Confidencial » Nación » Leer artículo

Señalan a Montealegre y Bendaña de apropiarse de su dinero

La estafa que sorprendió a las Teresianas

Fondos de la caridad fueron usados para financiar empresas personales a través de trama de especulación financiera

Octavio Enríquez | 31/8/2013
@cabistan

A las monjas de la congregación de la compañía Santa Teresa de Jesús, a cargo de uno de los colegios más conocidos de Managua y con presencia en 23 países del mundo, las han sorprendido con una estafa. El monto asciende a 526, 433 dólares con 18 centavos destinados a obras sociales.

Las religiosas han caído en la trampa de invertir los fondos de su congregación, bajo la promesa de que le rendirían el 7% de interés anual, pero una vez vencidos los certificados colocados en la sociedad panameña International Investment and Financial Services Inc., no les han pagado, según la denuncia que interpusieron las religiosas.

La hermana Ángela Cuadra, de 50 años, delegada por la madre superiora de la orden, Blanca Vargas, acudió el 20 de agosto de 2013 para denunciar como los responsables del entuerto a Álvaro Montealegre Rivas, al cuñado de éste, Roberto Bendaña, y a quien  las invitó a hacer el negocio, el gerente de la compañía panameña Hugo Paguaga Baca. Los tres personajes son los socios originales de International Investment and Financial Services Inc. de acuerdo con los registros en Panamá.

La Iglesia Católica arropó el reclamo de las religiosas después de la denuncia, archivada bajo el número de expediente 4240-2013 ID. El presidente de la Conferencia Episcopal, René Sándigo, pidió justicia sin importar el responsable y el Nuncio, Fortunatus Nwachukwu, que suele ahorrar palabras en los eventos públicos sino pronuncia unas cuantas, se pronunció calificando la situación como “desafortunada”.

Un mecanismo de financiamiento para sus empresas

La sorpresa la daría Hugo Paguaga, el ex gerente. Declaró ante el Ministerio Público el 27 de agosto que tres empresas de Montealegre serían las receptoras de los fondos: Almori Bpo, Services Inc y Q Pharmacy, registradas en Estados Unidos.

“Los fondos captados serían utilizados únicamente por las empresas en donde el señor Montealegre era dueño o tenía control mayoritario de ellas (…) Sería únicamente para financiar el capital operativo de estas empresas”, explicó.

Para el economista de 52 años, la relación con las monjas no era nueva. De hecho, esa congregación fue el primer cliente de un negocio que se promocionó de modo conservador entre familiares y cercanos.

En julio de 2009, cuando la compañía tenía semanas de vida, las religiosas invirtieron 400,000 dólares. Entonces Paguaga dice que recibió la orden de Bendaña para que los fondos fuesen prestados a Café Don Paco S.A., propiedad en el 30% de las acciones de quien autorizó el empréstito, mientras el 70% pertenecía nuevamente a Montealegre.

 “Se contrajo una deuda entre Panamá y Café Don Paco y yo le demostré que se rescindió el contrato y por lo tanto se canceló la deuda”, aceptó Bendaña a su salida del Ministerio Público, donde fue interrogado durante 180 minutos. El empresario no miró que existiese un abuso con el manejo de los fondos de los inversionistas, más bien dijo que estaban asegurados con la producción de café de sus fincas.

Montealegre ampliará declaración

Según fuentes del Ministerio Público, está previsto que Montealegre Rivas llegue nuevamente a las oficinas del Ministerio Público a ampliar su declaración este lunes.

Los testificales recopilados lo señalan como el autor intelectual de las maniobras financieras. La última vez que se presentó ante los medios anunció que pagaría, pero no dijo cómo, tampoco quiso explicar los detalles del negocio y más de diez veces, frente a preguntas incómodas, únicamente aseguró que lo importante es que pagaría a las religiosas.

Los medios oficialistas le preguntaron si acaso temía ir a la cárcel. Y con seguridad dijo que no, explicando que la empresa panameña, de la que es propietario y la que acogió las inversiones, sufría una situación de iliquidez temporal.

“Las inversiones que se hacen se invierten en otro lado. Entonces las inversiones se tienen que terminar para crear la liquidez y poder pagar. Se está creando la liquidez necesaria para poder regresar a las hermanas”,  explicó sobre la operación financiera.

El día que la confianza se rompió

Según la denuncia de las Teresianas, el primer certificado a su favor es el número 178, emitido el primero de octubre  de 2011 a un plazo de un año. El principal en este caso era de 57,378.75 dólares, la tasa de interés acordada fue del 7% y el monto de rendimiento sería de 4, 016.51 dólares.

La denunciante Ángela Cuadra, representante de la compañía Santa Teresa de Jesús, narró que en el segundo certificado, emitido el siete de julio de 2012 bajo el número 213, con un plazo también de doce meses, el principal fue de 428, 000 dólares y la ganancia esta vez, tomando el mismo interés, sería de 29, 960 dólares.

“Ambos certificados se fueron formando por capitalización de intereses sobre el principal de certificados que se aperturaron en dicha empresa por primera vez en las siguientes fechas: 3 de julio de 2009 por un monto de U$400,000 y 28 de septiembre de 2009 por un monto de 50, 000 dólares”, añadió Cuadra.

Sin embargo al vencerse los certificados—el primero de octubre de 2012 y siete de julio de 2013— se solicitó su cancelación y ahí empezaron los problemas. Cuadra sostuvo que en el caso del certificado de 57, 378.75 dólares fue  renovado sin su autorización por “error” según les explicaron. Pese al reclamo, el dinero no les fue entregado.

“Después de esta falta de seriedad y engaño con el primer certificado, enviamos por escrito con un mes de anticipación la solicitud de cancelación del segundo certificado con el número 213, el cual tampoco fue liquidado. Al día de hoy no nos han  entregado el dinero de ninguno de los certificados”, acusó Cuadra.

Al final de la edición, otra familia denunció a los mismos personajes por no pagarle sus respectivos certificados. La familia de Liana Noguera López, representada por su abogado Mario Sequeira, denunció por estafa, crimen organizado y lavado de dinero a estos personajes.

El monto que le reclaman es 393, 250 dólares que provenían de la herencia que les dejó su padre y que Montealegre y el resto no han querido honrar. Las excusas son frecuentes, dice el abogado. “Que no se habían comunicado con Panamá, que Panamá estaba haciendo transferencia a los Estados Unidos, que traer dinero de los EU a Nicaragua era difícil por cuestiones de seguridad, que por error los certificados se habían renovado automáticamente y que esta situación sería solucionada en breve”, explicó en la denuncia que introdujo en el Ministerio Público a las 10:09 de la mañana el viernes pasado.

Comentarios

3
Oliverio (escritor)

Como es posible que en La Nicaragua actual tengan los ojos vendados ... como es posible que los abogados de las monjitas no sepan distinguir entre una "estafa ' y lo que se conoce como "Lavado de Dinero " . Ese dinero invertido en una compañia inscrita en la Republica da Panama , ya de por si esta totalmente dudoso y por ultimo haciendo transferencias a EE.UU , entonces la aplicacion de la invercion Finaciera en Nicaragua queda al margen , donde estuvo la Garantia que existe en toda inversion ,y lo peor del caso es que se apoderan del dinero para beneficio de supuestas Cafeteleras , es una Empresa de Papel, una estafa bien planeada pero lo mas Grave es el " Lavado de dinero " qu es obio

2
Sebastian

Hombre, en respuesta y aclaración a "El Gato Lemuz". Lo que tú llamas una operación normal, la hiciste de seguro en una empresa Auto-ri-za-da legalmente en el país donde te encuentres para que ellos puedan captar fondos del público en los que tú estás incluido, y si es en Estados Unidos pues con mucha más razón porque las leyes son bien duras. Por el contrario la tal "empresa" de papel de Montealegre y Cía. no está au-to-ri-za-da, repito, en suelo Nica a captar fondos de Nicaragüenses. Y si investigamos un poco, pues tampoco en Panamá está autorizada a captar del público. Entonces?? en que quedamos?? pues en una empresa de papel hecha para estafar debido a que los riesgos son enormes y el público en general está desprotegido porque no conoce ese tipo de operaciones y tampoco conoce los riesgos financieros en los que está incurriendo, y peor aún, sin NINGUNA garantía más que los apellidos de los estafadores. Allí es donde tiene que entrar la fiscalía con ayuda de la SIBOIF. Este es otro caso como los ya afamados agave azul, american móvil, etc....etc....donde un montón de gente quedó en el aire, como las confiadas las monjitas.

1
El Gato Lemuz

Octavio,
Aqui en donde vivo este tipo de operaciones son normales.Ud invierte o ahorra en una institucion,es sabido que su diniero no es guardado en un baul, su dinero es re invertido en otro lugar cuyos duenos son los mismos duenos de la instucion en donde Ud tine sus ahorros.
Solo para darle un ejemplo, to tendo un seguro de vida con cahs value (entiendase como un direro mio que se va acumulando> El interes que la compania me paga es el 1.5% , de seguro que mi dinero es invertido ,o prestado a algun ciudadano al 5 o 6% ; asustese, recientemente recibi una carta en donde mi debido a mi exelente record a me oferce dinero prestado al 4.5%. O sea que mi mismo dinero por el que me estan pagando el 1.5% me lo ofrecen al 4.5% !!!!!! Que barbaros. no?

El punto es que en las economias capitalistas lo que MOntealegre hizo es legal y normal.No se como funciona los seguros en Cuba, Rusia o Korea del Norte. El escandalo esta ,a como decimos en Nicaragua, en jugar con la limosna y no con el Santo.

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor