Confidencial » Opinión » Leer artículo

La reforma a la Ley 779

Un emblema de la dictadura

El régimen autoritario del orteguismo promueve un modelo de familia alejado de cualquier principio de derecho, respeto y moral humana, porque está basado en la doble moral de que los “trapos sucios se lavan en casa”.

Juanita Jiménez Martínez | 23/9/2013

En los años 80 muchas líderes del movimiento de  mujeres fueron sancionadas por el partido del FSLN por el hecho de atreverse a pedir castigo para aquellos que daban malos tratos a sus compañeras de vida. Fue con la llegada del gobierno de Violeta Barrios de Chamorro, el proceso de pacificación y la construcción del sistema democrático, que se dieron las condiciones para que las iniciativas promovidas por el movimiento de mujeres, en particular en contra de la violencia, encontraran receptividad.

Primero se dio apertura a las primeras comisarías de la mujer (1992),  luego se facilitaron las reformas al código penal para  sancionar de  mejor manera todos los delitos sexuales. Con la firma y ratificación de la Convención para prevenir, erradicar y sancionar la violencia contra las mujeres (Belém do Pará), se promovieron y aprobaron las reformas y adiciones al código penal conocida como la Ley 230 (1996) que estableció sanciones a  la violencia intrafamiliar, el reconocimiento del  daño psicológico y promulgó las primeras medidas de protección a víctimas de violencia.

Los gobiernos posteriores si bien asumieron posiciones conservadoras, ni en sus peores controversias con el movimiento de mujeres por temas duros como el aborto, nunca se desmarcaron del proceso de  democratización, lo que permitió al movimiento hacer incidencia política, participar en instancias interinstitucionales e intersectoriales y sostener un diálogo directo con el Estado. Ello permitió seguir avanzando en  la agenda de las mujeres y particularmente, en la lucha contra la violencia.

Asimismo, se facilitó la gestión de la cooperación internacional para fortalecer  la ruta  de atención para el acceso a la justicia para las mujeres.  Se produjeron avances importantes como la institucionalización de planes, mecanismos de dialogo interinstitucional (Comisión Nacional de Lucha contra la Violencia, Consejo de la Mujer), protocolos y normativas principalmente en salud y justicia. Este  proceso culminó con el gobierno de Enrique Bolaños que dejó aprobado un Programa Nacional de atención y prevención de la violencia  basada en género y que se insertaba como parte de los ejes estratégicos en el Plan Nacional de Desarrollo Humano.

A partir del año 2007, con la llegada al poder de Daniel Ortega Saavedra, comenzó un acelerado proceso de instalación de un régimen autoritario que en menos de seis años ha hecho colapsar el sistema democrático y convertido las instituciones públicas en instrumentos al servicio de la impunidad, la corrupción y represión de la ciudadanía que lucha por sus derechos.

En el 2011 ante la iniciativa de ley contra la violencia encabezada por el Movimiento de Mujeres María  Elena Cuadra,  el régimen presentó otra iniciativa por medio de la Corte Suprema de Justicia a fin de restar protagonismo al movimiento y manipular la demanda estratégica de las mujeres con fines electoreros. Sin embargo, la Comisión de Justicia liderada por diputados opositores, juntaron ambas iniciativas y lograron un dictamen de mayoría.

La Ley fue aprobada por unanimidad en Febrero del 2012, después de las cuestionadas elecciones donde el FSLN se adjudicó de manera fraudulenta la mayoría de los escaños del parlamento.  Posiblemente apostaron a que la ley serviría a sus propósitos de limpieza de imagen, considerando que internacionalmente este gobierno ha sido señalado por los organismos más prestigiosos de derechos humanos por persecución política a mujeres defensoras de los derechos humanos y violador de los derechos constitucionales.

El  movimiento de mujeres asumió la Ley 779 como el resultado de más de tres décadas de lucha, reivindicó su autoría  y se dispuso a demandar la implementación adecuada de la misma. Así,  exigió presupuesto, divulgó los alcances de la misma,  siguió denunciando  los atropellos que viven las mujeres en la búsqueda de justicia agudizados  por la partidización, la corrupción, el tráfico de influencia y la escalada de impunidad en el país.

Esta Ley al reconocer derechos a las mujeres y sancionar a los agresores resignificó el valor y la condición de ciudadanía de más de la mitad de población y lógicamente representa una  amenaza real a un régimen dictatorial instaurado sobre la base de la cultura del abuso y la violencia. De  ahí que tanto el recurso de inconstitucionalidad contra la ley 779 como las reformas a aprobarse en la Asamblea, sean parte de una estrategia del régimen para anularla.

El régimen autoritario del orteguismo promueve un modelo de familia alejado de cualquier principio de derecho, respeto y moral humana, porque está basado en la doble moral de que los “trapos sucios se lavan en casa”, donde el perdón significa impunidad y la reconciliación es la renuncia explícita a tener derechos. Este modelo es lo que inspira la reforma de la ley 779, que no solo elimina la prohibición de la cuestionada mediación en delitos de violencia sino que agrega un artículo donde manda a reglamentar la ley, facultad que corresponde solo al ejecutivo, que ya se sabe cómo opera.

Es de esperar que tal reglamentación servirá para la legalización y reforzamiento de su régimen de facto, imponer sus estructuras paralelas y sus enfoques distorsionados de la familia,  del amor y la justicia. Todo ello con el fin de cumplir con su verdadero propósito: destruir los fines y objetivos de  la Ley como instrumento de cambio de  la violencia machista.

La jugada del régimen ha sido casi perfecta y pretende quedar exento de responsabilidad de semejante retroceso jurídico, llegando incluso a sumar a sus propósitos a un significativo grupo de críticos del régimen, incluyendo a algunos representantes de la oposición en la Asamblea.  Es claro que en estos meses nos han tenido entretenidos en este debate como cortina de humo contra la atroz concesión canalera, los atropellos de la policía, los alzados en armas,  los abusos cometidos con los jóvenes de OcupaInss, del avance de la corrupción, del narcotráfico, la arbitrariedad del negocio de Mpeso.  En fin quieren hacernos olvidar de que la república la siguen haciendo trizas.

En conclusión queda claro, al menos para personas como yo que he invertido más de la mitad de mi vida luchando contra la violencia y aportando a la construcción  de una democracia donde se incluya a las mujeres, que nunca, ningún régimen autoritario como el orteguismo, podrá aceptar leyes  o iniciativas encaminadas al progreso y desarrollo de nuestros derechos.  La única opción que nos queda es continuar apostando a la reconstrucción de la república, donde las mujeres podamos vivir libres de cualquier tipo de violencia.

---

*La autora es abogada,  feminista y dirigente del  Movimiento Autónomo de Mujeres

Comentarios

8
juan carlos

Lo que es bueno para el ganso es bueno para la gansa, creo que estas mujeres (femenistas) pro ley 779, tambien deberían estar en contra del aborto, Osea un mujer conoce a un hombre Y LO ELIGE COMO PAREJA y este despues le da mala vida y la golpea, tiene que ir preso y una mujer que aborta y se ensaña con un niño (no nato) QUE NO LA ELIGIO COMO MADRE, segun estas feministas las mujeres tienen derecho a matar a un niño y no ir a la carcer, deberian ponele 20 años a un hombre que abusa y 40 años a una mujer que mata.

7
Para Jose Garcia

JAJAJAAA... Que divertido ver o mejor dicho leer lo q dice el mentado Jose, cuando habla de llegar tarde a la reparticion de decencia. El pobre hombre y su clan no llegaron tarde a la reparticion de decencia ni a ninguna otra q los/as pueda dignificar, porq cencillamente nunca llegaron ni tampoco se dieron cuenta de dicha reparticion. Simplemente la menciona porq le gusto la palabra pero no tiene no la remota idea del significado incluyendo a la articulista & Cia. El editor de este medio por no decir C. Fernando adonde dejaron la tan cacareada LIBERTAD DE EXPRESION, ya q Uds. son CAMPIONES A CENSURAR?

6
Madre de 2 hijas y 1 hijo

La ley 779 no debió nunca reformarse y peor aún ahora le incorporaron un artículo para que el ejecutivo la reglamente; esto no se vale, es hacer politiquería barata de un problema sensible para las mujeres. El Frente ha perdido desde ya, una gran oportunidad de reinvidincarse ante miles de mujeres y hombres que rechazamos la violencia hacia las mujeres.

5
Das Gespenst

Estimado, respetable y decente José García, reciba su excelentísima y honorabilísima persona un gran saludo.
Le quiero comunicar que usted tiene la dicha de haberse ganado el derecho de pertenecer a mi club de admiradores, por lo cual le doy la bienvenida, le aclaro que no cualquiera pertenece a mi club, pues en él solo entran personas inteligentes y destacadas como usted, , puede pasar por donde mi ahijado Pichirilo el sepultado quien le explicara los reglamentos y los privilegios que adquiere al ser miembro de mi club, a la vez que le entregara una camiseta con una fotografía mía impresa en el frente para que la luzca muy orgulloso en su barrio, también le dejo saber que no tiene derecho a repuestas individuales sino a repuestas colectivas y que los 19 de Julio le daré palabras de ánimo por lo repulsivo y traumático que le resulta dicha celebración.
Sin más y deseándole un buen día.
De su maestro con cariño.
Das Gespenst.

4
Sofía Talavera

Antes que leyes, la educación de los hombres y mujeres está en la familia en el hogar, es un trabajo interno, que si le das buena educación a tus hijos e hijas, no van a caer en este tipo de relaciones masoquistas e insanas. Mi madre no necesito nunguna ley en los 60 para separarse de mi padre, no necesitó ir a ningun juzgado, la decisión la tomó ella y nadie más. Se debería hacer un analísis más a fondo porqué las mujeres ahora le tienen miedo a los hombres maltratadores, antes no era así. Igual pasa en España a diario matan a una mujer, y las leyes las han cambiado, etc. Por eso insisto depende de cómo te educaron en tu hogar.

3
Leonel A. Marin Mc Ewan

En la decada perdida, la guerra dividio a la familia nicaraguense por culpa del orteguismo. Por otro lado la crisis de la deuda interna y externa de Nicaragua ha producido serias tensiones sociales, polarizacion politica y una erosion general de la fe en la capacidad de los poderes publicos partidizados. En Nicaragua se vive el capitalismo salvaje que con tanta sabiduria el Papa Juan Pablo II lo anuncio, es decir, el amarre entre el neosomocismo y neosandinismo. Se deberia crear un fondo contra la pobreza a base de la reduccion de megasalarios, viaticos, estipendios,, prebendas, camionetonas asignadas y gasolina a magistrados, contralores, ministros y diputados.

2
jose garcia

Este tal Das Gespenst, q nombre mas feo. Lo interesante es que leiste todo el articulo y te molesta porque no sos capaz de redactar ni tus propias ideas menos de llegar a escribir un articulo. Lo minimo que se necesita para escribir un articulo es decencia, lo cual a simple vista llegaste tarde a la reparticion.

1
Das Gespenst

Resumiendo las reivindicaciones de género se apartan a un lado para dar cabida al antichamukismo militante, por mucho que la escritora del articulo quiera presentarse como feminista, al final el feminismo solo es el medio que utiliza para hacer su antichamukismo, en otras palabras el fin justifica los medios, es triste observar cómo se desgastan las opositoras y opositores del chamukismo sin poder encontrar el camino para que la gente vote por sus propuestas, yo se que es difícil tratar de convencer a alguien que los chamukos no son nuestros representantes, que los chamukos no representan los intereses de nosotros los trabajadores, que los chamukos dan las migajas para mediatizar las luchas de los sectores proletarios, que han creado la ilusión que con los programas sociales resolverán los problemas lo cual es mentira, pero la gente no reacciona, los chamukos son superiores en cuanto a convencer a la pobretería que ellos están en lo correcto, que los demás somos puros cuentos de camino. La gente sabe, que en los gobiernos que para esta articulista fueron lo último que pario la chancha, para la mayoría de la gente fueron de desdicha y miseria que no quieren recordar, y es ahí en donde la ilusión chamuka penetra y convence y los inteligentes opositores no tienen repuesta para esto, y mejor prefieren creer su cuento de que son mejores… pero sin resultados.

Más en: Reforma a Ley 779

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor