Confidencial » Economía » Leer artículo

Protestan lanzando zapatos contra la Asamblea Nacional

Mujeres exigen ser incluidas en el Seguro

Piden cotizar por el aporte que dan a la economía con su trabajo. Sólo los diputados del MRS atendieron a las manifestantes. "Soy ama de casa, toda mi juventud trabajé en eso y nunca me dieron seguro social", se lamenta una mujer

Wilfredo Miranda Aburto |Fotos de Carlos Herrera | 15/10/2013
@PiruloAr

Cientos de zapatos desgatados y rotos fueron arrojados este martes dentro de la Asamblea Nacional, en Managua, por un nutrido grupo de mujeres que reclaman su inclusión en el sistema de seguridad social, que está a las puertas de una reforma administrativa, y que hasta hoy obvia sus derechos, declararon las manifestantes.

Entre música, consignas y payasos en zancos, la empleada doméstica, Mercedes Dávila de 52 años, lanzó su respectivo calzado para unirse al lema de la protesta: “Basta ya de zapatos rotos, seguridad social para las mujeres”.

“Soy ama de casa, toda mi juventud trabajé como doméstica y nunca me dieron seguro social. A la familia que yo le trabajé no le puedo ir a reclamar. Yo creo que nosotros las empleadas tenemos derecho a tener un seguro social”, afirmó Dávila, originaria de El Viejo, Chinandega.

Desde unos parlantes situados en una camioneta, una voz explicaba que “los zapatos rotos simbolizan el rol antagónico de las mujeres en Nicaragua y su aporte al Producto Interno Bruto, que son resultado del caminar en las diferentes labores que realizamos”.

Dávila, madre de dos muchachas, una de ellas parapléjica, asentía mientras escuchaba el por qué de la protesta, aunque ella no tendrá derecho a ninguna pensión. Más bien ahora está desempleada y su marido fontanero, cuando tiene trabajo, es el responsable de la manutención del hogar. “Nunca he cotizado, pero por eso vengo a respaldar”,  dijo la mujer.

Haydée Castillo, del Movimiento Amplio de Mujeres y Feministas de Nicaragua, dijo que como Dávila, el 80% de la Población Económicamente Activa (PEA), cuya mayoría son mujeres, no forma parte del sistema de seguridad social.

“No se puede hacer una reforma administrativa que lo que hace es maquillar el problema. Debe haber una reforma profunda a la seguridad social que implique mejorar la economía, porque no podemos vivir reproduciendo empleo informal, de mala calidad, un empleo que las mismas mujeres nos creamos y los gobiernos se llenan la boca diciendo que están creando más empleos”, dijo Castillo.

La reforma administrativa planteada por el gobierno del comandante Daniel Ortega para salvar el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) ante su crisis, únicamente se ha concertado con el sector empresarial del país, quienes se han declarado “entusiasmados” con ésta.

Pero las mujeres señalan que esta propuesta no toca aspectos primordiales como reducir los gastos administrativos del instituto, que han excedido el 6% establecido y subir la cuota de la patronal y los trabajadores. 

“La seguridad social no puede resolverse por la vía administrativa, esto agudizaría la insostenibilidad del INSS y de todo el sistema de seguridad. Exigimos además, como ciudadanas, el derecho constitucional de ser consultadas e informadas. El diálogo sobre la seguridad social no debe plantearse únicamente a cúpulas empresariales”, sostuvieron los distintos organismos que organizaron el plantón.

Es por eso que la protesta de los zapatos rotos se realizó en la Asamblea Nacional y no ante el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) o la casa presidencial. Las mujeres quieren que la reforma a la seguridad social la discutan los diputados, pese a que el orteguismo probablemente la apruebe tal como está al ser mayoría en el hemiciclo.

“Nosotros tenemos que respetar lo que la Constitución dice, y las leyes se hacen y se reforman en el Parlamento. Que haya poderes facticos, nosotros mal haríamos en alguna manera en andar dándole valor a esos poderes, y conste que no estamos en contra de la empresa privada, pero así como ganan que aporten”, enfatizó Castillo.

Maryuri Rodríguez, jurista del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), agregó que la demanda de las mujeres también incluye el reconocimiento de períodos cotizados en pre y post natal; ampliación de cobertura; pensión universal no contributiva, para trabajadoras domésticas no remuneradas; protección para quienes enfrentan violencia y acceso a la recreación como derecho humano básico.

Los únicos diputados que salieron a recibir el plantón de las mujeres fueron Víctor Hugo Tinoco y Edipcia Dubón, del Movimiento Renovador Sandinista (MRS). Dubón aseguró que “se comprometen a incorporar” las sugerencias de las mujeres en la iniciativa de ley.

La legisladora del MRS agregó que ellos quieren que la reforma se lleve a cabo en el Parlamento. “Es más visible para la ciudadanía qué es lo que se va aprobar, quiénes son los responsables. En cambio, si se hace por la vía administrativa es soterrado y la ciudadanía no tendrá información adecuada de lo que se está transformando, y las ilegalidades que se pueden cometer”, dijo.

Buena parte de las mujeres que asistieron a la protesta eran mujeres del campo. María Cortez Bravo, miembro del Foro de Mujeres para la Integración Centroamericana y el Caribe (FMICA), afirmó que la mujer rural siempre ha estado ausente en la seguridad social. Esas mujeres campesinas, de piel tostada por el sol, también arrojaron zapatos contra el Parlamento y después bailaron, aprovechando que hoy, 15 de octubre, se celebra el día internacional de la Mujer Rural.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor