Confidencial » Política » Leer artículo

Derecho de mar respalda solicitud de Nicaragua ante CIJ

"Colombia no debe oponerse a ampliación"

Expertos en derecho internacional afirman que Nicaragua tiene argumentos legales para reclamar una ampliación de su plataforma continental en el Caribe

Wilfredo Miranda Aburto | 17/9/2013
@PiruloAr

La  nueva demanda que Nicaragua emprendió en contra de Colombia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que busca ampliar su plataforma marítima en el Caribe, está cimentada en el derecho internacional y no es contraproducente con el fallo emitido en noviembre de 2012 por el mismo Tribunal Internacional, coincidieron expertos consultados por Confidencial.

El excanciller Norman Caldera dijo “que bajo ningún pretexto” esta denuncia puede afectar la sentencia que restituyó al país 90,000 kilómetros cuadrados de mar y otorgó la soberanía de San Andrés y Providencia a Colombia. “Hay una extensión de plataforma continental que tienen derecho los miembros de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar”, afirmó Caldera, “y Nicaragua le está pidiendo a la CIJ 150 millas hasta encontrarse con derecho de terceros, que en este caso sería Colombia”.

El gobierno del Comandante Daniel Ortega pidió ayer lunes a la CIJ que delimite su plataforma continental más allá de los límites establecidos por el fallo que el gobierno de Juan Manuel Santos ha declarado “inaplicable”.

El artículo 76 de la Convención sobre el Derecho del Mar, también llamada Convención de Jamaica, establece que cuando un país tiene una plataforma continental geológicamente extensa, como es el caso de Nicaragua, puede optar hasta 350 millas náuticas máximo.

Norman Miranda, experto en derecho internacional, valoró como pertinente el nuevo pedido nicaragüense. Según él, aparte de la Convención sobre el Derecho del Mar que da cabida al reclamo, el propio fallo de la CIJ en sus párrafos 127, 129 y 131 dejó constancia que Nicaragua ya había solicitado ampliar su plataforma más allá de las 200 millas.

“No es contraproducente y más bien es complementario que Nicaragua tenga hecha la gestión ante la Comisión de Límites y que ahora haga la demanda ante la CIJ”, indicó Miranda.

El experto subrayó que la plataforma continental de Nicaragua en la parte norte, arriba de la latitud 13 grados, es naturalmente extensa y el derecho del mar es dictado por la naturaleza. Asimismo, aseguró que las aguas al este de la plataforma continental nica no son colombianas sino internacionales. “Por lo tanto, Colombia no tiene por qué oponerse a la ampliación de la plataforma continental de Nicaragua”, aseveró Miranda.

Colombia no forma parte de Convención Jamaica

Manuel Madrid, también experto en derecho internacional, expresó que Colombia no suscribió en 1982 la Convención sobre Derecho del Mar acordada en Jamaica. Esto, podría abrir paso a otro desacato colombiano en caso de que la CIJ favorezca el nuevo pedido de Nicaragua.

Bogotá podría argumentar que no forman parte del tratado. Sin embargo, Madrid dijo que el derecho del mar es un derecho consuetudinario y Colombia se vería obligada a acatarlo.

En la misma línea el excanciller Caldera detalló que la Convención de Jamaica solamente codifica lo que es el derecho consuetudinario internacional y, por lo tanto, a Colombia se le aplica aunque no sea parte.

Madrid dijo además que el fallo que resulte de esta nueva demanda no afecta a terceros países. No obstante, Panamá, Costa Rica y Jamaica se han declarado incomodos con la decisión tomada en Managua, por lo que enviarán al secretario de Naciones Unidas una carta conjunta denunciando la “actitud expansionista de Nicaragua”.

Norman Miranda aseguró que los reclamos de estas naciones no tienen cabida y achaca al gobierno de Juan Manuel Santos querer presentar a Nicaragua “como un Irak invadiendo Kuwait”.

“Eso de expansionismo es una falacia, porque las partes laterales de lo que la CIJ decidió, es decir el flanco norte con Jamaica y el sur que es un tratado suscrito entre Panamá y Colombia en 1976, quedaron preservadas y lo dice la sentencia explícitamente en los párrafos 160, 162 y 228. Los derechos de Jamaica y Panamá han quedado resguardados”, expuso el jurista.

De hecho, Panamá y Costa Rica en noviembre de 2012 dijeron que el fallo no los afectaba, recordó Miranda. “De pronto ellos han sido sumado a la cizaña que el gobierno de Colombia ha estado haciendo contra Nicaragua”, agregó.

Por su parte, el embajador de Nicaragua ante la CIJ, Carlos Argüello, afirmó hoy a medios oficialistas que la demandan interpuesta ante el máximo órgano judicial de Naciones Unidas, es "excluisvamente contra Colombia", y no afecta los intereses de otras naciones.

“La Corte no puede afectar derechos de estados que no son parte del juicio. Nicaragua no está pidiendo que delimite con Jamaica o que delimite la plataforma con Panamá o con Costa Rica, está pidiendo que delimite con Colombia. La Corte únicamente puede fallar eso”, dijo Argüello.

Notas relacionadas

Más en: Un fallo salomónico en la CIJ

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor