Confidencial » Política » Leer artículo

CIJ acepta nueva demanda para definir fronteras en el Caribe

Segundo 'round' con Colombia

Santos, amenazante, dice que defenderá “con toda vehemencia” la plataforma continental. Expertos colombianos apoyan la versión de “inaplicabilidad” del fallo de la CIJ y buscan apoyo internacional. Herdocia denuncia una “alianza política” contra Nicaragua

Octavio Enríquez | 20/9/2013
@cabistan

Desde una fragata militar en el mar Caribe, el presidente colombiano Juan Manuel Santos con tono amenazante dijo que defendería con "con toda la vehemencia, con toda la contundencia" la plataforma continental que Nicaragua reclamó en una nueva petición el 16 de septiembre, y que va más allá de las 200 millas náuticas adjudicadas en noviembre por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), once años después de que entablaron la demanda contra el país sudamericano.

El gobierno colombiano manejó en un extraño limbo el fallo tras consultas con expertos que fueron convocados en diciembre de 2012. Por un lado, la canciller María Ángela Holguín dijo que aceptaban la sentencia, pero por otro Santos la declaró “inaplicable”.

"Consideramos esta demanda como una demanda improcedente, como una demanda infundada, como una demanda inamistosa, como una demanda temeraria, una demanda sin ninguna posibilidad de éxito", dijo exaltado Santos  sobre la nueva petición en declaraciones que, ofrecidas en una fragata militar recorriendo el caribe, resonaron para el ex canciller nicaragüense Norman Caldera (2002-06) como una “¡payasada electorera peligrosa!”.

En Colombia este año se elige Presidente y Santos tenía en septiembre un índice de aprobación del 35%, según la agencia de noticias AP.

La sentencia se vuelve entonces un tema crucial. El sabor amargo que provocó el fallo judicial en los ciudadanos de ese país fue expresado por el Obispo de San Andrés y Providencia, quien pidió públicamente que se aceptara la sentencia y llamó a un entendimiento entre los países.

Pero expertos colombianos consultados por Confidencial avalan la posición de Santos y explican que su actuación se corresponde con la política interna.

Luis Ricardo Paredes, experto en derecho de pesca internacional, fue uno de los convocados por la Presidencia de Colombia en diciembre. “En Colombia lamentablemente no tenemos suficiente conocimiento de Nicaragua, de su historia antigua y reciente”, confiesa por teléfono Paredes, quien asegura que entender el fallo de La Haya es “difícil”.

Las justificaciones de Colombia

Paredes añadió que la “inaplicabilidad” asumida por Santos se puede entender desde el marco de legalidad interna de su país, que es vista en Nicaragua más bien como un irrespeto al derecho internacional.

“Probablemente para ustedes y para otros no tendría mucho sentido, pero uno como colombiano si lo entiende, porque él tiene que cuidarse, en proteger sus fueros y sus limitaciones constitucionales. Él no podría decir yo acato o no acato el fallo, porque es posible que incurriera en una responsabilidad política que le cobran en el Congreso”, sostuvo el especialista.

Según Paredes, que considera que los fallos judiciales deben cumplirse, la Constitución de Colombia establece solo dos formas de modificar los límites territoriales, un cumplimiento interno de la carta magna que en el caso del mandatario es su primer deber.

“Uno debe cumplir con los fallos de las cortes que uno voluntariamente se sumó. No quiero entrar en una controversia sobre este punto, pero he leído varias veces el fallo, y no soy el único, y encontramos inconsistencias, cosas no resueltas, cabos sueltos. Fue una decisión difícil para la Corte”, matizó el jurista.

Paredes dijo que los “san andresanos”  sienten como si les hubiesen apuntado “una pierna, un brazo” y reclamó que la CIJ no hubiese decidido lo que era el Archipiélago de San Andrés y Providencia, porque “si lo hubiera hecho, no hubiera podido enclavar a Quitasueño y Serrana”.

Paredes dijo que la lectura en Colombia es “distinta” a la opinión extendida en Nicaragua de que su país ha buscado cómo justificarse para no cumplir con la sentencia de La Haya.

“Yo entiendo sus perspectiva y su inquietud, por eso le decía que hay que tomar en cuenta estas tradiciones e idiosincrasias culturales, políticas y jurídicas en Colombia. Que diga el Presidente de la República que el fallo es inaplicable no es en sí un desaire y un desacato y una forma de irrespetar a Nicaragua”, agregó Paredes que describió la actitud de Santos, en el buque armado, como “un acto mediático”.

El especialista destacó más bien la presencia de la Armada Rusa en una reciente visita a Nicaragua, “que aquí ha despertado cierto temor, cierta preocupación, las declaraciones del capitán fueron más preocupantes que las del presidente Santos, yo lo veo como intrascendente”.

Otro experto: Ortega oculta problemas

El profesor de derecho internacional de la Universidad del Rosario, Ricardo Abello, que respalda también la decisión de inaplicabilidad del fallo, lamentó que la política esté participando  en este tema tanto del lado de Santos como de Ortega.

 “Es muy difícil manejar dos discursos: uno para la política interna y el derecho internacional. Es parte de quienes pretenden ganar votos lanzando acusaciones con relación al proceso, como en Nicaragua también en el hecho de querer ocultar problemáticas internas saliendo a hacer público de forma política el tema del proceso con Colombia”, criticó Abello.

Abello cuestionó a la CIJ diciendo que se equivocó al dejar los dos enclaves y al no “tener en cuenta una línea que une las islas para tener  la costa pertinente”.

“Sin embargo el fallo salió en el sentido pertinente que debe ser aceptado por Colombia. En la medida en que hay una serie de dificultades, en la medida en que hay derechos que se sobreponen en unas mismas aguas, eso, una zona económica exclusiva nicaragüense como una zona contigua colombiana, hay derechos históricos a nivel de los pescadores, está en  Sea Flower que debe ser cuidado por la comunidad internacional en general”, justificó.

El catedrático se pronunció a favor de un diálogo entre ambos países, sin embargo cuestionó la nueva demanda de Nicaragua, la que considera no tiene asidero.

 

Nicaragua pide “rumbo fijo” a la CIJ

*Herdocia explica la posición del país y campaña de Panamá, Colombia y Costa Rica

El domingo 16 de septiembre pasado, la oficina de prensa de la Presidencia de Nicaragua sorprendió enviando un correo electrónico a los periodistas, en que anunció que el país demandó nuevamente a Colombia.

Según ese documento, el país solicita a la CIJ que falle y declare el "rumbo exacto" de la frontera marítima entre ambos países en las zonas de la plataforma continental que pertenecen a las partes más allá de los límites determinados por su sentencia el 19 de noviembre de 2012.

 “Esta demanda tiene por propósito terminar de definir los espacios marítimos de Nicaragua que limitan con Colombia en el Caribe, sin perjuicio de los derechos de terceros Estados”, explicó Nicaragua en una nota de prensa.

El país solicitó ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de Naciones Unidas extender hasta las 350 millas náuticas la plataforma continental en el Caribe.

Pese a que el agente de Nicaragua en la Haya, Carlos Argüello, ha explicado que la petición del país no afecta a estados terceros, públicamente Panamá se ha opuesto y Costa Rica se ha sumado al discurso llamando “expansionista” a Nicaragua.

El ex canciller Norman Caldera calificó de propagandísticas tanto de Panamá como Costa Rica y dijo que “no tienen ningún efecto sobre la sentencia de la CIJ. El país debe contrarrestar la campaña mediática (no es más que eso) con otra campaña mediática”.

La estrategia histórica de Colombia

El experto en derecho internacional, Mauricio Herdocia, calificó como una alianza política  “que tiene una base histórica” la relación entre las naciones que acusan a Nicaragua.

“La estrategia de Colombia se inició en 1969, mediante una nota que envía a Nicaragua, afirmando la existencia de una inverosímil frontera en el meridiano 82. Esa nota significó el lanzamiento por parte de Colombia de una estrategia dirigida a concertar tratados bilaterales con los países vecinos a Nicaragua. De tal manera que  Colombia se presentó como vecino de estos países sin serlo”, dijo Herdocia.

“Lo que está sucediendo ahora es una recomposición más bien política de aquella alianza que se dio en su momento mediante estos tratados, pero si ninguna consecuencia jurídica. Creo que en el pasado muchos de estos tratados  se convirtieron en trampas para los países que los habían suscrito. La CIJ vino a imponer la realidad sobre quién era el vecino en el mar: Entre Honduras y Colombia se interpone Nicaragua, entre Costa Rica y Colombia se interpone Nicaragua”, añadió.

Comentarios

5
guilherme

Ni un solo costeño (excepto la Sra. gobernadora de San Andres que extrañamente tiene apellidos castellanos) aparece en esa foto, a pesar que estan en una provincia en donde el 99% son costeños (afrodescendientes angloparlantes creoles)... Tiene mas costeños el gobierno nicaraguense y eso que a pesar que la poblacion costeña no llega ni al 20% de la poblacion total nicaraguense.

4
Frambuel Naranjo

Tomando en cuenta que el maximo que se pide son las 150 millas restantes (a opinion personal no creo que lleguemos a esa cifra) todavia queda mucho trigo que trillar. El problema con Costa Rica, es vital remediarlo para despues pasar a la demlimitacion en el mar. Costa Rica tenia hecho desde hace muchos años su bloques de exploracion petrolera y tomaba en cuenta el mar que no le pertenece el cual tenia la expectativa que Colombia; quien es nunca mas vecino de ellos, les reconociera. Posterirmente delimitar en el Pacifico. Ante lo cual mantener el mismo equipo de trabajo juridico es una ventaja.

3
victor

Ese Santos es un payaso que le va a mandar una carta a la ONU con los gobiernos titeres de la tal Chinchilla y Martinelli, que le mande una carta a Santa Claus tal vez en Diciembre le manda su regalo.

2
jaime J

En este segundo round, haran otra fragata mas grande y hara otro paseito por ahi.

1
oswaldo quezadao

yo creo que nuestro Presidente ha actuado muy diplomaticamente (en contraposición a como se comporta a nivel nacional), pero creo que ya es la hora de acudir al CONSEJO DE SEGURIDAD DE LAS NACIONES UNIDAS, para que le digan a nuestros hermanos Colombianos que los fallos de la Haya se deben de acatar Y PUNTO. A lo mejor Obama veta el fallo, entonces pidamosle también a los miembros del ALBA que se pronuncien y apoyen materialmente (con fragatas y barcos, etc.), porque hasta ahora ha sido todo de ellos "chitón pitillo". Por lo demás, Colombia podrá tener toda la razón de la fuerza (aunque no ha sido ni siquiera capaz de impedir la exportación de cocaína o de solucionar su guerra interna), pero no tiene la fuerza de la razón y la historia cuenta como David venció al Goliat. En lo personal yo no simpatizo con la forma de gobernar internamente de don Daniel, pero soy 101% NICARAGUENSE por gracia e Dios.

Más en: Un fallo salomónico en la CIJ

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor