Confidencial » Blog » Leer artículo

Sexo Confidencial

La parte espiritual de la sexualidad

¿Alguna vez sentiste que tu conexión con otra persona iba más allá de ir a la cama? Descubrí por qué pasa esto.

Auxiliadora Marenco | 22/8/2013

¿Alguna vez sentiste que tu conexión con otra persona iba más allá de ir a la cama, tener una pasión intensa, un orgasmo profundo y un descanso plácido?

¿Alguna vez durante tu encuentro sexual miraste a la otra persona como una continuación de tu misma esencia?

O quizás el placer de un encuentro, se metió a través de tus sentidos y se perdió en lo profundo de tu alma.

Esa y muchas cosas más podrían ser lo que llamaremos la parte espiritual de la sexualidad.

En nuestra sexualidad  hay una parte biológica que la brindan nuestras hormonas y es lo que nuestro cuerpo muestra a simple vista. La mente de cada quien vive el deseo y lo procesa de manera individual y propia. La conducta y maneras de reaccionar a los estímulos externos, están influidas y dirigidas por los valores y costumbres de la sociedad en que se crece.

Venimos programados y adquirimos desde la infancia y en adelante la capacidad y el entrenamiento para amar, es decir, para provocar a través de una relación amorosa placer y afectividad. La cultura en que vivimos nos presiona para disociar ambas dimensiones.  De lo que se trata en este artículo es de reconciliarlos.

Establecemos relaciones con otras personas, que en el tema que nos ocupa, se concretan en la intimidad y el placer sexual.  Estas relaciones  alcanzan niveles de profundidad según la madurez, entrega o intensidad con que cada quien se compromete.

Todos somos capaces de percibir el medio externo a través de nuestros sentidos y registrar dichos fenómenos en lo profundo de nuestra mente.  Nos damos cuenta además,  si la percepción es agradable o desagradable. Y si ahondamos un poco más, sabemos que hay una especie de conexión o integración con ese fenómeno.  Algunos lo llaman “conciencia”, otros “espiritualidad”.

Lo espiritual es la vivencia de algo más allá de nosotros,  que nos conecta con todo lo que hace vibrar, moverse y crecer en el universo. Lo espiritual es la comunicación individual con el todo. Es la conciencia expandida. Es darse cuenta que sólo somos una parte, de una parte más grande, donde todos pertenecemos.   Algunos lo encuentran en la oración, otros en la contemplación, otros en la meditación. O incluso, desarrollando fuerzas que los convierten en chamanes, profetas o iluminados.

Todo esto es un proceso, un camino que lleva a alguna parte,  donde la persona crece y se hace más consciente de su individualidad y de algo más grande que ésta, a lo que también pertenece.  En la medida que se avanza, se ensancha y se hace más claro. Durante el camino hay distractores, obstáculos que impiden esa claridad. Son nuestros propios miedos y las prohibiciones que vienen de la sociedad.

La parte espiritual de la sexualidad se refiere a una vivencia que va más allá de la satisfacción del instinto o de los motivos por los que las personas se juntan.

Dicha vivencia  puede ser solo la satisfacción de una necesidad elemental  o  un proceso  nutricioso de  un sistema más completo. Muchos se quedan en la parte carnal, biológica y pasajera. Otros logran llegar a soltar sus represiones y disfrutan la vivencia de la sensualidad.

Y otros, quizás se lanzan al desenfreno de los placeres de la carne yendo de cama en cama, de persona en persona, buscando aquello de lo que quizá vienen huyendo: el  encuentro con esa parte interna que los conectará con algo más profundo.

A esto lo podemos llamar coleccionar coitos, sexo de aventura,  placer de plástico, que tiene sus gozos artificiales, descartables, más o menos disfrutados o disfrutables.

 La inclusión de lo espiritual solo se da, cuando esa fuerza fluye y se mezcla en las dos personas, más allá de la piel y del placer para convertirse en una experiencia trascendente que los conecta y a la vez los libera. Es un dar-se, un recibir fluyendo de regreso para alimentar algo más grande.

----

Continuará...

Comentarios

2
David Roque

No escribe algo preciso de lo 'sexualmente espiritual' esta sexóloga. Lo espiritual es 'algo' ‘in nosotros' y no 'allá' en el otro, o bien en las alturas del cosmo. Voy a poner algunos ejemplos de lo sexualmente espiritual: Un hijo, en una pareja, establece un encuentro de intereses que hace surgir la conexión espiritual, no es regla ni ley porque puede establecerse la conexión espiritual a partir de que la pareja toque música con pasión o que jueguen entusiastamente deporte. La madurez personal y una interesante cultura también puede ser la base de lo sexualmente espiritual en un dúo. Y es tan abierto como amplio, y diversas las parejas, que así son las fuentes de lo sexualmente espiritual. Por favor sexóloga incluya lo cultural porque en un 'machote' con bajo nivel cultural es posible que conecte espiritualmente, a su manera....Ah se me olvidaba: la nobleza, la lealtad, honestidad también son fuente de lo sexualmente espiritual....

1
JERUSHA

YO TAMBIEN HABLO SIN TAPUJO, A TODO ESTO QUE USTED LLAMA "LA PARTE ESPIRITUAL DE LA SEXUALIDAD" TIENE SU NOMBRE VERDADERO, PARA EL CASADO "INFIDELIDAD" Y PARA EL SOLTERO "PROSTITUCION". O SEA QUE AHORA LO VAN A MAQUILLAR DE ESA MANERA? PARA NO HACER SENTIR MAL A LAS PERSONAS QUE FORMAN ESE GRUPO DE LA SOCIEDAD? ES COMO ES Y SIEMPRE HA SIDO, INFIEL PONE CACHO, O PROSTITUCION A LO MAXIMO. Y SI SE LO MAQUILLO BONITO UNA SOCIEDAD CON MENTE DE AMPLIO LIBERTINAJE, PARA ENCONTRAR LA ESPIRITUALIDAD PERDIDA, O SEA SON PERSONAS QUE NO TIENEN UNA PERSONALIDAD ESPECIFICA EN SUS VIDA , TIENE TANTO VACIO EN SU "ESPIRITUALIDAD" QUE POR ESO ANDAN DE CAMA EN CAMA, COMO PULGAS DE PERRO EN PERRO.
SON SODOMISTAS SIN RESPETO PROPIO, SIN MORAL.
ME RECUERDA A SODOMA Y GOMORRA. UNA SOCIEDAD PERDIDA, QUE AHORA VIENE A RESURGIR, EN ESTOS TIEMPOS.
Y NO HABLEMOS DE RIDICULES, PORQUE TENER RESPETO PROPIO, Y TENER MORAL, NO ES RIDICULES. ASI QUE QUE SU TAL ESPIRITUALIDAD SEXUAL , SE LLAMA DEPRAVACION Y DEGENERAMIENTO SOCIAL. GRACIAS POR SUS CONSEJO SIN TAPUJO, Y ESPERO PONGA EN PUBLICO ESTA RESPUESTA SIN TAPUJO TAMBIEN.

Descripción

Vamos a aventurarnos en este blog a hablar de sexo y de sexualidad de manera comprometida.

Acerca del Autor

Soy psicóloga de mente abierta. No me gusta la mojigatería ni la hipocresía. Digo las cosas de manera simple, "concisa y con sesos".

Entradas Antiguas