Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Sorpresa gastronómica en Little Corn Island

A orillas de una hermosa playa de arena blanca se levanta Turned Turtle, una acogedora alternativa gastronómica en 'La Islita'

Gonzalo Mas | 2/9/2013

Agosto es el mes internacional de las vacaciones.  Qué mejor ocasión que el fin de este agosto para escapar y redescubrir la otra Nicaragua: La paradisíaca y exótica Nicaragua del caribe.

El avión hasta Corn Island despegó con más de 5 horas de retraso. No daré detalles sobre el trayecto en panga desde Corn Island hasta la que aquí llaman simplemente “La Islita”, ya que estoy haciendo esfuerzos por olvidarlo. En cualquier caso, hasta ahora, mi experiencia ha sido toda una aventura: Quiero que la cena de la que voy a disfrutar  hoy, también lo sea. Por tanto, me adentro en una de las playas de la isla con la única compañía de las estrellas, la arena bajo mis pies descalzos, el sonido de las olas rompiendo contra la orilla y con mi perro, ¿qué mejor compañía? 

El Turned Turtle es un pequeño restaurante que apenas cuenta 6 mesas. Son de bambú como las butacas que las rodean. Las mesas están cubiertas por un mantel azul celeste plastificado que las protege del salitre proveniente del mar.

El restaurante está situado en una plataforma sobre la misma arena de la playa, entre palmerales. Su estructura es de  madera, el techo es de zinc y para resguardar a los comensales del viento hay  lonas propias de un barco. Veo tres sofás del mismo bambú entre librerías y lámparas de mimbre que crean una acogedora esquina en el lugar. Allí, una familia de extranjeros lee sus libros. Del techo cuelgan, aparte de los abanicos (innecesarios ya que corre una intensa brisa marina), unas cuantas decorativas boyas marinas de diferente color y tamaño. Cuelgan también rudimentarias pequeñas lámparas elaboradas con cuerdas y más bambú. Cada una emana una tenue luz de diferente color: Amarillas, naranjas, celestes, violetas... Es increíble el efecto acogedor creado por una buena iluminación. Hay relajante música pop a un volumen suficientemente bajo como para no eclipsar el maravilloso sonido de las olas rompiendo en la cercana orilla de la mar. 

El baño es funcional. Es limpio, pero le falta ese toque de sencilla pero calurosa distinción  que percibo en el resto del local.

El menú, una hoja plastificada, indica que las cenas incluyen entrada, sopa (o ensalada), vegetales como guarnición y postre. También hay una pequeña carta de vinos divididos por nacionalidad (Australia, Argentina, California y Chile) pero en lo que a alcoholes se refiere, el fuerte del Turned Turtle son los cocteles: Sin complejos, el menú define sus margaritas como “los mejores de Centroamérica”.

La entrada consiste en un pan de ajo. El camarero me lo trae servido envuelto en una servilleta roja y luego sirve en un plato blanco un redondel de aceite de oliva y, en medio, un abundante chorro de vinagre balsámico. Aunque el pan de ajo es algo sencillo, el toque del aceite y del vinagre me parece elegante. Después me traen una sopa de espárragos en un pocillo verde de plástico. Lo considero una elección muy acertada para este momento del día. Viene aderezada con pequeños trozos de espárragos trigueros flotando a modo de guarnición.  Es sabrosa y  por tanto hubiera agradecido una dosis algo mayor.

Por fin llega el plato principal: Una langosta con salsa bernaise. En un plato redondo me sirven una cola de langosta previamente desmenuzada, cocinada en mantequilla y rellenada después. Sobre el mismo plato y en un pequeño cuenco aparte incluyen la salsa bernaise. Por último, acompaña al marisco unas papas fritas y una ración de verduras salteadas (cebollas y zanahoria). Me choca que la langosta haya sido cocinada con mantequilla para luego acompañarla con un aderezo adicional de salsa bernaise. Personalmente hubiera preferido la cola de la langosta entera sin desmenuzar.

Por último, y a modo de postre, me sirven en un pequeño recipiente redondo una tarta de queso. Es deliciosa. Tanto es así que todos los que la prueban se deshacen en elogios hacia ella. La ración se me hace algo pequeña.

Puesto que estoy de vacaciones, decido terminar mi cena con la crème de la crème de los cocteles del restaurante: La frozen piña colada. Es densa y muy fresca. El ron se mezcla perfectamente con el jugo de piña alcanzando un equilibrio ideal. Lo sirven en un vaso de cristal bajo con coco rallado y tostado por encima. Riquísima, tanto es así que pregunto a la camarera si me podría dar la receta. Coqueta, me responde que la receta de su piña colada es el secreto mejor guardado del Caribe. La mano izquierda y la gracia con la que me contesta consiguen arrancarme una sonrisa. 

El servicio ha sido atento pero ligero a la vez: Su corrección y eficacia me sorprenden positivamente.  Todos son locales y parecen perfectamente bilingües en español y en inglés.

Mi perro se impacienta: Esperó tranquilo a que yo comiera y ahora exige su parte de diversión corriendo por la playa. Pago (13 dólares por la cena –toda la comida incluida- y 6 dólares por la piña colada), salgo del pequeño local y observo a mi perro corriendo sobre la arena blanca. Y mientras se aleja de mí, exclamo nostálgicamente: “El mes de Agosto ha muerto: ¡Qué viva el mes de Agosto!”

Café:                            7

Bebidas alcohólicas:    9

Ambiente:                   9

Baños:                        6.5

Servicio:                     8

Postres:                     8

Comida:                     7

-----------------------------------

Horario: De Lunes a Domingo, de 6 de la mañana hasta 9 de la noche.

Teléfono: 83330956/88786385

Reservas: Solo por mail ([email protected])

Dirección: Little Corn Beach & Bungalow. Beach Side. Little Corn Island.

Página web: www.littlecornbb.com

Recomendado: Huevos Benedicts, Filet mignon steak, langosta fresca y mariscos, tacos de pescado.

[email protected]

Comentarios

2
Joshy Castillo

En Laguna de Perlas está el Hotel Casablanca cuyo chef Freddy Ulrich cocina exquisito. Te lo recomiendo.

1
Efraín Gutiérrez

La fotografía empleada NO es de Little Corn Island. Es de la zona de picnic center en la isla de Corn Island. Favor sean objetivos con las imágenes.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor