Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Nueva opción de comida española en Managua

El Mesón Real abrió sus puertas en la capital tras mudarse de León. Al local le falta pulirse

Gonzalo Mas | 25/11/2013

Por su estructura como por su localización, queda demostrado que el Mesón Real es otra vivienda particular reconvertida en restaurante.

La entrada del lugar es un patio a la izquierda del cual están situados los baños. Atravesamos una puerta y llegamos al salón principal donde vemos una barra y aproximadamente unas diez sólidas mesas de madera repartidas por el local.

Hay tres modernos cuadros en tonos rojizos que decoran el local junto a una gran pizarra verde enmarcada también en madera. Sobre ella vienen expuestos los platos sugeridos. Una de las paredes está construida a base de un bonito mosaico beige que queda resaltado por la luz natural que proviene del techo del establecimiento.

Desde algunas partes del local veo el zinc del techo y el suelo de loseta es quizás demasiado funcional: Esto me lleva a la conclusión de que la decoración de este mesón, si bien acertada en general, no acaba de lograr la excelencia.

Cuando llegamos no hay nadie en el restaurante. Como son casi las dos de la tarde, pienso que no va llegar nadie más, pero me equivoco y poco a poco el local se llena. El que por su indumentaria deduzco es el chef (y quizás dueño), viene a saludarnos después de haber sido acompañados a nuestra mesa por el camarero. Nos explica que si bien el restaurante se acaba de mover a Managua, ya existía desde hace aproximadamente tres años en León.

Cada mesa está cubierta por manteles individuales en los que también se muestra el menú. Después de meditarlo me decanto por una paella. La camarera me indica que tardan aproximadamente 45 minutos en prepararla. Hoy estoy algo impaciente  así que cambio mi elección.

Mientras esperamos que nos sirvan, traen una panera con una barra de pan tostado y un cuenco con una ración de una sabrosa sala ali-oli (a base de mayonesa y ajo).

Me ofrecen la carta de vinos que a primera vista parece contar con bastante variedad, pero la de ayer fue una noche "complicada", así que me limito a beber agua con gas. Por los mismos motivos he pedido como primer plato una crema de langosta que, después de esperar un buen rato, me es servida en un pequeño cuenco blanco que descansa sobre un plato de las mismas proporciones.

La textura de mi sopa es ligera y su color rosado.  Viene generosamente acompañada de pedazos  de langosta, papa y maíz.  Me es imposible definir el sabor de la misma. Está muy caliente y tardo bastante en beberla. Quizás por ello, antes de que tenga tiempo de acabarla, me traen más comida: De repente,  me encuentro frente a mi plato principal por un lado, la guarnición (papas al ali oli y verduras) por otro y, por último, la sopa que aún no acabé (la parte superior de la misma se ha solidificado ligeramente formando una capa de grasa: No voy a acabarla.)

Los camareros que forman el servicio son amables, sonrientes y están atentos de nosotros. Pero el hecho de que no hayan esperado a que acabara mi primer plato para servirme el segundo demuestra su posible falta de formación o, quizás, la falta de supervisión por parte de la administración.

De segundo pedí un mero al ajillo.  En un plato blanco ovalado, me sirven una más que aceptable ración de pescado blanco sobre la que derramaron una salsa en tonos blancos y verdes (la salsa al ajillo). Se trata de una original manera de cocinar al ajillo: Normalmente los cocineros se limitan a freír algo de ajo en aceite. Me gusta que los chefs innoven y esta receta  distinta no me parece mal. Sin embargo, la cantidad de aceite usada es excesiva y el pescado no está suficientemente cocinado: Salvo en los casos en los que el pescado está deliberadamente crudo (sushi...), pienso que es importante asegurarse de que éste es cocinado suficiente

Tras liberarnos de los platos en la mesa, el camarero pregunta si vamos a tomar postre y nos sugiere varios platos, flanes mayoritariamente.  Finalmente opto por abstenerme de postre y pido la cuenta. Pago 189.75 córdobas por la Crema de langosta y por el  mero 265.65 (sin contar IVA ni propina).

Al Mesón Real le falta definirse mejor: Este restaurante se vende como español y después de comer en él no entendí qué tiene exactamente de ibérico. La impresión general que me llevo es que es un restaurante que se ha quedado a medias, un lugar al que le falta pulirse. Nos encantará volver y comprobar cómo evolucionó este nuevo restaurante. Les deseo a todos una semana gourmet.

Mesón Real.

Teléfono: 2278-0631

Reservas: Si.

Dirección: Semáforos Club Terraza 1c al norte, 1 c. al este, Villafontana este.

Página web: www.elmesonreal.com

Recomendados: Tapas, Carnes, mariscos

Comentarios

5
Manuel Castillo

En Estelí, Matagalpa y Granada muchos negocios son llamados HOTELES por sus propietarios, y no son mas que casas de habitación medio remodeladas. Este mismo hecho les ha servido de ejemplo para abrir "RESTAURANTES",
deberian mejor llamarles Merendero o Comideria.

4
Gabriella

El Meson Real, el chef, no es realmente Chef, ni es español, en Leon no dio bola. Desde ahi podemos empezar. aqui creen que cuando no tienen trabajo lo mas facil es poner un restaurante, pues no señores, y hacerce llamar chef, cuando nunca estudiaron para eso. Don gustavo Tefel no es Chef , mucho menos español ! Ademas trata muy feo a sus empleados , les quita sus propinas, y no cumple con sus palabra de pago .

3
Luisa

A mi me encanta comer en El Mesón Real, recomiendo muchisimo los camarones con la receta del chef! La paella es super fresca (la hacen en el momento). He ido con varios amigos y siempre que regreso la atencion de Don Gustavo es bien amena.

2
[email protected]

También en la carretera sur se recién abrió un nuevo restaurante , se llama TANTEO en el Km 12.7 carretera sur la comida es muy buena, y los precios son módicos.

1
serrano chepe

la zona es bastante bien, y cerca hay otros restaorans asi como tambien clientela de las oficinas corporativas en la zona (Discovery, Invercasas,BID, Procredit,Claro, etc), por el precio pagado incluido IVA C$ 525 para un ejecutivo no esta mal, mucho menos para un extranjero US$21, asi que tenemos lugares bastante aceptables y muy buenos como para comer bien, aprovechemos los articulos del Maistre Señor Mas, que nos favorece con sus referencias y criticas de los lugares que visita. Bon apetit,das darovia.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor