Confidencial » Opinión » Leer artículo

La “quiebra” del Seguro Social

Edmundo Jarquín | 22/8/2010
@mundoj1

En muchas partes del mundo los sistemas de seguridad social están bajo presión, y consecuentemente revisión, para garantizar sus sostenibilidad financiera. En general, la causa fundamental es que con la prolongación de la esperanza de vida de la población, por mejoría en la nutrición a lo largo de la vida y en los sistemas de salud, y el envejecimiento de la población, es decir, menos gente entrando al mercado de trabajo, se reduce la proporción entre gente trabajando y cotizando, y gente pensionada. En resumen, ingresos por cotizaciones tienden a crecer más lentamente que los egresos por servicios de salud,  jubilaciones y otras prestaciones.

Esta semana el tema volvió a las noticias pues las autoridades del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) reconocieron que, en las actuales circunstancias, la viabilidad financiera de nuestra entidad de seguridad social llega hasta el año 2019. Esta no es una novedad pues desde hace dos gobiernos el Fondo Monetario Internacional (FMI) viene solicitando se revise la situación. Y no olvidemos fue el orteguismo que desde la Asamblea Nacional y desde las calles, se opuso a cualquier reforma que significara aumento de las cotizaciones y prolongación de la edad de retiro. Ahora como gobierno también ha postergado la medicina que, entre más se retrase, más amarga será, y con gran descaro, como si Ortega pudiese ser candidato y además pudiera ganar siendo minoría, hablan que en el “segundo gobierno de Ortega” se realizarán las reformas de la seguridad social.

Y lo que es peor, con una jerga críptica, es decir, indescifrable, de “reformas paramétricas”, se oculta la verdad. En efecto, antes a los 60 años se “era viejo” y por tanto se consideraba que la vida activa había terminado. Ahora se puede llegar a los 65 y más años en buenas condiciones de efectividad laboral. Esta razón yace en la base de la prolongación de la edad de retiro en muchos países, y así, teniendo más trabajadores activos, se alivia la carga del sistema de pensiones. Pero no es ésta la razón fundamental del caso de Nicaragua. En nuestro situación, la explicación fundamental, además de las malas inversiones de los recursos del INSS, es que estamos desaprovechando el llamado “bono demográfico” sobre el cual, con tanto vehemencia y fundamento, han argumentado profesionales como Adolfo Acevedo.

Pese a que tenemos una población fundamentalmente joven, pero no se están creando oportunidades de trabajo en buenas condiciones de productividad para la inmensa mayoría de los jóvenes, estamos desaprovechando la oportunidad de tener una mayor proporción de gente trabajando y cotizando, y así los problemas financieros del INSS serían mucho menores.

La clave está en generar más y más empleos de calidad, y tener más población joven bien capacitada, y esto no está ocurriendo, ni ocurrirá con el gobierno de Ortega, en que el ritmo de generación de empleos formales, que depende del crecimiento de la inversión, ha disminuido dramáticamente. Que no de tantos brincos la mona, si está tan plano el camino.  

Transmisión intergeneracional de la pobreza

El último informe regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), examina el fenómeno de la desigualdad en América Latina. Subraya que la pobreza tiene rostro de mujer, indígena y afrodescendiente, porque en esos grupos se concentran los mayores índices de pobreza, y en países con fuertes poblaciones indígenas y de afrodescendientes el mapa de la pobreza prácticamente se superpone con la de esos grupos.

En el caso de las mujeres, que en promedio representan la mitad de la población, que reciban por igual trabajo que los hombres menos salario, que una mayor proporción de las mismas estén en el sector informal de la economía, y que además tenga la mayor parte de la carga laboral en el hogar, no solamente es una injusticia, sino un desperdicio desde el punto de vista productivo. Esta parte de la demanda de género, la igualdad laboral entre los sexos, es un tema de justicia y, también de eficiencia económica.

Pero el mencionado informe también pone el acento sobre la llamada trasmisión intergeneracional de la pobreza que tiene que ver mucho con el mencionado “bono demográfico”. Si en países como el nuestro, con una inmensa proporción de población joven, la misma no se está capacitando apropiadamente, no podrá acceder a puestos de trabajo de mayor calidad y productividad que sus padres, y así se habrá trasmitido de una generación a otra la pobreza.

Nada es más importante para luchar contra la pobreza, para desarrollar un país, y más en esta época de la “economía del conocimiento” como se le ha llamado, que la educación, y la educación de calidad, para todos los jóvenes, especialmente las mujeres. Está probado de diversas maneras que la inversión educativa y de otro tipo en las mujeres tiene un rendimiento mucho mayor.

Y, como se sabe por las cifras recién publicadas del Plan Nacional de Desarrollo Humano Actualizado 2009-2011 de Ortega, también en ese rubro, la educación, vamos de mal en peor.

La voz del pastor

La metáfora bíblica de importancia de la voz del pastor para las ovejas, para explicar el papel conductor de los profetas y líderes religiosos, es bien conocida, pero viene a colación por la nota de la radio del Vaticano destacando la actitud valiente y evangelizadora de la Conferencia Episcopal nicaragüense frente a la crisis que vive nuestro país.

El principal mensaje de la última carta pastoral de la Conferencia Episcopal, el llamamiento a un diálogo nacional abierto, franco, transparente, para enfrentar esa crisis, que todos vemos, menos el gobierno, ha caído en los oídos sordos de este último.

Sin duda, al establecer responsabilidades, no todas están en el gobierno. Y seguramente, sin perder las proporciones, ese sentido de equidad y balance estará presente en la reunión de la Conferencia Episcopal que se anuncia para los primeros días de septiembre en la ciudad de Estelí.

La hoguera de las vanidades

La semana pasada comentamos el clamor que percibíamos por la más amplia unidad opositora. Ese clamor se ha intensificado en la semana que termina, a propósito del amplísimo respaldo que está recogiendo la propuesta de tener un candidato de consenso, como Fabio Gadea Mantilla, para oponerlo al orteguismo.

Quienes por pasiones y ambiciones personales se resisten a esa propuesta están, abiertamente, haciendo el juego a Ortega. Este fraccionamiento de la oposición es una de las razones, precisamente, que permiten al gobierno permanecer sordo frente al llamamiento Episcopal a un amplio diálogo nacional que restablezca las bases institucionales y legales de la convivencia democrática.

“La hoguera de la vanidades” es el título de una novela de los años 80, de Tom Wolf, llevada con éxito al cine. Se me viene a la memoria al ver esa dinámica de vanidades personales y de grupos que está impidiendo escuchar el clamor del pueblo.

(Este texto corresponde a la Edición 114 de la columna El Pulso de la Semana, que se transmite por Radio Corporación)

Comentarios

3
Doug

Muy acertado lo que expone Edmundo Jarquin, pero tanto el como los gerentes y duenos de las principales empresas del pais, saben que la Inversion y particularmente la Extranjera Directa mas la nacional solo sera posible si en el pais existe confianza, una clara politica nacional de apertura de libre mercado y DE RESPETO A LA PROPIEDAD PRIVADA, un estado donde impere la ley y el orden, la democracia y el Estado de Derecho, todo los factores contribuyentes a la paz y estabilidad nacional. Obviamente esto no es posible con el regimen de ortega. Asimismo el asalto y la depredacion del Tesoro Publico, una Asamblea Nacional con sueldos obscenos, privilegios y prebendas, el endeudamiento galopante en el cual el regimen esta enfrascado y los megasalarios en Ministerios y otros entes publicos en nada contribuyen al fortalecimiento del pais. Y si, el robo descarado de los fondos del INSS para financiar empresas partidarias es lo que pone el peligro la sobrevivencia del INSS, mas el abuso cometido de dar pensiones por razones diferentes a la laboral, que es mas bien una carga general del Estado. Extender el retiro a mas de 60 anos es criminal en un pais tercermundista donde la mediania de vida es mucho menor que los paises desarrollados. Asegurando el clima propicio de Inversion vendra un mayor empleo y con este una mayor poblacion laborante para sustentar a la poblacion en retiro.

2
Jincho Vivo

El problema es que todos los gobiernos han tomado al inss com una caja chica, otra cosa es que ha que revisar si todos los jubilados han sido cotizantes, por que cada gobierno ha beneficiado con jubilación, a sus allegados con un dinero que no es de el, si no de los asegurados, en cuanto a que uno no es viejo a los 60 años, habria que preguntarselo a los patrones, ya que pasando uno de los 40 años ya no le dan trabajo, si no me equivoco en Mexico la jubilación es a los 55 años, para que queremos que nos jubilen cuando ya nos vamos a morir.

1
EMZ

Realmente Don Mundo, como dicen el idiota, es idiota porque piensa que todos los demas son idiotas. Ahora a El Bachi, se le olvido que el mismo es quien desquebrajo el INSS, cuando comenzo a repartir pensiones como gofios en purisima y de tal suerte salieron beneficiados un monton de vagos de oficio que se jubilaron a los 35 0 40 anios, aparte de las malversaciones e inversiones fraudulentes, donaciones, aportes al Partido, etc. El milagro de todo esto es que aun no haya colapsado, pero eso se ve venir desde hace ratos y en ese momento si creo que valdra la pena poner frente a un muro a unos cuantos
responsables de esto.
En cuanto a la hoguera de las ambiciones, pues como se hace con aquellos que van a una vela y quieren ser el muerto. Por ahi andan varios gordos especialistas en esto

Más en: El Pulso de la semana

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor