Confidencial » Blog » Leer artículo

Café humeante

El marinero que entiende el alma

El éxito de la buena literatura es que entiende el alma, y el marinero, Álvaro Mutis, eso lo cumplió con creces

Octavio Enríquez | 23/9/2013
@cabistan

Nuevamente tropiezo con una piedra al cargar un diario en mi computadora esta mañana de cielo triste. Álvaro Mutis ha muerto, pero me lega un gran amigo: Maqroll El Gaviero.

Hace ya meses, que parecen siglos, entregué el libro en manos de mi compadre Juan Carlos Bow, cuando partió irremediablemente a Madrid a cumplir un sueño: hacer el máster de periodismo de la escuela más prestigiosa que hemos conocido, la del diario El País.

Le hice, antes de su partida, la mejor de las recomendaciones: “Tienes ahí—le señalé el grueso volumen azul— uno de los mejores libros que he leído en mi vida”.

Lo saqué del librero como quien extrae el mejor de los secretos entre tantas historias que me han seducido a lo largo de años, y él, que no podía ser menos, dado el cariño que nos tenemos, me entregó a cambio otra perla que él leyó con voracidad en los años que vivió en Estados Unidos: Papá Goriot, tan bueno como los vinos que, cuanto más años pasan, son más amables con el paladar.

El intercambio de estos tesoros ocurrió cuando Juan Carlos pasó unos días en Nicaragua, adonde vino, entre otras cosas, para que bautizáramos a Matías, mi hijo menor.

La anécdota se me vino a la cabeza ahora que los diarios replican la muerte del gran escritor colombiano. Porque eso es para mí: una réplica; un reclamo a la vida por llevarse a este gran contador de historias, cuyo alter ego, Maqroll, le encontraba tan parecido con mi vida, tan parecido con la vida de Juan Carlos, que se lo entregué para que buscase cómo leerlo, para que busque también como escribir sus andanzas, porque si no se anima a hacerlo, ahí tiene la autobiografía por adelantado.

Hoy conversaba con Gloria Picón, mi esposa, los detalles de cómo el texto llegó a mis manos y ella hace parte central de esta parte de la vida de Maqroll con nosotros.

Porque los libros cuentan más que la historia que plantea el autor, lo acompañan a uno, uno escribe sobre sus páginas, le dan un beso en la mañana antes del café y las tostadas. Y fue así: Un día ella me vio posándome sobre los libros que había en Literato, una de las librerías más grandes de Managua. Y ahí, con una cara de bobo, tomé el libro de Mutis-- La Glo me lo regaló--, una edición especial que Alfaguara hizo para reunir las aventuras de Maqroll, un hombre que será recordado en la historia de la literatura como pocos aventureros.  

En esas páginas memoriosas de aventureros, se puede encontrar uno con el caballero que luchaba contra los Molinos de Viento. Con Marco Polo. Ahí alcanza  el relato de Mr. Fogg y su viaje con frialdad inglesa alrededor del mundo en 80 días, las aventuras que siguen cultivando lectores.

No me cabe duda que los sentimientos que me embargan al leerlo, serán los mismos de quienes se asomen a las páginas de “El Gaviero”. El éxito de la buena literatura es que entiende el alma, y el marinero eso lo cumplió con creces.

Comentarios

1
El hombre predecible

Cabistán, Cabistán... sos un buen periodista pero te has vuelto un hombre predecible. Entiendo el amor a tu familia, la emoción de ser padre y todo lo demás (esposa e hijos, y ahora compadre incluido), pero, PERO, ¿por qué nos queres meter a tu familia hasta en la sopa? O sea, acaso no tenes otros hilos conductores más que esos? No es que sea malo, sino que cansa, estimado.

Descripción

Las buenas pláticas, las que se cocinan en casa, siempre van acompañadas con una taza de ese invento maravilloso para el paladar. En esta columna alcanza de todo: vida cotidiana »

Acerca del Autor

Periodista. Soñador empedernido. Amante de las investigaciones. Premio Ortega y Gasset 2011. Y papá 24 horas.

Entradas Antiguas