Confidencial » Política » Leer artículo

Ortega busca cooptar a militares activos valiéndose de reformas Cn

Generales ministros y magistrados

Proyecto establece que militares activos ocuparán cargos civiles. Edwin Castro pide a comisión que también policías puedan ocupar cargos públicos

Octavio Enríquez | 9/11/2013
@cabistan

A la vuelta de unos meses, los generales podrán ser ministros o magistrados del Poder Electoral y Judicial en Nicaragua. El proyecto de reformas a la Constitución además de concentrar más poder en el Ejecutivo propone que los militares activos puedan ocupar cargos en el Estado por el “interés supremo de la nación”.

Inmediatamente el general en retiro Hugo Torres viajó en su memoria hasta la época de Anastasio Somoza, el dictador que él y Ortega ayudaron a derrocar en 1979 junto a miles de nicaragüenses.

Los Somoza crearon todo un entramado de poder a lo largo de años. Se apoderaron de la Guardia Nacional y el partido liberal, se erigieron como un imperio económico familiar, y pusieron en marcha estrategias políticas para garantizar la continuidad en el poder de la familia, a través de pactos políticos con sus adversarios.

Las diferencias con Ortega, que pactó también con el ex presidente liberal Arnoldo Alemán en 2000,  son pocas. El caudillo sandinista ha buscado el control total estableciendo alianzas con grupos de poder, y erigiéndose como un referente económico gracias a la cooperación petrolera enviada por Venezuela y que ha supuesto el ingreso de 2, 500 millones de dólares en ingresos extrapresupuestarios desde 2007, un cofre cuya llave se encuentra en El Carmen.

¿Por qué el Ejército ahora?

Según el general retirado, el mandatario sandinista pretende que el Ejército se identifique con su proyecto partidario, una especie de militarización de la política, la que califica de “peligrosa”.

El antecedente más inmediato del nombramiento de un militar activo ocurrió el 21 de septiembre del año pasado. El Presidente, mediante un decreto ejecutivo, nombró entonces como director de la Unidad de Análisis Financiero al inspector general del Ejército, el mayor general Denis Membreño, el número tres  en el escalafón militar. En el puesto de vicedirector  quedó el comisionado mayor Aldo Sáenz, de la Policía Nacional.

Tanto Membreño como Sáenz continúan activos en la institución bajo la figura de “comisión de servicio”, lo que ahora quedará establecido oficialmente en el artículo 95 de la Constitución.

Castro pide inclusión de policías activos

El jefe de la bancada del Frente Sandinista, Edwin Castro, defendió el miércoles pasado el nombramiento de militares el día en que el Parlamento conoció oficialmente las reformas constitucionales.

Castro dijo en la comisión que los oficiales activos de la Policía también podrían ser funcionarios de gobierno.

Según el diputado opositor Javier Vallejos, Castro hizo la solicitud motivado por un reclamo de la Policía. “Al parecer hubo descontento en la Policía de por qué sólo al Ejército se le iba a permitir. Esta es la primera de las sorpresas”, declaró Vallejos, de la Bancada Democrática Nicaragüense.

Torres describe un proceso de “cooptación” de Ortega hacia las Fuerzas Armadas. “El arsenal político va desde la prebenda, aumentos de salario, las mejoras del presupuesto militar, las gestiones para conseguir repuestos para Fuerza Naval, las lanchas, pasando por las palmadas de espalda, el halago, teniéndole expedientes a algún oficial que haya cometido un desliz;  empleando en instituciones del Estado a muchos familiares de la alta oficialidad y a otros oficiales que han pasado a retiro”, explicó Torres, actualmente en la oposición.

La posibilidad de que los militares activos puedan ser magistrados o jueces del poder judicial ha sido objetada de forma categórica por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Esos intereses políticos

Al especialista en temas de seguridad, Roberto Orozco,  considera que se busca elevar la parada de la relación que Ortega ha sostenido en los últimos años a partir de la ubicación en puestos claves del Estado de 30 militares retirados desde 2007 hasta febrero de este año.

“Si antes buscaba obtener un control subjetivo indirecto de la institución nombrando a militares recién retirados en las instituciones del Estado y Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa, la empresa petrolera venezolana-nicaragüense) ahora quiere obtener un control subjetivo directo nombrando a militares activos”, añade Orozco.

No le extrañaría por lo tanto a Orozco encontrarse con un coronel o un mayor general participando de manifestaciones a favor del partido de gobierno, ondeando banderas partidarias como suele ocurrir con otros funcionarios en las rotondas de Managua. El profesionalismo de la institución estaría comprometido entonces, a partir del ejercicio de dirección estatal  disfrazado del fiel cumplimiento de misiones partidarias.

Lo más delicado de la situación es, sin embargo, un cambio que se plantea sutilmente al artículo 95 de la vieja constitución en que los militares debían obediencia absoluta a la carta magna.

“Es precisamente el (artículo) que se quiere reformar. Este mismo artículo dice que el Ejército está sometido a la autoridad civil que es ejercida por el Presidente, quien es su jefe supremo, pero si éste se sale del cauce constitucional, teóricamente hablando el Ejército puede desobedecer. En otras palabras, el ´verdadero jefe´ del Ejército de Nicaragua es la Constitución Política y por supuesto que esto no debe gustarle a Ortega”, opina Orozco.

Según él, la situación de Nicaragua, con Ortega a la cabeza, se puede resumir en una frase del libro de las “Cicatrices del Viento”, del mexicano Francisco Martín Moreno. “Su personaje principal, el Presidente de un país imaginario denominado Saralagua dice: ´Aquí en Saralagua, Dios y yo estamos al mismo nivel´”.

“Objetivo es fortalecer instituciones”

Filiberto Rodríguez es el presidente de la Comisión de Paz y Gobernación en el Parlamento y uno de los legisladores sandinistas que rubricó el proyecto de reforma que beneficiará al caudillo sandinista y que pondrá en jaque la institucionalidad militar.

Contrario a lo que sostienen los críticos, Rodríguez mira una intención enfocada en aprovechar el talento de los recursos humanos formados en el Ejército. “Obedece a las estrategias del gobierno de fortalecer sus instituciones con gente con experiencia, capacidad y calidad, ¿Por qué no traer a un general, a un coronel, con conocimientos valiosos de defensa nacional, a ocupar un cargo a un ministerio? No tiene razón decir no”, preguntó.

Pero además descalificó a quienes se oponen a las políticas del gobierno, porque están interesados en “caldear” al país. Como referencia de lo útil que pueden ser los militares citó el caso del general en retiro Omar Halleslevens, actual vicepresidente de la República y hasta hace un período máximo jefe de las fuerzas armadas.

Pese a las críticas realizadas por la contratación de ex militares, que varios expertos hicieron meses atrás, Rodríguez dice que hasta ahora que se hace constitucional se les está cuestionando.

“Alguien te puede decir que queremos militarizar al país, pero nosotros decimos lo contrario. Para atraer a los militares activos juega un papel importante la edad, cuando te retirás sos viejo, ¿por qué antes no habían dicho nada de los ex militares que están ocupando cargos?”, preguntó.

 

Comentarios

6
Moncho

Pero si a los exmilitares del eps les niega la pension de retiro a la que tienen derecho por haber defendido al gobierno y la revolucion 10 o mas años, no les da ni un peso a estos pobres diablos y a estos les ofrece trabajo en la vida civil, que barbaros, son lo mas salvaje que hemos visto, como si no hubieran suficientes profesionales y del partido para que ocupe un cargo civil, definitivamente aqui mi comandante la esta cagando, porque no es lo mismo tener una mente militar que una civil al frente de un cargo civil, ademas la constitucion actual exige que deben renunciar a su cargo determinado tiempo y es lo correcto!

5
la chila loca

Nada es casualidad en este país. Que los primeros consultados sean la Policía y Ejército orteguista, tenía un sólo objetivo: Enseñarles el botín y llevarles un único mensaje "Esto podemos compartirlo, si ustedes me apoyan", y lógicamente ambos grupos de mal vivientes respondieron lo que el "hombre" quería escuchar "El ejército y la policía política apoyamos totalmente las reformas constitucionales". Para que la población se mantuviera ocupada inventamos la tarjeta TUC, sabiendo que el verdadero pueblo trabajador vive "coyol quebrado, coyol comido", entonces estaría más preocupado por la comida diaria, y de paso el "hombre" se gana unos milloncitos. Los candados de la Alcaldía,, otro robo que mantendría alejada la atención de la gente en problemas más importantes. El dengue, no creo que haya sido providencial, aquí hay mano pachona, por eso existe la guerra biológica.

4
Un sutiaveño

No estoy de acuerdo. No se puede mezclar lo militar con lo político. Tratan de institucionalizar el fraude y fortalecer la dictadura que ya tienen.

3
ALEX

¿Tantos generales tienen Nicragua en estos momentos? pareciera que estamos en guerra con ese ejercito de personas, pareciera que hay mas Chamanes que indios. A proposito, ¿en que quedo lo del Elicoptero derribado en el Papalonal? ¿fue pasada de cuenta o accidente? ¿sera otro caso que queda en la impunidad?

2
Pichirilo El Sepulturero

Que ironia, o que coincidencias,de la vida combatieron a la dictadura de Somoza para desmantelar un sistema al cual ellos ahora acceden, por obra y gracia del Buitre del Carmen el cual lo unico que sabe hacer es re-montar el sitema caduco de Somoza por uno de nuevo estilo pero que al final igual que el Somocistmo ira a parar al basurero de la historia.
Los nuevos generales del EPS sustituyendo a los generales Somocistas, Noguera, Bodan, "El tigre Medina", Samuel Genie, Porras, Nicolas Valle Salinas, Napoleon Suazo, Aquiles Aranda, Gonzalo Everst etc, etc.-El quitate tu pa ponerme yo, que VERGUENZA.
No les ha bastado irse a vivir a las casas de los Somocistas, los que fueron sus verdugos si no que ahora van asumir los mismos puestos, el hambre es corta pero la ambicion es infinita.
Despues de todo hubo mas dignidad en algunos elementos de la GN que prefirieron renunciar o rebelarse a los Somoza que aceptar la sumision a ellos todo a cambio de unas cuantas monedas.
Judas ya veran como "El Buitre del Carmen" despues los manda a horcar.

1
Carlos Eduardo

Estamos a las puertas de una dictadura militar. La "oposición" es la culpable de esto por que nunca movilizo al pueblo para protestar contra Ortega. Han sido acomodados y zancudos. No hay liderazgo real solamente personas que cuidad sus propios intereses económicos. Pobre Nicaragua..

Notas relacionadas

Más en: La contrarreforma de Ortega

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor