca casi el 13% de la producción nacional de leche.

“Nuestro estudio, que hemos ejecutado en el año 2012, ha demostrado que es una red compleja de intereses políticos, económicos, sociales, que dominan esa situación allá y hay una ausencia de las instituciones del Estado para hacer valer las leyes ambientales, indígenas”, explicó Kraeuter en el programa Esta Semana.

El especialista alemán señaló a los traficantes de tierra como los principales responsables y nuevamente, sin identificar a nadie en específico, mencionó a grupos económicos poderosos capaces de pagar durante meses una planilla de trabajadorespara que devastenla zona.

“Nosotros encontramos que el punto más importante era la ocupación de la tierra, la madera en menos escala. Si no fuera así, no hubiéramos descubierto mucha madera quemada. Entonces el proceso que hemos observado es que la primera entrada eran grupos de trabajadores, hasta 60,  que socolaron el bosque. Posteriormente lo quemaron y en diferentes puntos del límite de esas zonas descubrimos árboles donde fue marcado el número de hectáreas y los dueños y compradores previstos. Estos rumbos eran marcados con GPS y brújula. Eso fue dirigido y no fue hecho por alguien pobre”, explicó Kraeuter.

Un drama de excluidos

Sin embargo, el subdirector del centro Humboldt considera, más allá de las responsabilidades de los traficantes, lo que se ve en Bosawás es un drama de excluidos, indígenas por un lado y mestizos por el otro que buscan precisamente cómo aliviar la pobreza.

“La pobreza tiene niveles distintos de expresarse, indiscutiblemente los dos están en situaciones con la diferencia es que uno tiene siglos de estar ahí y el otro en busca de la vida, va buscando cómo aproximarse para encontrar un medio de subsistencia”, dijo Campos.

Según el funcionario del organismo no gubernamental, Bosawas no debe ser visto como si fuese un parque nacional, una especie de vitrina, sino que obedece a un modelo en que el reto de preservar los recursos naturales se combina con la presencia de grupos humanos.

Al momento de la declaración de la reserva en 1991, cuando entonces era ministro de recursos naturales precisamente Incer Barquero, los sitios cercanos a la reserva ya se encontraban intervenidos, cuenta Campos.

“La mina de Bonanza estaba ahí. Si la intención era que la reserva fuera verde era ilógico que se decretara con Bonanza adentro.Si uno lo ve, donde está ubicada la reserva, está entre los municipios más pobres del país, entonces cómo vos vas a conservar esos valores de naturaleza sobre una población que tiene necesidades básicas elementales”, explicó Campos.

Sostuvo además que en muchos casos se pueden encontrar mestizos que nacieron ellos o sus padres en la reserva.“Hay cuentos que cambiaron una vaca por 50 manzanas, un rifle 22 por 80 manzanas, en 1950, 1960, y efectivamente se firman papeles como el que se afirma en el reportaje, incluso yo he visto hasta en el reverso de un papel de cigarro,  pero eso es lo que impera ahí. Ahí nunca ha habido catastro, lo que impera es la venta de mejoras. Las mejoras es quitar el bosque”, refirió.

Titulos y saneamiento

Los expertos que analizaron el ocaso de Bosawas en el programa Esta Semana, reconocieron como avance positivo el proceso de titulación de los territorios indígenas, acelerado por el gobierno del comandante Ortega. El problema es que muchos de estos territorios se encuentran invadidos.

El abogado Alejandro Bonilla Toruño,  autor de tres estudios sobre la situación de la propiedad en Bosawás, asegura que el proceso de saneamiento, es decir la compensación a cargo del Estado a los colonos, debería ser una prioridad, aunque reconoce la falta de capacidad institucional para responder a un situación compleja que tiene al menos diez años.

“Ha faltado voluntad y eso ha agudizado el problema”, dice Bonilla quien en sus estudios planteó diferentes metodologías del saneamiento como la reubicación,el pago de indemnizaciones, procesos judiciales en contra de traficantes y la convivencia pacífica como salida a una situación en la que se encuentran unos 300,000 colonos.

“Mi temor es que se desate una guerra interétnica, que ya están muriendo personas por intereses uno y de otro y por la falta de interés del Estado. Tienen responsabilidad las mafias privadas que están detrás de todo: los madereros que le interesan que se mantenga el desorden para seguir avanzando en el proceso de enriquecimiento, y la deforestación. Se necesita una política nacional”, opinó Bonilla.

El Estado por otro lado—y esta es una de sus más grandes debilidades— no tiene tierras nacionales adonde podría eventualmente trasladar a los mestizos según el subdirector Víctor Campos, de Humboldt. “Tendrían que sacar a la gente (mestiza), la otra opción es que ellos acepten pagar un arriendo”, dijo.

Sin embargo, advirtió que existen antecedentes en que, ante la amenaza del desalojo, los mestizos optaron por quemar las tierras.El fuego. Los incendios forestales es otra amenaza. Según datos de la Secretaría Técnica de Bosawas,  238 ocurrieron en el período de enero a mayo de 2013.

 

Minería en zona de amortiguamiento

*Centro Humboldt cuestiona otorgamiento de 53 concesiones

“¿Estará interesado el país en proteger la reserva de biósfera?”, pregunta Víctor Campos, subdirector de Humboldt, cuando señala que el Estado de Nicaragua autorizó 53 concesiones de explotación minera industrial en la zona de amortiguamiento de Bosawas.

Campos dice que lo lógico es pensar que si las minas están ubicadas en esos lugares el agua se dirige hacia la reserva. El especialista señaló que en el caso de la minería industrial estos usan cianuro en el procesamiento de extracción del oro, mientras en el caso de la artesanal usan mercurio.

“Si realmente tengo interés en proteger la reserva, cómo le voy a poner minería industrial cuando todo mundo sabe que la minería industrial provoca problemas ambientales serios. Ahí está manifiesta la voluntad del Estado”, cuestionó Campos.

Confidencial llamó al ministro de Energía y Minas, Emilio Rapacciolli, para consultarlo sobre la política estatal, pero no respondió su celular

Comentarios

2
Fulvio Tijerino Perez

Es correcto lo que dice Jaime. Si existiera voluntad politica, el actual gobierno ya hibeira decretado un ALERTA AMARILLA PARA BOSAWAS y enviado varios contingentes de soldados para rodear el area con las ordenes de no permitir la salida de madera y el ingreso de personas extrañas que no viven en la zona. Posiblemente hay personas, del partido orteguista, muy cercanas al duo presidencial, que estan involucradas en negocios discrecionales que no quieren afectar.

1
Juaquin Dueña Lagos

QUE DURO ESTE GOBIERNO,PARA HACER COSAS DE GRAN RELEVANCIA,LOS INTERESES OSCUROS DE FUNCIONARIOS,LO TIENEN ATADO,QUE LASTIMA LA DEPREDACION DE LOS BOSQUES,NI UNA SEÑAL DEL GOBIERNO POR CUMPLIR LA DEFENSA DE QUE SIGAN ARRASANDO ESTAS FLORA Y FAUNA.

Notas relacionadas

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor