Confidencial » Opinión » Leer artículo

El poder de los sueños

La impunidad del orteguismo en cuanto a corrupción, violación de las leyes y abusos de autoridad se explica no solamente por la debilidad de la oposición política, sino también por la indiferencia de los ciudadanos

Edmundo Jarquín | 30/8/2013
@mundoj1

“Aquellos que sueñan de día conocen muchas cosas que escapan a los que sueñan solo de noche”, escribió Edgar Allan Poe en uno de sus “Cinco cuentos de mujeres”.

Recordé esa expresión, que de alguna forma alude a la fuerza de los sueños, porque esta semana se conmemoró el 50 aniversario del famoso discurso del Reverendo Martin Luther King, “Yo tengo un sueño”.

Luther King, pastor bautista y como tal profundo conocedor de la Biblia y, a la vez de la experiencia y cultura de los afroamericanos estadounidenses, siempre hablaba inspirado en las profecías bíblicas y en los “espirituales”, como se conoce a las canciones llenas de lamentos y de ilusiones de los negros del profundo sur de los Estados Unidos, y que son el antecedente inmediato del jazz.

El discurso, pronunciado en 1963 ante una multitud que había llegado de todas partes del país y se había congregado en la inmensa explanada que va desde el majestuoso edificio del Congreso hasta el también majestuoso monumento a Lincoln, en Washington, se considera un parteaguas en el movimiento por los derechos civiles de los negros que había adquirido ímpetu ocho años atrás cuando, como anoté en esta columna el pasado marzo, Rosa Parks, conocida como el “Ícono de la Igualdad”, puso fuego en la mecha del movimiento en el momento que “en 1955, en uno de los Estados sureños más violentamente racista, se negó a ceder su asiento en un bus a un blanco -había secciones reservadas exclusivamente para los blancos-  y fue objeto de persecuciones”. Poco después de la marcha sobre Washington y el discurso de Luther King se aprobaría, en 1964, la ley de los derechos civiles.

Sin que todo el sueño de Luther King en cuanto a la igualdad racial se haya materializado, los cambios en la condición de los afroamericanos han sido tan notables que en los últimos años los Estados Unidos han tenido a un afroamericano, Collin Powell, de Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y después como Secretario de Estado, a una mujer afroamericana, Condoleezza Rice, de Consejera de Seguridad Nacional y posteriormente de Secretaria de Estado   -¡y bajo una Presidencia Republicana!-,   y ahora a Barack Obama de Presidente

El discurso de King ha inspirado luchas de liberación en muchas partes. Personalmente recuerdo cómo lo citábamos en nuestras luchas juveniles de los años sesenta. Como Presidente del Centro Estudiantil Universitario de la Universidad Centroamericana (CEUUCA), en 1968-69, tuve oportunidad de viajar a reuniones en varias partes de América Latina, y pude ver que en países tan diversos como Chile, Perú, Colombia, Ecuador, Argentina y Panamá, también se sentía la vigencia inspiradora del discurso de Luther King en las luchas de los movimientos estudiantiles.

La vigencia actual del discurso se explica por la fuerza inspiradora de los cambios que tienen los sueños de quienes sueñan despiertos, y de las ideas y palabras que expresan esos sueños.

Ante el sutil apoyo de algunos, y la indiferencia de otros frente a los vejámenes y atropellos del Orteguismo  -“porque no hay más remedio”, dicen en resignada complacencia-  hay que recordar el poder transformador del sueño de Martin Luther King, porque Nicaragua puede ser diferente, y mejor, y lo vamos a lograr.

La debilidad de la oposición

Con frecuencia se escucha el argumento que los vejámenes y atropellos Orteguistas a la institucionalidad se deben a la debilidad de la oposición.

Sin negar los errores que desde la oposición hemos cometido, el mencionado argumento  -por cierto, en algunos casos esgrimido para justificar la complacencia con el régimen de Ortega-   omite el hecho que la “debilidad de la oposición”  se explica fundamentalmente por los fraudes electorales de Ortega que se hicieron a vista y paciencia de muchos de los que sustentan el argumento de la “debilidad de la oposición”.

Si no hubiese habido fraude en las elecciones municipales en 2008, y hubiésemos tenido a Eduardo Montealegre de alcalde en Managua, Ariel Terán en León, Augusto Ayala en Juigalpa, Francisco Valdivia en Masaya, entre muchos más, incluyendo Tipitapa y Corinto, la oposición no luciría débil. Y si Ortega no se hubiese asignado 62 diputados en la elección de 2011, tampoco la oposición luciría débil actualmente. Y menos aún si se hubiesen contado bien los votos para Presidente en esas elecciones.

Entonces el tema central es qué se hizo para impedir esos fraudes y qué se está haciendo para impedir los cotidianos atropellos a la institucionalidad democrática. Pero no se trata solamente de lo que hacen o no hacen los políticos, sino también de lo que hacen o no hacen los ciudadanos desde sus diferentes responsabilidades en la sociedad, sean profesionales, empresarios o religiosos.

La impunidad del orteguismo en cuanto a corrupción, violación de las leyes y abusos de autoridad se explica no solamente por la debilidad de la oposición política, sino también por la indiferencia de los ciudadanos.

La democracia no es solamente un régimen político, sino una virtuosa forma de articulación, desde el Estado, del funcionamiento de la economía de mercado y de la convivencia social. La defensa de la democracia, entonces, no es solamente responsabilidad de los políticos sino de todos los ciudadanos. Los atropellos a la democracia en cuanto régimen político inevitablemente se traducirán en atropellos a las empresas y los ciudadanos.

Como señala Minxin Pei, profesor de política en la Universidad Claremont McKenna, “entre los muchos defectos sistémicos de las autocracias está la progresiva e incurable degeneración de las cúpulas…”. Agrega: “La forma más letal de degeneración de las cúpulas se expresa en las crecientes manifestaciones predatorias entre las élites gobernantes. El síntoma más visible es la corrupción, pero la causa es más intrínseca a todas las autocracias. Por lo común, los revolucionarios de primera generación tienen un fuerte vínculo emocional e ideológico con determinados ideales, independientemente de lo equivocado que puedan ser. Pero las élites post-revolucionarias son ideológicamente cínicas y oportunistas”.[1] Lo escribió analizando el caso chino, pero como de autocracias se trata, pareciera escrito también para Nicaragua.

 

[1] “¿Cambio de régimen en China”. Minxin Pei. www.project-syndicate.org

Comentarios

5
Jose Altamirano

En realidad lo que se a dado en llamar gobernabilidad y que se presta a eufemismos y agudos sofismas politicos, es inexistente en Nicaragua; la constitucion ha sido prostituida y mancillada, mas aun, que en tiempos de Somoza...
La comercialidad politica desvirtua la trayectoria de hombres, que alguna vez admire por su probidad, como son Bayardo Arce y Daniel Ortega y otros, cuyos nombres ya no quiero recordar...
Ya no siento satisfaccion por ser miembro de su partido (personalizado) y si veo al MRS...como opcion de oposicion; abrigo algunas dudas en la intencion de sus lideres...no estaran acaso resentidos por su escasa participacion en los grandes dividendos economicos en juego y tratando de abrirse paso a traves del caos democratico vigente...
para llegar al poder y repetir lo mismo...?
con respecto al Sr Jarquin...me pregunto tambien...cual fue su actuacion y trayectoria antes de salir del esquema...no era acaso parte del sistema o es en realidad una victima del mismo...? A los cuestionamientos tenemos que oponer realidades que contrasten nuestras afirmaciones...o me equivoco ?

4
guilherme

Para hablar de fraude es necesario demostrarlo y no mentir... esto no fue cumplido por los perdedores, mas bien se comportaron (y aun se comportan) como malos perdedores. Y seguir comiendo este cuento, a estas alturas, solo demuestra la orfandad de ideas y estrategias de la llamada "oposicion" y la debacle misma.

3
Leonel A. Marin Mc Ewan

Desgraciadamente cada quien jala agua a su molino. Los politiqueros asquerosos solo buscan su lucro personal importandoles un comino al sufrido pueblo. No hay que tomar en cuenta, en una verdadera unidad, a los caudillos, pactistas y traidores de la Patria. Unidad en torno a las bases, visitar las comunidades, los asentamientos, al pobre pueblo trabajador que con su sudor y sacrificio coadyuvan al motor economico de la historia.

2
elhombredelamancha

El sueno democratico
1. Nicaragua no es democratica
(No lo es de acuerdo a nuestro suenos).
2. El frente orteguista --como el somocismo-- se ha hecho propietario del partido y del gobierno.
3. El murillo-orteguismo controla todo en Nicaragua. La ultima alarma
es "la coordinacion" politica de la CSJ.
4.La burguesia --la tradicional y la robolucionaria-- tienen su buena
tajada en acuerdo tacito o por "debajo de la mesa" con ese frentismo:
Dejame hacer y no te metas commigo. Eso es neosomocismo.
5. El murillo-orteguismo ha logrado ejecutar bien sus planes para
controlar el pais: tambien controla a la "oposicion".
6. No todo es culpa del frente murillo-orteguista. Dolorosa y tristemente
esa "oposicion" acepto jugar con las reglas del que pone los jueces
y las reglas del juego. Esa responsabilidad de esa "oposicion" no es
una responsabilidad minima sino enorme.
7. Los antiguos que pertenecieron al exfuerte partido sandinista tienen
su alta cuota de reponsabilidad: solo acusan y lamentan que el
gran cerdo los haya desplazado. La negacion al pueblo al derecho
de la disidencia pario la dictadura de dos cabezas.
8. Nuestro sueno en la NIcaragua democratica. La Nicaragua AZUL y
BLANCO. La NIcaragua de todos. Nicaragua sin los mismos gober-
nantes perennemente. Nicaragua sin dictadura ni suave, ni dura.
Nicaragua con instituiciones solidas y fuertes, con division clara y
definida de division de poderes. Nicaragua, otra vez, sin dictadura, ni de grupos, de ni de familia, ni que el presidente herede el cargo a esposa ni a ninguno de los hijos.

1
Das Gespenst

Mundito, es cierto lo que dijo el doctor King, pero lamentablemente la mayoría de los negros en EEUU han interpretado el derecho de la igualdad como el derecho a ser iguales a los blancos, es decir a proceder como los blancos en detrimento de otras razas y culturas, hay negros que cometen crímenes raciales y sus representantes al igual que los blancos dicen que no son crímenes raciales, el ejército de EEUU contiene un alto componente de negros que han ido a matar y destruir otras razas y culturas al igual que lo han hecho y hacen los blancos, de que sirvió que Collin Powell fuera Srio. de estado si lo que hizo fue ir a mentir conscientemente a las NNUU para justificar la guerra con Irak, lo mismo hizo la tal Condoleezza y ahora Obama, el premio Nobel de la guerra, está mintiendo sobre el gas en Siria para justificar una intervención abierta, el sueño del Dr. King aunque loable no se cumplió por quienes se supone debieran haberlo cumplido, sus hermanos de raza, y su sueño seguirá esperando a como esperan los sueños de la mayoría de los habitantes de este planeta sueño que Cheo Feliciano también lo dice en su canción Juan albañil: 'Juan albañil vive soñando con la llamada igualdad'. Entonces seguiremos esperando y si esos sueños se hicieran realidad unos pocos estarían excluidos ¿serán ustedes?

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor