Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Sergio Ramírez presenta reedición de ¿Te dio miedo la sangre?

El poder como un paraguas

Una novela que narra la atmósfera de las rebeliones contra el fundador de la dinastía. Ortega y Somoza García son muy diferentes en su personalidad, aunque coinciden en métodos autoritarios, dice el escritor

Octavio Enríquez | 6/3/2014
@cabistan

El escritor y ex vicepresidente de Nicaragua (1984-1990), Sergio Ramírez,de 72 años, era un niño cuando en los recreos, o en la cuadra de su natal Masatepe, sus cómplices de correrías infantiles jugaban a preguntarse si ¿mató chancho tu mama?. Después de escuchar un sí, se cuestionaba ¿si te dio miedo la sangre? y la mano se acercaba veloz al rostro, sin tocarlo, para descubrir en el parpadeo la respuesta.

Ramírez confiesa que el título de su novela ¿Te dio Miedo la Sangre?, publicada originalmente por Monte Ávila editores en 1977, y que este año reeditó editorial Soma, salió de sus memorias infantiles. El escritor nicaragüense cedió todos sus derechos para que los fondos, que produzca  la venta del libro, puedan financiar la publicación de un nuevo autor.

El poder como un paraguas, que cubre la vida de gente común y corriente, es el gran tema de  ¿Te dio Miedo la sangre? Las andanzas del trío Los Caballeros, la Managua de los cabarets como El Tropicana, del señor que sueña con ver convertido a su hijo en la mano derecha de Somoza en la Guardia Nacional y que avergonzado hace repartir volantes para distanciarse cuando lo ve metido en una conspiración para derrocarlo; el poder en la figura de “El Hombre” que es quien manda en Nicaragua, Anastasio Somoza García (1937-1956).

Alternative content

“En el imaginario popular está (el último de los) Somoza reprimiendo, asesinando a jóvenes, la Cuesta del Plomo llena de cadáveres, los bombardeos abiertos con barriles de 500 libras de dinamita sobre los barrios orientales. Ese es el Somoza que la gente recuerda y no Daniel Ortega”, dice Ramírez en esta entrevista sobre el poder en Nicaragua, ahora que son muy frecuentes las comparaciones entre ambos personajes históricos.

Ramírez lo que ve es una repetición de los mecanismos del poder autoritario: contar los votos a favor del poder, el avasallamiento de los jueces, la inexistencia de la Contraloría General de la República, el abuso como regla, el ministro que acepta el nombramiento y entrega otra carta con su renuncia sin fecha. “Eso hacía Somoza viejo, es un  mecanismo del poder. Vos ves que los ministros están ahora aterrados”, compara.

El viejo Tacho y El Comandante


Pero el escritor, que fue vicepresidente de Ortega entre 1984-1990, encuentra diferencias entre las personalidades del caudillo sandinista y los tres Somoza que gobernaron en el período de 1937- 1979.  Al primero de ellos, Somoza García, asegura que lo conoció como un histriónico contador de chistes.

“Diría que hay una enorme distancia. Somoza García llegaba a Masatepe, yo lo veía. Era un encantador de serpientes. Se bajaba en la estación del tren, se apeaba en la casa de mi tío Napoleón Tapia, que era senador somocista, porque estaba frente al ferrocarril.  Le daban una copa de champagne e iba mi padre, mis tíos, que todos eran del partido liberal, hacían una rueda con él, todos de pie. Somoza comenzaba a contar chiste vulgar tras chiste vulgar. Era un contador muy histriónico de chistes. Entonces mis tíos y mi padre regresaban a casa a contar  los chistes que Somoza había contado muertos de risa. ¿Cuál era el mecanismo?, que todos sentían que Somoza era igual a ellos. Y los conocía por su nombre. Y le decía: ¡Ah, Pedro Ramírez vea no sé qué, todo mundo se sentía conmovido de que Somoza los conociera por su nombre! ¡Ese no es Daniel Ortega!”, comenta.

El sucesor del dictador, Luis Somoza, que se convirtió en presidente a los 29 años tras el  ajusticiamiento de su padre en 1956, era campechano y conocía también a la gente por su nombre. “Luego está el último Somoza (Anastasio) que es otra cosa, a él nunca lo conocí, al que derrocamos. Era otro tipo de persona, jayán, grosero, agresivo, como lo he oído describir”.

Para Ramírez, que escribió sobre, y vivió, la dictadura de Somoza, la repetición de los abusos del poder le confirma que la historia de Nicaragua es una rueda que gira sobre el mismo punto, y recuerda a José Santos Zelaya, el padre de la revolución liberal de 1893, que castigaba a sus adversarios, metiéndolos a la cárcel, y premiaba a sus aliados.

Los rasgos novelables de estos tiempos

La realidad de la Nicaragua siempre ha sido novelable y lo es en la actualidad. “Una pareja en el poder es siempre muy atractiva para un novelista, las ideas sobre el poder, de la eternidad en el poder, eso de quedarse para siempre, eso es del mundo del novelista; los ‘Árboles de la Vida’, lo que antes fueron los árboles de navidad, el discurso esotérico, la retórica, no digo para mí, digo para el novelista, para un novelista en general, porque claro un novelista se fija en lo que no es usual”, explica Ramírez.

Fijando ese criterio como punto de partida, el escritor asegura que no encontraría novelable un país con un Presidente respetando la Constitución, yéndose a su finca a descansar después de dejar el poder a los cinco años de mandato, es como que toque escribir sobre  una pareja que se casa, viven juntos hasta que se mueren. “Eso se resuelve en dos líneas”, dice sonriendo, “la historia comienza cuando hay un tercero, en el conflicto”.

La historia de una novela


La novela ¿Te dio miedo la sangre? (1977) fue escrita en Alemania entre 1973 y 1975 cuando Ramírez viajó hasta allá para convertirse en escritor profesional y de donde regresaría a Costa Rica y Nicaragua para involucrarse de lleno en la lucha para derrocar a Anastasio Somoza Debayle, dejando la obra prácticamente al garete.

De repente, la editorial Monte Ávila la publicó sin que el autor supiera si circulaba o no, hasta que una señora, a quien identifica como Graciela, que fue solidaria con Nicaragua en los años de la revolución sandinista, le explicó a Ramírez que todos los ejemplares se encontraban en las bodegas de la casa editora en Venezuela y se los fue trayendo de veinte en veinte en una maleta.

La novela concursó en el certamen literario Rómulo Gallegos, en el que quedó como finalista. Fue Carlos Barral, que había sido jurado del premio literario, el que decidió publicarla en España durante 1980 bajo el sello editorial de Argos Vergara.

Se trata de la segunda novela escrita por Ramírez. La primera fue Tiempos de Fulgor que considera el semillero de lo que habría de escribir después. ¿Te dio miedo la sangre? representa una ruptura del relato lineal y una experimentación con los planos de la realidad.

“Traía una idea de la novela (cuando llegué a Alemania). Yo quería escribir sobre los años 50. Yo tenía doce años cuando la rebelión del cuatro de abril de 1954.  Había conocido la Managua del 53, esos años porque pasé estudiando unos seis meses quizás en el Instituto Pedagógico de varones. Por un incidente que hubo, tuve que venirme a estudiar con los hermanos cristianos, a aprobar el sexto grado aquí. Me iba a pie al colegio del lugar de donde vivía, allí pegado a la casa de los hermanos Salvo que todavía están las ruinas, iba a pie, volvía, pero yo a los doce años deslumbrado por Managua, viniendo de un pueblo tan pequeño, me dedicaba poco a estudiar y bastante a vagar. Me recorría pie Managua a esa edad y es la que yo describo en la novela”, dice.

El resultado es la historia de los conspiradores contra Somoza, encabezados por el Indio Larios y el Jilguero, es el relato también del coronel Catalino López, y en el fondo “el efecto del poder sobre la vida de personas comunes y corrientes”. La novela será presentada hoy a las 6:30 pm en la librería Literato de Managua. El autor conversará con los escritores Carlos M. Castro y Javier González Blandino.

---

Consulte nuestra Guía de Eventos para más detalles.

Comentarios

1
Danilo

Francamente, en Nicaragua estamos viviendo una novela que trasciende la ficción. El asunto es cuándo escribiremos el epílogo.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor