Confidencial » Opinión » Leer artículo

El derecho a la vida no se "reforma"

La mediación es un atenuante a un comportamiento potencialmente criminal. La mediación reduce el incidente violento, el maltrato, al equivalente a un pleito verbal de pareja. Y eso es inadmisible

Gioconda Belli | 10/9/2013

No sé cuántos de los legisladores que abogan por una reforma a la Ley 779 tienen hijas. Si no las tienen, de seguro tendrán primas, sobrinas, mujeres de su familia a las que quizás quieran. Sería bueno que cada uno imaginara qué haría si esta concreta mujer de sus vidas llegara a tocar la puerta de su casa a media noche.

Tocan, tocan a la puerta urgentemente, sin parar. Usted se levanta atontado del sueño, sale a abrir. Alguien que lo conoce y que no tiene a quien acudir, que busca refugio; tiembla, llora y se le echa en los brazos. Usted se da cuenta que es Flor o María o Lorena. Es su hija, su sobrina, su prima. La aparta un poco, ansioso, preocupado, preguntándole qué pasa. De pronto ve que la camiseta con que usted duerme y donde ella se ha refugiado hay ahora manchas, manchas de sangre. Su esposa, que se ha despertado, enciende la luz de la sala. Usted y ella ahora pueden ver el rostro de Flor o María o Lorena, lleno de sangre. Hay una herida en la ceja, un ojo está totalmente inflamado y cerrado, la boca está cortada, mana sangre abundante de todas las heridas. Su hija, sobrina o prima, llora inconsolable, casi no puede sostenerse de pie. Mientras usted la ayuda a llegar a la silla, su mujer sale corriendo a buscar una toalla, hielo, algo para ayudar a quien ahora cuenta como puede, con la voz entrecortada, que José o Pedro o Julio llegó con sus tragos y porque no estaba la cena o porque ella hablaba por teléfono o porque no quiso acostarse con él porque estaba borracho, la agarró a trompadas, le dio con el puño una y otra vez en la cara, la empujó, la tiró al suelo, le dio patadas y la amenazó con matarla.

Entonces usted, legislador, tras curar a la hija, la sobrina, la prima, ¿cree que podrá pedirle a ese ser maltratado, aterrorizado tras sufrir semejante paliza, que le de “otro chance” a quién así la golpeó; que podrá convencerla que ponga una denuncia que significará que su agresor porque no le quebró ningún hueso, ni la dejó en coma, tendrá la oportunidad de hacerlo la siguiente vez que ella no lo complazca o que él se emborrache?  Si fuera su hija, su sobrina, su prima, ¿no tendría acaso que controlarse para no salir a darle al malhechor su merecido?

Pero claro, es fácil prescribir mediaciones en abstracto, o quizás haya en las vidas de quienes abogan por esta reforma episodios personales, recuerdos de padres abusivos o amigos que cometieron este delito y que han encontrado la manera de justificarlo o de no sentirse culpables más que de una “pasadita de cuentas” a la mujer o mujeres de sus vidas. En una sociedad machista como la nuestra, nada más fácil entre hombres que excusar la “sopa de muñeca”. La maldita tradición popular hasta lleva a afirmar que “si te pego es que te quiero”. La mera discusión de una reforma a una ley que ha sido necesaria desde hace mucho tiempo y que fue un triunfo importante en la defensa del derecho de la mujer a que se le respete, no sólo la vida, sino su integridad física, es de por sí, ofensiva. Y no sólo eso; significa exponer a la mujer a mayores agresiones. Está probado que quien pega, no pega una sola vez; que cuando un hombre llega a romper ese freno y agrede físicamente a su mujer, a la madre de sus hijos, traspasa un límite. Ese límite, una vez traspasado, desafortunadamente, no se recompone sino en contadas excepciones. La única manera de detener esa transgresión es imponiendo una sanción lo suficientemente seria como para que el límite vuelva a establecerse. La mediación es un atenuante a un comportamiento potencialmente criminal. La mediación reduce el incidente violento, el maltrato, al equivalente a un pleito verbal de pareja. Y eso es inadmisible.

Hace muchos años, personalmente fui testigo de lo que sucedió tras una mediación. La secretaria de la oficina donde yo trabajaba, una mujer inteligente, guapa, joven, con dos niños pequeños, sufría el acoso de su marido, un hombre violento que ya le había pegado en varias ocasiones. En la oficina conocíamos el caso. Los guardas de la puerta tenían instrucciones de no dejar que el marido entrara. Creo que ya un juez le había prohibido al esposo que se acercara. Una mañana de día de semana, una mañana quieta, recuerdo, oímos de pronto una detonación dentro de la oficina. Y luego otra. Cuando salimos, no había nada ya que hacer. Sobre el suelo yacía nuestra compañera de trabajo en un charco de sangre. Al lado, el esposo, muerto también de un balazo en la cabeza. Había logrado escabullir la vigilancia. Aquel hombre no descansó si no hasta matarla. Nunca olvidaré esa tragedia acaecida a pocos metros de la pared de mi despacho. No olvidaré jamás la sangre que corrió por el pasillo, lo que vimos y no pudimos evitar.

Casos así suceden a diario en Nicaragua. Esos crímenes de mujeres claman al cielo y deben ser detenidos con firmeza, no con cómplices mediaciones.

Managua, Septiembre 9, 2013

Comentarios

13
Rolando García

Si hay agresión física debe haber cárcel para el agresor sea hombre o mujer. En California, U.S.A hay cárcel y deportación incluso para los residentes agresores. Pero, como nota curiosa, y para reflexionar contaré esto: mi amiga Ligia con más de 20 años de casada metió a la cárcel a su esposo porque él la agredió. Al tercer día retiro la demanda. A los quince días me llamó y me pidió que le hiciera una carta de recomendación al esposo 'agresor' haciendo constar que lo conocía y era un hombre líder en la reunión de carismáticos en la parroquia, padre y esposo ejemplar. Por principios de honestidad no la hice. Aprendí a no opinar en conflictos amorosos porque después hacen tremenda reconciliación y uno queda de enemigo. Saludos Geoconda Belli. Te quiero

12
El Ni K

La verdad es que este articulo no deberia de ser dirigido a los legisladores quen en mayoria, entiendase FSLN, aprobaran cualquier modificacion a esa ley, A quien este articulo deberia de ser dirigido es al jefe o jefes de los legisladores sandinistas pues ya una legisladora del oficialismo dijo que ella no estaba de acuerdo pero votaria con su bancada por "disciplina", yo diria por miedo; entonces hay que hacerle llegar este articulo a los de "arriba", a los jefes de LA FAMILIA.

11
guilherme

Supuestamente la mediacion es para aquellos varones que "se les paso la mano" en una riña verbal y que aun no han agredido fisicamente a su pareja. Y que no han reincidido en estos deslices. Esto para acallar a aquellas voces que aseveran que esta ley viene a estimular el desmoronamiento de las familias por situaciones de poca monta, en donde aun no ha habido agresion (fisica, psicologica o patrimonial). En estos casos, es dificil no estar de acuerdo con la introduccion de la figura de la mediacion.

10
No solo en Nicaragua sucede.

Estoy de acuerdo q se castigue a los agresores pero tambien a las q agreden y hasta asesinan a hombres indefenso. Ahora Leonel Marin mejoro un poquito porq no hizo su regazon desde el principio, sino q la hizo al final. Gioconda y todo el mundo sabe q lo de la susodicha es una mentira de principio a fin. Entonce porq empa~ar el sufrimiento de las victimas por algo ireal? Efectivamente q no debe de haber mediacion cuando hay da~os fisicos y/o emocional.

9
Luisabel

Todavía no alcanzo a comprender, el por que querer reformar la ley. Como El caso expuesto en este articulo, a como lo dice, ocurren día a día en nuestro país, si los hombres no comprenden que deben respetar a las mujeres y no deben maltratadas, tendrá que ser castigado. Pero a la par de una ley que sancione y haga justicia, también debe de ir el trabajo preventivo desde las familias, inculcando a los niñ@s el respeto entre sí, el respeto a la opinión ajena, el ser tolerantes, se necesita un cambio de pensar en la sociedad. En cuanto a los grupos feministas también deberían de enfocarse en maneras de como armonizar la convivencia, no se trata de vivir en guerra de géneros, sino de aprender a entendernos y valorizarlos por lo que somos tanto hombre como mujer, debemos de entendernos y darnos nuestro lugar.
PD. Me gusto mucho este articulo.

8
Leonel a. Marin Mc Ewan

Yo respeto a las Damas. Son unas bellezas y encantadoras. Yo soy alcoholico anonimo, mido 6 pies y 3 pulgadas. El 12 de Octubre (dia de la raza) cumplo 9 años sin ingerir licor. Cuando tomaba, me volvia mas tierno con mis novias y mas amable. Maltratar a una dama es una cobardia. Hay casos que los esposos cuando matan a sus esposas estan bajo la influencia del alcohol u otra droga ilicita. Tambien hay casos de mujeres que golpean a sus maridos. Tambien hay incesto, violadores que los Papas violan a sus hijas. estos degenerados sexuales deben de purgar una condena de 30 años. Gioconda te pregunto: Por que no se le hizo nada al violador daniel Ortega cuando abusaba de su hijastra zoilamerica. este fascineroso deberia de estar preso y no estar rigiendo los destinos de este pais.

7
Das Gespenst

Princesa, como puede ver cada vez que usted saca un articulo positivo, progresista o balanceado su club y mi club la dejan en el más completo abandono, desafortunadamente solo la acompañan cuando expresa todo su odio reprimido anti chamuko, usted podrá darse cuenta que al final solo utilizan su vos que tiene algún prestigio, por lo que usted es poeta reconocida, para tirarle piedra y centellas a los chamukos, solo la utilizan y manipulan sus planteamientos politiqueros con fines destructivos, es lamentable el rol utilitario que su club le ha asignado, así como el descaro manipulador de su persona que ellos hacen cuando les conviene, pero bien así es la vida y si quiere seguir teniendo grandes cantidades de comentarios no tendrá más remedio que seguir con el discurso anti chamuko a ultranza, tendrá que decir que los chamukos son dictadores, que hicieron fraude, en fin todo lo que usted ya sabe que hau que decir en contra de los chamukos, aunque todos sabemos que es mentira lo del fraude. Por último le hago un llamado al club de la princesa para que comenten este artículo, para que demuestren que no son machistas, para que demuestren que no solo apoyan la basura sino también las expresiones positivas de la poeta. Den la cara no se escondan en su machismo.

6
bed

Quisiera saber,cuantos de los diputado y los que estan a favor de la reforma de la ley 779, quisieran dormir y tener sexo con el peor enemigo. Despues de que les golpee, ofenada y amenace por supuesto.

5
Pichirilo El Sepulturero

Cuando el hechor de un crimen contra una mujer es un hombre, el unico que lo puede detener y castigar es otro hombre, pero si mediatizamos la fechoria lo unico que hacemos es convertirnos en complices por que ya luego tambien nosotros-los mediatizadores-nos convertiremos en trasgresores, y lo unico que hacemos con nuestra mediatizacion es dejar la puerta abierta a nuestra propia impunidad.
NO A LA MEDIATIZACION CONTRA EL ACOSO, CRIMEN Y ABUSO DE LA MUJER!!!!

4
Rafael Herrera-Romero

Bueno, como se dice en inglés: 'Quién bien te quiere te hará llorar' (You have to be cruel to be kind). Je, je, je. Puras bromas, simplemente fastidiando a la 'piri' de Belli.

3
Martha

Gioco mi admiración por como escribes sigue creciendo, no habia leido un artículo mejor escrito y de manera tan clara respecto a lo de la violencia contra la mujer en Nicaragua. Totalmente de acuerdo que la mediación es inadmisible cuando ya hubo cualquier tipo de violencia.

2
Das Gespenst

Por fin coincido en algo con nuestra Princesa, no puede haber medias tintas con los machos abusadores, la ley debe de favorecer a las víctimas a las mujeres, los que nos creemos hombres no podemos tolerar por ningún motivo que otro medio hombre agreda aun a mujer, porque un hombre completo no agrede a la mujer, a la amante, a la compañera o como se le quiera llamar. A los agresores hay que castigarlos ejemplarmente. Espero que la princesa este de acuerdo conmigo en que hay que declarar también una guerra sin cuartel en contra de la religión cristiana pues esta es el fundamento del patriarcado en nuestra sociedad, de nada servirá solo ponerle atención a las consecuencias del machismo(agresiones, abusos, muertes, golpizas etc.) si este no se combate en sus fundamentos, de nada servirá que se meta preso a alguien por delinquir en contra de una mujer si no se destruyen las fuentes del machismo, las fuentes del patriarcado que se encuentran en la religión cristiana. Aun mas hay que denunciar a las oportunistas que se auto proclaman feministas como Sofía Montenegro que ha hecho yunta con el cura Báez el Torpe por politiquería y poniendo conscientemente con ventaja, alevosía y premeditación la causa de la mujer en el cesto de la basura.

1
Susana

Totalmente de acuerdo, no debe haber mediación. El estado no debe hacerse complices de los agresores, y lo digo claramente "los agresores". El hombre que respeta a las mujeres y niñas no debe preocuparse por esta ley.

Más en: Reforma a Ley 779

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor