Confidencial » Economía » Leer artículo

Alianza gobierno-trabajadores-empresarios se mantiene, dicen

Sindicatos demandan una agenda tripartita

El Consejo de Trabajo no ha funcionado, falta beligerancia a Ministerio del Trabajo

Wilfredo Miranda Aburto | 20/3/2014
@PiruloAr

Pese a que no se alcanzó un acuerdo en la última discusión del salario mínimo, sindicalistas sostienen que la alianza tripartita entre ellos, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y el gobierno del Comandante Daniel Ortega no está rota, pero demandan mayor cohesión para favorecer a todas las partes. 

Roberto González, de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), y Miguel Ruíz, de la Confederación Sindical de Trabajadores José Benito Escobar (CST-JBE), coincidieron en el programa Esta Noche en que por culpa del Cosep las negociaciones del salario mínimo no fueron concretadas tras dos meses de discusiones. Sin embargo, esperan que el sector privado cumpla con el decreto emitido por el Ejecutivo y que la diferencia no afecte la “estabilidad tripartita”.

“Nos preocupa que durante las negociaciones el sector empresarial, frente al mensaje que estaba dando junto a otros colegas sindicalistas, amenazaban la estabilidad tripartita. Espero que el resultado de este ejercicio no sea una señal de que no vamos a continuar en la ruta del tripartismo que ha dado resultado, diálogo, gobernabilidad y empleo”, dijo Roberto González de la CST.

El Cosep ha externado que no cumplirá el decreto presidencial, ya que su sector abogó por mantener el aumento del salario mínimo en una cifra y, además, porque no están de acuerdo con el pago retroactivo ordenado por la Ministra del Trabajo, Alba Luz Torres.

Los sindicalistas afirmaron que esperan que el sector empresarial acate el decreto y contribuya a la estabilidad tripartita que data desde hace cinco años. “Invito a los señores del Cosep que discutamos más a fondo sobre el problema del salario. Los empresarios quieren sacar los costos de producción denegando salarios a los trabajadores”, dijo González, quien recomendó evaluar otros factores que influyen en los niveles de productividad, como el precio de la energía y el petróleo.

Piden interés al gobierno

Miguel Ruíz de la CST-JBE apuntó que la fuerza sindical creó esta instancia tripartita para que confluyera en otra más integral que es el Consejo Nacional del Trabajo. El sindicalista dijo que este Consejo no ha funcionado porque el Ministerio del Trabajo no ha asumido “una actitud beligerante” para darle funcionamiento.

En teoría este Consejo Nacional del Trabajo tendría que discutir los tópicos que atañen a los trabajadores del país. Por él, por ejemplo, tuvo que haber pasado la reforma de la seguridad social ordenada por decreto presidencial.

“Toda lo que es la agenda del trabajo tiene que discutirse allí, tal como lo establece la ley creadora”, sostuvo Ruíz.

Según los sindicalistas, la próxima meta que tienen es “entrarle a fondo” a la normativa del Salario Mínimo. “Aquí no es asunto de hacer maquillaje con esta ley. Tiene bastantes deficiencias que nos han generado problemas en el proceso de negociación de los 60 días establecidos, y mientras eso sucede el sector especulativo de comercio incrementa los precios de los productos sin nosotros haber negociado un porcentaje definitivo”, expuso Ruíz.

González aseguró que en la agenda de los trabajadores debería estar presentes tópicos como el de los mega proyectos anunciados por el gobierno del comandante Ortega (Gran Canal, Tumarín, Refinería), aunque hasta ahora todavía sean sólo promesas intangibles.

“Cómo preparamos nuestra fuerza laboral en capacitación técnica, ¿está enfocada la academia en función de eso? La seguridad social, ¿qué pasa? Nosotros cuestionamos fuertemente a INATEC, el papel del INSS. Son temas fundamentales”, apuntó González.

El sindicalista añadió entre las prioridades del sector laboral el funcionamiento de las clínicas previsionales, la tercerización y subcontrataciones, el tipo de inversión que requiere Nicaragua, la generación de empleos, etc. “Para nosotros estos son los temas permanentes de agenda que deberíamos discutir en esa mesa tripartita”, reclamó González.

Ruíz sostuvo que la alianza tripartita no es “declarativa”, sino un proceso que se va construyendo, en referencia a la correlación entre el gobierno y el Cosep versus sindicatos y gobierno.

El sindicalista de la CST mencionó que como sector han alcanzado logros. Mencionó la reforma tributaria al conseguir que los trabajadores quedaran exonerados del IR, la creación de un Tribunal Nacional de Apelaciones y  las reformas constitucionales, cuando el tripartismo quedó establecido como modelo y ruta debe quedar consignado en la Carta Magna, recordó el dirigente.

“Hace falta pero queremos ir alcanzado ese nivel de equilibrio en el tripartismo, que hemos dicho debe ser con una participación plena y no un modelo de comunicación bilateral para ser informado otro sector simplemente”, afirmó González.

Radiografía sindical

Los sindicalistas apuntaron que hay dos grandes corrientes dentro del sector aglutinado bajo las siglas del FNT, dirigido por el diputado sandinista Gustavo Prras.

“El mapa sindical ha cambiado. Si bien es cierto que el FNT tiene peso importante en el sector público, hay otras agrupaciones que representan otros frentes sindicales emergentes, como un reflejo de la reconciliación nacional sindical en el marco donde conformamos liderazgos con expresiones sandinistas y no sandinistas”, narró González.

Para el dirigente de la CST, el movimiento sindical va en un proceso de  “maduración y superación de divisiones y convergiendo en esfuerzos sindicales, donde el FNT ha venido acercando posiciones unitarias”.

Comentarios

3
Patrañas

El problema no son las reglas de la mesa de negociación, sino la actitud de Aguerri quien hace uso de mecanismos éticamente ambiguos, como enviarle directamente a Ortega su propuesta, mientras engaña a los trabajadores sobre lo que quiere obtener, distorsionó la información al público, cuando describió su propuesta "un dígito", para ocultar la información y no tener que argumentarle a los televidentes, mientras negocia secretamente con Ortega en un tema que repercute en centenares de miles de trabajadores. Aguerri engaña a los trabajadores y luego acepta "a regañadientes" la resolución de Ortega, la cual, en realidad, coincide con la suya. Aguerri piensa que su conducta no tendrá consecuencias, que el fin justifica los medios, pero a largo plazo será visto como una persona de baja credibilidad, un aprovechado si le surge la oportunidad. Sin duda sus actos no eran el camino para lograr un proceso fructifero y debería empezar por disculparse ante la opinión pública.

2
NICA

El presidente del Cosep aseguró en conferencia de prensa que acatarán el Acuerdo Ministerial del Ministerio del Trabajo sobre el salario mínimo. No obstante, aseveró que no acatarán el retroactivo, sino que lo harán efectivo a partir del 15 de marzo. ES IMPORTANTE QUE SE INFORME CON MÁS CLARIDAD.

1
exploradornic

Para defender la concepción explotadora del COSEP NO es necesario ser empresario, un buen ejemplo de ello son los líderes sindicales sandinistas -Bárbosa, Gonzales, Porras, entre otros-, mismos que en la práctica abandonan los puntos de vista propios de la clase trabajadora y se transforman en ecos de Ortega-Aguerri, los tres ponen su empeño en embellecer el sistema actual y, de esa forma, dar continuidad al sistema sin importar los resultados obtenidos. Es evidente que no son capaces de seguir desempeñando el papel de la clase trabajadora, han perdido batalla tras otra, y es el trabajador nicaraguense el que cae en la misería, en lugar de elevarse con el crecimiento económico del país. Las pésimas negociaciones más el hecho de haber trocado el compromiso con los trabajadores por mantener sus diputaciones y otras prebendas, debería moverlos a que renuncien.

Notas relacionadas

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor