Confidencial » Blog » Leer artículo

El 'Coronista'

Someterse a la ley de dios

No sólo las mujeres se deben sentir aplastadas por la reforma a la Ley 779. Toda la sociedad ha perdido este miércoles. Nuestro Estado laico. Nuestra justicia civil. El mismo derecho a la vida que se podría ver amenazado

Carlos Salinas Maldonado | 25/9/2013
@CSMaldonado

Desde hace varias semanas en Confidencial hemos dado un amplio seguimiento noticioso a la eventual reforma a la Ley 779, la que castiga la violencia de género, cuya aprobación fue concretada este miércoles por una amplia mayoría parlamentaria. En nuestra cobertura hemos contado historias realmente espeluznantes, de mujeres nicaragüenses que han sido asesinadas o violentamente agredidas por sus parejas. Los datos son duros y reveladores del  comportamiento de una sociedad machista y violenta: hasta agosto, 60 mujeres habían sido asesinadas, 38 fueron ultimadas en sus casas y 21 murieron a manos de su pareja.

Contamos la historia de Massiel, de 28 años, quien fue asesinada por su esposo el pasado 19 de julio, de un disparo que le destrozó el cráneo. Meses antes, Massiel había mediado con su agresor. Otra historia es la de Luzmey, sumida en un martirio por su compañero, que constantemente la golpea, incluso frente a sus pequeños hijos.  El hombre la ha amenazado de muerte, con armas hechizas y navajas. A Luzmey las autoridades la obligaron a mediar.

A pesar de las denuncias hechas por grupos feministas, abogadas, académicos, medios de comunicación y mujeres que han sido víctimas de violencia, las autoridades decidieron reformar la Ley 779, que había sido un gran logro social, para someterla a dogmas religiosos, prejuicios sociales, el machismo cavernario y, por último, las disposiciones políticas del comandante Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, según la más reciente advertencia del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM).

Es una vergüenza. Y una decepción. La violencia contra las mujeres se ha convertido en una verdadera epidemia en el país. Es por eso que organizaciones feministas promovieron la Ley Integral Contra la Violencia Hacia las Mujeres. La ley daba más facultades a las Comisarías de la Mujer, administradas por la Policía Nacional, para actuar con mayor celeridad en la investigación de las denuncias por violencia de género. También se ordenaba la construcción de albergues para las víctimas, la creación de juzgados especiales y establecía penas de hasta 30 años de cárcel para los llamados femicidios (asesinatos de mujeres con violencia extrema).

Las organizaciones de mujeres de Nicaragua se congratularon tras la aprobación parlamentaria, pero la alegría les duró poco: un fuerte cabildeo de un grupo autodefinido como “abogados democráticos”, quienes fueron respaldados por importantes figuras de la Iglesia Católica y sectas evangélicas, pidieron que la ley fuera derogada. El abogado Danilo Martínez, quien comparó la ley con un “holocausto” para los hombres, dijo a los medios nicaragüenses que debería ser suprimida porque “las mujeres están protegidas y han estado protegidas en el Código Penal. No era necesario hacer una ley de este tipo, draconiana”. Según Martínez, la ley responde a intereses radicales que “quieren eliminar al hombre”.

Sus anhelos fueron bien recibidos tanto por el oficialismo como por la oposición. Así, este miércoles, 83 diputados, entre oficialistas y opositores, dieron su visto bueno a la reforma que permite la figura legal de la mediación, abriendo la puerta a lo que grupos de mujeres consideran un nuevo sometimiento ante el poder por parte de un Estado que les da la espalda.

Lo más vergonzoso fueron los argumentos esgrimidos por los diputados durante la discusión parlamentaria. Una discusión mediocre, torpe, ofensiva contra las mujeres, cargada de ignorancia y digna más bien de sectores sometidos a la oscuridad de la ignorancia y no de diputados de los que se espera cierta altura intelectual. La discusión la impuso la religión y la idea machista de que la mujer está hecha solo para la familia, para el cuidado de los hijos y la satisfacción del marido.

Bastan tres intervenciones para hacerse una idea de esta ignominia y del pobre debate y su mediocridad. La diputada del PLI, Corina Leiva, dijo que “había que someterse a las leyes de Dios”. "La mujer viene con un mandato, a bendecir su casa, no a destruirla", dijo. Por su parte, el diputado aliado del FSLN, Brooklyn Rivera, dijo que “luego de tanta matanza (de mujeres) se busca reconciliación. ¿Por qué no se va a poder mediar? Hay que mantener la unidad de la familia”. Y Santiago Aburto se congratuló de esta manera: "celebro esta reforma, porque esta ley es un arma súper poderosa que aprovechan las mujeres inescrupulosas y que ha desbaratado un sinnúmero de familias".

Dios. Machismo. Ignorancia. La religión manipulada. La política respondiendo a dogmas cavernarios. ¿Por qué no? Después de todo, la legislación ya había sido atacada por figuras de la Iglesia como monseñor Abelardo Mata, Obispo de la Diócesis de Estelí, quien dijo que “el nuevo número de la bestia no es el 666, sino el 779”.

¿Qué aguarda ahora a las mujeres? ¿Pueden esperar algo de la Justicia (ironía, representada en la sede de la Corte Suprema por la estatua de una mujer de ojos vendados; encabezada esa Corte Suprema por una mujer) de su país? Las mujeres marcharon, protestaron, gritaron su oposición a la reforma, pero ni diputados (tampoco diputadas), ni magistrados, ni el Gobierno las escuchó. Como única respuesta, recibieron multas impuestas por funcionarios de la Alcaldía de Managua, también controlada por el Frente Sandinista, quienes adujeron que durante una de las protestas varias mujeres aparcaron sus automóviles en lugares prohibidos. Una orden de la misma Alcaldía administrada por una mujer.

Varias mujeres me han dicho, tras la votación parlamentaria de este miércoles, que ya no protestarán más. Pero tampoco se tragarán esta nueva afrenta. No la van a aceptar con los brazos cruzados. Se sienten traicionadas, humilladas, aplastadas por el sistema. Nuevamente. Ni la alerta mundial lanzada por Amnistía Internacional pudo lograr mucho, más allá de denunciar lo que se cocía en los salones parlamentarios. Pero no sólo ellas se deben sentir aplastadas. Toda la sociedad ha perdido este miércoles. Nuestro Estado laico. Nuestra justicia civil. El mismo derecho a la vida que se podría ver amenazado. Sí, todo aplastado por un grupo de políticos que creen que en Nicaragua las discusiones importantes se pueden resolver sometiéndonos “a la ley de dios”, que las leyes que garantizan nuestra integridad pueden ser reglamentadas sometiéndolas a los intereses de un comandante, que la mojigatería y la hipocresía son argumentos suficientes para reformar el sistema legal del país. Pobre justicia. Pobre Nicaragua.

Comentarios

4
Janiel Contreras

La ley 779, ha generado una hecatombe social,política y jurídica en Nicaragua. Los movimientos feministas han hecho un análisis superficial sobre la problemática de la violencia intrafamiliar en Nicaragua, basándose solamente en estadísticas .Desde la fecha que entro en vigencia la ley 779, no se han reducidos los ''femicidios'', . El problema tiene un trasfondo, socio cultural. Con la aprobación de una ley que violenta las garantías Constitucionales mas elementales, no se acabara de raíz con el mal de la violencia de genero.

3
Das Gespenst

Se los diré hasta el cansancio, sino se combate en las raíces el machismo de nada servirán las leyes y para combatir las bases del machismo obligatoriamente hay que combatir sin tregua a la religión en general y la religión cristiana en particular, las que se presumen de feministas y no abren su boca en contra de la religión machista son oportunistas que solo ocupan la causa de la mujer para estarse luciéndose en los medios de comunicación, y las como Sofía Montenegro que hizo causa común y maridaje político publico con el cura Báez 'El Torpe', para estas ni siquiera tengo calificativos. ¿Quiénes impulsaron la penalización del aborto terapéutico? Fueron los curas y los pastores evangélicos ¿Quiénes argumentan que lo que dios une nadie lo puede desatar? Son los curas y los pastores evangélicos. ¿Quiénes argumentan que el hombre es la cabeza de la familia y la mujer debe obedecer? Son los curas y los pastores evangélicos. Si las feministas no agarran el toro por los cuernos, es decir sino combaten la religión de una forma implacable estarán haciendo solo demagogia oportunista, ahí está el reto lo toman o lo dejan ya que se podrán aprobar todas las leyes a favor de la mujer, pero, si no se destierra de la mente del ser humano el germen machista que siembra la religión estaremos dando palos de ciegas y ciegos.

2
Isidro Madrigal

Esta mas que comprobado que estas organizaciones de Mujeres, lo que promueve es el desorden, amo, respeto y le doy el lugar que se merece a la la mujer, que puede ser ser mi madre, mi hermana, mi amiga y la que esta a mi lado mi costilla, mi esposa, la biblia es clara DIOS no ve genero ni sexo el ve CREACION y es perfecta el rol ya esta definido, esta ley esta demas, cuando un hombre mata a una mujer, q lo juzguen y lo echen preso y pague y que se determine como asesinato atroz y 30 años le estaran esperando de carcel. Lo de Secta te equivocas hno. los Evangelicos Son IGLESIA y representa un gran segmento de la poblacion Nicaraguense.

1
Mario

Sabés que te mató? Referirte a los evangélicos como secta, quedas mal, quedás como medio ignorante, y por muy no religioso que seas, tenés que saber de que hablás y a quienes mencionas. Los evangélicos son iglesia.

Descripción

Este blog intenta comentar, en crónica, pequeños hechos de la vida diaria. Aquí cabe de todo, hasta la política.

Acerca del Autor

Estoy irremediablemente enganchado al Periodismo. Bajo aquella premisa de que 'periodista es gente que le dice a la gente lo que pasa a la gente'.

Entradas Antiguas