Confidencial » Política » Leer artículo

Gobierno pide que se delimite la frontera entre ambos países

Nueva demanda contra Colombia ante la CIJ

Nicaragua solicita ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de ONU extender hasta las 350 millas náuticas la plataforma continental en el Caribe

Octavio Enríquez y EFE | 16/9/2013
@cabistan

Archivos Adjuntos:

  • Nueva demanda contra Colombia

    Descargue, en inglés, el documento oficial de la nueva demanda contra Colombia ante la CIJ
    PDF | 3,582 Kb | Bajar archivo »

Nicaragua respondió este domingo a Colombia con una nueva demanda en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), una semana después que el presidente Juan Manuel Santos declaró “inaplicable” el fallo del tribunal internacional que restituyó al país 90,000 kilómetros cuadrados de su mar caribe, en noviembre pasado.

El gobierno de Daniel Ortega pidió este domingo a la CIJ que delimite su plataforma continental más allá de los límites establecidos en el fallo que Colombia rechaza, según el documento que la secretaría de Comunicación hizo circular, y que es firmado por el agente de Nicaragua en La Haya, el embajador Carlos Argüello.

El país  “solicita que falle y declare el rumbo exacto de la frontera marítima entre Nicaragua y Colombia en las zonas de la plataforma continental que pertenecen a las partes más allá de los límites determinados por la Corte en la sentencia del 19 de noviembre de 2012”.

La Presidencia informó mediante una nota de prensa que la petición tiene plena concordancia con la convención de  Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

“Esta demanda tiene por propósito terminar de definir los espacios marítimos de Nicaragua que limitan con Colombia en el Caribe, sin perjuicio de los derechos de terceros Estados”, añade la nota de prensa.

La acción judicial ocurre un día después que los ex cancilleres nicaragüenses, Norman Caldera y Francisco Aguirre Sacasa, explicaron al programa televisivo Esta Semana que Naciones Unidas podría obligar a Colombia a cumplir la resolución.

Un fallo que ha provocado la irritación de sectores políticos en Colombia, aunque el Obispo de San Andrés y Providencia, Monseñor Eulises González Sánchez, se mostró de acuerdo con que sea aceptado.

El Gobierno ratificó la voluntad pacifista del país y recordó la falta de voluntad de diálogo de Colombia.

“Lo anterior sumado a la denuncia del Pacto de Bogotá por parte de Colombia, que es el instrumento que sirvió de base jurisdiccional a la Corte en el caso anterior, han constreñido a Nicaragua a tomar acción y proceder a presentar una nueva demanda antes que entre en efecto esa denuncia”, explicó la Presidencia.

En la nueva demanda, el país solicita a la CIJ que falle y declare el "rumbo exacto" de la frontera marítima entre Nicaragua y Colombia en las zonas de la plataforma continental que pertenecen a las partes más allá de los límites determinados por su sentencia el 19 de noviembre de 2012.

En un fallo dictado ese día, la CIJ definió los límites en el Caribe entre ambos países y dejó bajo soberanía colombiana siete cayos del archipiélago de San Andrés, cuyas islas mayores ya se habían concedido a Colombia en 2007.

 También otorgó a Nicaragua una franja marina en esa zona que Colombia calcula en unos 75.000 kilómetros cuadrados y el país centroamericano en más de 90.000 kilómetros cuadrados.

Managua presentó la nueva demanda contra Colombia como parte integral de un proceso de establecimiento de los límites marítimos de Nicaragua en el Caribe, cuya "primera fase" culminó con el fallo dictado por la CIJ en noviembre pasado, de acuerdo a la información oficial.

 La decisión se da una semana después de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, presentara una "estrategia integral" para defender la soberanía y derechos de su país de los "ánimos expansionistas de Nicaragua", en respuesta al fallo de la CIJ, que el mandatario consideró "inaplicable" hasta que no haya un tratado que respete los derechos de los colombianos.

El jueves pasado, el mandatario colombiano presentó ante la Corte Constitucional de su país una demanda contra el Pacto de Bogotá para que ese tribunal se pronuncie sobre la tesis de que el fallo de la CIJ no se ajusta a la Carta Magna colombiana.

 El Pacto de Bogotá fue firmado en abril de 1948 en la capital colombiana, justo en la conferencia que dio origen a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a varios instrumentos de protección a los derechos humanos y de solución pacífica de controversias entre los Estados.

 Posteriormente, mediante la Ley 37 de 1962, el Estado colombiano aprobó ese tratado que ahora cuestiona.

 Santos anunció, además, que junto a Costa Rica, Panamá y Jamaica se encuentran redactando una carta de protesta para frenar los "ánimos expansionistas" de Nicaragua en el Caribe, que entregará personalmente a finales de este mes al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

En el comunicado, el Gobierno sandinista advirtió que la posibilidad de una negociación bilateral sobre los límites con Bogotá, que había quedado pendiente de resolución definitiva en la sentencia de la CIJ, "se ha visto impedida por la reacción de Colombia" a ese fallo, que no reconoce. 

"Lo anterior, sumado a la denuncia del Pacto de Bogotá por parte de Colombia, que es el instrumento que sirvió de base jurisdiccional a la Corte en el caso anterior, han constreñido a Nicaragua a tomar acción y proceder a presentar una demanda en contra de Colombia antes de que entre en efecto esa denuncia", señaló.

 Nicaragua presentó ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas una solicitud para extender hasta las 350 millas náuticas su plataforma continental en la parte suroccidental del Caribe de conformidad con la Convención del Derecho del Mar.

Parlamento llama a mesura

La vicepresidenta de la Asamblea Nacional (AN), la diputada Iris Montenegro, pidió hoy "reflexionar" en el contencioso sobre la definición de los espacios marítimos en el Caribe que involucra a Nicaragua, así como a Colombia, Jamaica, Costa Rica y Panamá.

Montenegro, que asiste en Panamá al IX Foro Interparlamentario Iberoamericano, dijo a periodistas que se impone la reflexión en este asunto en el que se han dado reacciones "tal vez del inicio a priori", por lo cual, expresó, toca "reflexionar a todos".

La parlamentaria afirmó que esto es así ya que su país "ha sufrido muchas guerras, muchas situaciones y es necesario que estos conflictos no vayan a escalar". "Más bien, si hay dudas, si hay inquietudes, podamos reunirnos y hablando es que nos entendemos la gente", remarcó Montenegro.

Colombia reacciona

El gobierno colombiano dijo que está preparado para enfrentar las "infundadas pretensiones de Nicaragua". "Colombia está preparada para hacer frente a estas infundadas pretensiones de Nicaragua", señala un comunicado de la Cancillería colombiana en el que da cuenta de que recibió en La Haya la demanda presentada por Nicaragua ante la CIJ sobre áreas de plataforma continental situadas más allá de las 200 millas de la costa.

A juicio de Colombia, "la desmedida ambición de Nicaragua" afecta no solo a áreas que le corresponden a Colombia, sino también de otros países como Panamá, Costa Rica y Jamaica. Colombia, según el comunicado de la Cancillería, no está sorprendida por esta acción de Nicaragua e incluso recuerda que esa situación, la de la demanda, había sido anticipada por el presidente Juan Manuel Santos en un alocución del pasado 9 de septiembre.

Bogotá, dice, además, que la pretensión de Nicaragua "es contraria al derecho internacional". Explica que "la plataforma continental de las Islas del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que se extiende hacia el oriente en 200 millas náuticas, se une incuestionablemente con la plataforma continental que tiene la costa caribe colombiana que se extiende hacia el noroccidente y hacia el Archipiélago en al menos 200 millas". Recuerda que el país tiene "una plataforma continental continua e integrada", sobre la cual ejerce los derechos soberanos que otorga el derecho internacional.

Panamá: "No hay nada que negociar"

El ministro panameño de Relaciones Exteriores, Fernando Núñez Fábrega, afirmó que Panamá no tiene "nada que negociar" sobre su mar territorial con Nicaragua, pero que es posible que su país aborde el tema este domingo con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. El canciller Núñez adelantó a periodistas que el domingo próximo irá a Naciones Unidas junto al presidente panameño, Ricardo Martinelli, para tener ese mismo día una "reunión especial" con Ban Ki-moon, en la que, dijo, es posible que se "trate este tema".

Núñez indicó que este es un tema "sumamente técnico" de abordar que requiere de mediciones geodésicas porque, resaltó, "en cualquier parte puede haber un traslape de buena fe". "Obviamente -añadió- simplemente (esto) es inaceptable, y el presidente (Martinelli) lo ha dicho, que vayamos a pensar que se va a ceder un pedacito de mar territorial" panameño.

El viernes pasado, Núñez señaló que una solicitud de Nicaragua a la ONU para que amplíe su plataforma continental "podría incidir sobre los límites de la zona económica exclusiva panameña", una pretensión que tildó de "inaudita y absurda". En un comunicado, la Cancillería panameña declaró el viernes que el Gobierno de Martinelli "no aceptará interpretación alguna que pretenda hacer ver que los límites de la zona económica exclusiva de la República de Panamá se han visto modificados".

Nicaragua presentó en junio pasado ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas una solicitud para extender hasta las 350 millas náuticas su plataforma continental. El Gobierno nicaragüense hizo esa solicitud después de que en noviembre pasado un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) modificó la frontera marítima entre Nicaragua y Colombia y otorgó a la nación centroamericana una porción en el mar Caribe bajo control colombiano desde 1928.

Núñez, por su parte, recordó hoy que Nicaragua ha pedido permiso a Naciones Unidas para hacer sus mediciones, pero que Panamá desde un principio tomó otra ruta que fue la de delimitar su mar a través de tratados bilaterales con diferentes países. En ese sentido, Núñez afirmó que "ahí no hay nada que discutir, no hay ningún diálogo posible, este es nuestro mar y nosotros somos una nación eminentemente marítima, con una infraestructura portuaria que es absolutamente necesaria para el bienestar de América Latina". "Así que ahí no hay nada que hablar" con Nicaragua, remarcó el canciller.

Panamá firmará junto a Colombia, Costa Rica y Jamaica una carta denunciando el afán expansionista de Nicaragua que será entregada a finales de este mes a Ban Ki-moon.

Comentarios

2
informante o desinformante?

Que tiene q ver dicho cuecho con la desverguenza de un cuarteto q segun ellos tildan a Nicaragua de expandionista. Que le prometio el Gobierno colombiano para q hagan causa con Colombia en semejante desatino. Yo mas bien creo q saldra dicho cuarteto con las orejas bien retorcidas por mentirosos e instigadores. El tal informante por no decir expansionista cual sera su ciudadania? Porq en lo expansionistas si q son tales para cuales

1
informante

Octavio te diste cuenta que se entrego a la policia por robo de C$ 146,000 nada mas y nada menos que Lino David Orozco Lindo el que segun los reportajes tuyo que sacastes en la prensa era dueño de EL GOLIAT y ademas hizo representacion en el caso las rampas de la EAAI. deberias de informar este personaje ligado a "La fortuna de un empleado de Ortega"

Notas relacionadas

Más en: Un fallo salomónico en la CIJ

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor