Confidencial » Economía » Leer artículo

'Para avanzar' en hidroeléctrica Tumarín, que se encuentra estancada

Ortega: viene delegación de Brasil

Inaugura planta eólica de Abanisa en Rivas, la que producirá 40 megavatios

Wilfredo Miranda Aburto | 12/3/2014
@PiruloAr

El comandante Daniel Ortega viajó la tarde de este martes al departamento de Rivas a inaugurar el parque eólico que lleva el nombre de su hermano Camilo, y que fue financiado por el consorcio mixto nica-venezolano, Albanisa. Este complejo eléctrico producirá 40 megavatios que permitirá al emporio presidencial elevar a 333 su participación en el mercado nacional, según el ingeniero Francisco López Centeno, encargado del proyecto.

Sin la presencia de la primera dama Rosario Murillo, el acto fue organizado por el alcalde rivense Wilfredo López Hernández. Sin más preámbulo que el himno nacional, el mandatario inició su discurso en el que habló sobre Ucrania y Venezuela y al final se refirió la situación de la matriz energética del país. Ortega reveló que una delegación brasileña llegará a Nicaragua para “avanzar en la ejecución” del proyecto hidroeléctrico Tumarín, estancado desde hace más de un año.

A inicios de febrero, Confidencial reveló que existen objeciones en la parte  brasileña sobre la pretensión de Ortega de que Albanisa sea socio del proyecto, y por lo tanto se requiere de una negociación política a nivel de gobierno para resolver el problema.

“Hay centenares de proyectos hidroeléctricos en el país y uno grande es Tumarín. Estamos trabajando con Brasil. Viene una delegación para avanzar en la ejecución de la obra”, indicó Ortega, agregando que los costos de esta obra oscilan en los US$1,200 millones de dólares.

“Este proyecto se hace mancomunado con otros organismos internacionales, porque Nicaragua para poder atender sus demandas de orden económico y de orden social, es un país que necesita combinar la cooperación internacional con lo que es la inversión local y extranjera”, manifestó. “La inversión es un campo complementario y solidario, como es el caso del ALBA y Petrocaribe, para movilizar instituciones financieras como el BID, el Banco Mundial, Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE)”, sostuvo.

Esa fue toda la explicación del mandatario al respecto de Tumarín.

Ortega afirmó que los complejos similares ubicados en la franja rivense, como los privados Amayo, Blue Power y Eolo, han recibido el apoyo de su gobierno. Dijo que la estabilidad que goza el país gracias a su gestión ha alentado a los inversionistas a decantarse por Nicaragua. De acuerdo a sus cálculos, el proyecto gestionado por Alba Generación costó menos que los pares privados. “Producto del esquema de cooperación de la hermana República Bolivariana de Venezuela con Nicaragua, logrando un ahorro de 20 millones de dólares en comparación con los otros proyectos que se han instalado en la misma zona”, comparó.

Ortega adelantó que el parque de aerogeneradores se ampliará hasta llegar a los 66 megavatios. “Vienen muchos inversionistas a nuestro país que quieren también un proyecto eólico, hay mucho entusiasmo en Nicaragua con los proyectos eólicos y vamos combinando porque no podemos depender solamente del proyecto eólico”, expuso.

El caudillo insistió que gracias a la ayuda brindada por el fallecido presidente Hugo Chávez la capacidad eléctrica en el país no colapsó. Ortega dijo que en 2007 cuando asumió el poder Nicaragua contaba con 500 megavatios que no abastecían la demanda.

Defensa a ultranza de Maduro y Yanukóvich

Antes de entrar en materia energética, Ortega hizo una defensa a ultranza de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, y Víktor Yanukóvich, depuesto mandatario de Ucrania.

Ortega celebró la resolución emitida por la Organización de Estados Americanos (OEA) complaciente con el gobierno de Maduro, sitiado desde hace semanas por protestas estudiantiles y de opositores, gracias al apoyo de los países del Alba.

“En la OEA se libró una batalla, estaban cerrando filas Estados Unidos y el Gobierno de Panamá que se prestó a ser vocero de los intereses del imperio”, alegó Ortega, quien subrayó que la OEA “es un instrumento de dominación de los Estados Unidos.”

Respecto a Ucrania,  tildó de fascistas a las miles de opositores que a base de protesta callejeras defenestraron Yanukóvich, electo producto de un fraude electoral en 2004 y aliado incondicional del Kremlin gobernado por Vladimir Putin.

Ortega defendió la decisión de la región autónoma de Crimea de anexarse a Rusia. Para él no es extraño que en esa parte del mundo las regiones pidan independencia.

El mandatario nicaragüense arremetió contra “el imperio”, aunque no mencionó a Putin en su intervención, parte fundamental en la tercia con Estados Unidos en torno a Ucrania. “A Nicaragua le corresponde trabajar en medio de estas contradicciones”, dijo después, en tono más sosegado, Ortega.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor