Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Salvador Carlucci habla de Nica Moto, su proyecto empresarial

Un viaje sobre ruedas

Un italo-nicaragûense da pausa a sus travesías para promover el turismo en moto por Nicaragua.

Yubelka Mendoza | 14/9/2013
@YubelMG

La primera gran aventura de Salvador Carlucci fue recorrer América Latina, desde California hasta Argentina, enganchado en su moto BMW. Diarios de Motocicleta, aquella obra que narra la travesía de Ernesto Ché Guevara por Sudamérica, fue su mayor inspiración. A este episodio le siguieron dos viajes más: mochilero en Asia y motociclista en África.

Este trotamundos italo-nicaragüense se trasladó a Asia porque quería aprender más sobre la medicina holística: yoga, meditación, ejercicios de respiración, desintoxicación del cuerpo y muchas otras técnicas de relajación. En cambio, en África quiso hacer conciencia sobre la Malaria, una enfermedad que mata a miles de personas cada año en este continente.

Los seis meses que Carlucci y su novia estuvieron en Asia cambiaron por completo sus vidas. “Después de eso nos volvimos vegetarianos”, asegura el joven, quien además afirma que la rutina de meditación y los ejercicios espirituales los unieron más como pareja. 

Este viajero ha recorrido más de 65 países del mundo. De ellos, 40 han sido en motocicleta y aunque la travesía podría colocar a otras naciones como sus favoritas, Nicaragua está en su lista de destinos predilectos. “Salís del Pacífico y todo es una aventura. El país tiene una infraestructura estable”, expresa. 

A sus 33 años, Carlucci ha recorrido todo el territorio nacional en moto. “De aquí (Managua) me fui hasta Waspán, después bajé por Puerto Cabezas, Alamikanba, Makantaka, después en lancha hasta Laguna de Perlas, luego San Carlos, Greytown, y así, recorrí toda Nicaragua”, explica quien se crió también en Italia, para luego estudiar en los Estados Unidos. 

Peligros más allá de la moto


La aventura de recorrer parte del mundo en motocicleta no ha tenido consecuencias graves para Carlucci. Él asegura que, en su travesía por África, solamente se cayó de la moto dos o tres veces. Por eso decidió tomar un curso que le permitiera saber cómo moverse por ese territorio, manejar de noche y sobre el lodo. 

Las mayores dificultades fueron de otro tipo. “Una de ella es el idioma. Otra es que si tenés hambre y abrís las ollas, no sabés qué es lo que hay adentro ni cómo lo cocinaron. La comida se mira rara, así que buscar comida también fue difícil. Hubo lugares en que los hoteles no eran hoteles, sino cuartos con baños asquerosos, pero tenías que estar ahí”, rememora el motociclista.

Irónicamente, los retos más significativos los pasó en América Latina. “En Cuba creyeron que yo era un espía norteamericano. En Brasil creyeron que era narcotraficante”, revela. A Carlucci lo perseguían hasta el último momento, incluso asevera que lo desnudaron para requisarlo.

Un proyecto empresarial 

Actualmente, este joven está trabajando en dos proyectos. Con uno pretende promover el turismo en motocicleta por Nicaragua. Con el otro quiere conseguir un empleo serio en México, lugar en donde residirá por el momento, y en donde posiblemente podría desempeñarse como químico, carrera que estudió para luego cursar una maestría en biotecnología y negocios.

Para el primer proyecto, Carlucci montó una empresa llamada Nica Moto, con la que ofrece alquiler de motocicletas, cursos para aprender a manejarlas y tours. “Uno de ellos es de costa a costa: nos vamos en avión a Waspán, luego nos venimos de Waspán, Puerto Cabezas, Rosita, Bonanza, Siuna, Waslala, Matagalpa, Jinotega, Somoto, León y después regresamos a Managua”, explica. 

La otra gira, alega, ofrece lo mejor del país. “Es en el Pacífico: Somoto, la Ruta del Café, León, Granada, Ometepe, San Juan del Sur y Popoyo”, agrega. También está la opción de hacer el recorrido por su cuenta. 

Nica Moto se formalizó este año, sin embargo Carlucci alquila motocicletas desde 2007. La mayoría de los extranjeros que prefieren hacer este tipo de viajes son los canadienses, estadounidenses y europeos. “Me ha sorprendido que viene gente de Nueva Zelandia y de Australia para andar en moto aquí”, asegura. 

Recorrer el mundo, pero no en 80 días

Los viajes de este italo-nicaragüense no terminaron en África. “Estamos planificando otra expedición, con mi novia. Pero eso de aquí a algunos años que recoja agua la nube. Será una más grande, más interesante”, afirma sonriente. 

La idea es hacerla en un automóvil 4X4. Para esa aventura, Carlucci ya piensa en tener una familia. “Estamos pensando para mis cuarenta años, en siete años  darle la vuelta al mundo. También será relacionado con un proyecto social”, revela.

La idea de recorrer el mundo produce un brillo en los ojos del joven, sin embargo se apresura en asegurar que no en 80 días, como el famoso libro de Julio Verne, porque asegura, entre risas, que eso es muy poco tiempo.

Comentarios

2
Armando González Treasure

Salvador, no dejes de incluir a Cuba en tu viaje por todo el mundo !!!, ahí hasta te acompaño que la conozco de punta a cabo ...

1
Salvador Martinez

Ademas de llevar al Turista a los rincones bellos de Nicaragua, Carlucci da lugar al surjimiento de rutas de caminos por donde la Salud, Educacion, e Inversiones puedan caminar llevando beneficios a esos pueblos abandonados. Felicidades a CONFIDENCIAL por dar publicidad de este intrepito empresario y al joven Carlucci por creer en Nicaragua.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor