Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Propietario de restaurante en San Juan del Sur abre local en Managua

Don Maurizio: La próxima vez pediré pizza

Bonita pero irregular pizzería y restaurante italiano en la capital

Gonzalo Mas | 21/10/2013

Sábado por la noche. Había pensado cenar (y describir) un restaurante que hace poco tiempo abrió sus puertas en Managua, pero al llegar a él compruebo decepcionado que sus puertas están cerradas. Entonces nos preguntamos adónde ir y me acuerdo del nuevo restaurante D. Maurizio. Ya conocía las pizzas de este cocinero italiano, ya que él regenta un establecimiento en San Juan del Sur. Con curiosidad me pregunto cómo será su nuevo local de Managua y, sin más, me dirijo a él.

El establecimiento está situado en una de las zonas de la capital que más me gustan. Claramente es una vivienda familiar reconvertida en restaurante. Nada más llegar a él, me encuentro con media docena de mesas de madera repartidas en un patio elegantemente decorado. El establecimiento es un poco laberíntico ya que está compuesto por varias salas (algunas con aire acondicionado, otras sin él) a las que se accede mediante distintos pasillos: debido a su tendenciosa decoración (poster gigante del Ponte Vecchio de Florencia incluido), “perderse” en ellos resulta todo un placer…

El baño, en armonía con el resto del local, está bien decorado, cuidado y limpio. Es pequeño: solo cabe una persona, así que debo esperar por fuera a que se libere.

De vuelta a mi mesa observo sus mantelitos individuales publicitarios de papel. Pienso que un lugar que ha hecho una inversión como ésta en decoración debería tal vez hacer un esfuerzo adicional en su ropa de mesa.

Echo un vistazo al menú. Es de plástico y en él queda latente que D. Mauricio es una pizzería: Si bien hay pescados y algo de carne, son las pizzas las que abundan en el menú. Tal vez por llevar la contraria, decido pedir espaguetis y, de entrada, una focaccia.

Pido una copa de vino tinto. A pesar de pedir aclaraciones al camarero, éste no supo indicarme exactamente de qué vino se trata. El caldo no está nada mal, bien servido en una copa ancha y a una temperatura (¡por fin!) correcta. A mis acompañantes les son servidas sus bebidas casi inmediatamente después de que las solicitaran. A mí me sirven el vino cuando casi hemos acabado con la entrada.

La focaccia no es la mejor que he comido en Managua: La masa es algo pastosa; la hubiera preferido más crujiente. La encuentro un poco insípida. Un poco más de sal gorda, algo más de aceite y especias no hubiera estado de más…

La pasta con almejas que pedí me es servida en un plato ovalado blanco. El cocinero ha sido muy generoso en la cantidad de almejas. Me sorprende que el plato lleve tomate ya que los espaguetis con almejas que hasta ahora comí, nunca lo llevaban… pero lo cierto es que la combinación de la pasta, el tomate y vino blanco casa bien. Si tuviera que hacerle algún reproche, mencionaría que la presentación del plato es mejorable y que las almejas no han sido suficientemente aclaradas y tienen algo de arena. Una pena porque su sabor está muy conseguido y los espaguetis están en su punto perfecto de cocción.

De postre compartimos un tiramisú. Es servido en un vistosa copa trasparente colocada sobre un pequeño plato blanco. Su base está compuesta por un bizcocho borracho sobre el que colocaron una abundante capa de mascarpone algo grumosa.

El camarero que nos ha atendido no ha sido todo lo amigable que cabría esperar (ha sido imposible arrancarle una sonrisa). Es cierto que esta noche hay mucho trabajo en el establecimiento y que ha estado muy ocupado, pero un poco más de simpatía por su parte no hubiera estado de más.

Pago aproximadamente 25 dólares. Hay bastante gente esta noche en este restaurante. Miro con detenimiento y compruebo que en casi todas las mesas pidieron pizzas. Seguro que son buenas, pienso.  Ya sé lo que pediré la próxima vez.

-----------------------------

Bebidas alcohólicas:    8

Ambiente:                   9.5

Baños:                        8.5

Servicio:                     6.5

Postres:                     6.5

Comida:                     6.5

Horario: De Lunes a Domingo, de 12 de la mañana hasta 10 de la noche. (Viernes y sábado hasta las 12)

Teléfono: 22939912

Reservas: Solo por teléfono.

Dirección: Frente al restaurante la Marsellesa, contiguo a la casa del pan.

Recomendado: Pasta (marinera, con langosta) y pizza.

[email protected]

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor