Confidencial » Blog » Leer artículo

Sexo Confidencial

La vida sexual es como un teatro

Cada persona podría convertir su vida sexual en una comedia, tragedia, melodrama o banalidad. ¿Cuál es la tuya?

Auxiliadora Marenco | 19/7/2013

De acuerdo al Análisis Transaccional, -teoría de la personalidad en la que me formé-, cada persona termina afiliándose a un estilo de vida con el que busca reproducir los modelos de conducta que aprendió en su hogar.

De acuerdo al Análisis Transaccional, -teoría de la personalidad en la que me formé-, cada persona termina afiliándose a un estilo de vida con el que busca reproducir los modelos de conducta que aprendió en su hogar. 
Según el Análisis Transaccional, -teoría de la personalidad en la que me formé-, cada persona termina afiliándose a un estilo de vida con el que busca reproducir los modelos de conducta que aprendió en su hogar.
Cada quién, según hayan influido sobre su propia imagen, se inclina a convertir su vida sexual y de pareja en una COMEDIA donde procura llevar relaciones superficiales, alegres, entretenidas, preferiblemente ausentes de responsabilidades ni arraigos. 
El sexo es divertido, juguetón e irresponsable. La juventud y las aventuras se vuelven constantes y  eternas. Los compromisos sólo son del orden social y no se piensa en nada que pueda estropear ese delicioso estado de cosas,  que por nuevas y excitantes, se vuelven una constante tentación y provocación. 
Las gentes de este grupo son seductoras, encantadoras, alegres o simplemente complacientes. Son buenos amantes, están al día en todos los recursos “técnicos” para complacer y ser complacidos. Gustan de agradar y ser agradados, conocen de buenos lugares, músicas, vinos y afrodisíacos. Raramente se quedan en relaciones estables.
Puede ser  también una TRAGEDIA,  pues se termina descubriendo que la vida sexual es un fiasco o quizá comenzó con una violación o un abuso.  Se desata a partir de entonces, de forma involuntaria, una sucesión de eventos desagradables y/o  traumáticos que suman para formarse una imagen desastrosa y terrible de la vida sexual.  
El placer se ahuyenta con los fantasmas del pasado que una y otra vez impiden descubrir sus prometidas recompensas. O quizás, la persona  descubre que se unió a la pareja equivocada pues “sacó las uñas” hasta años más tarde. Se sufre amargamente porque la pareja  se está yendo constantemente con otra persona. O no lo atiende, lo desprecia, en la cama le da la espalda, se burla de su pene chiquito o de la abundancia de sus “llantas”.
El dulce sabor de la miel se queda colgado en los cuernos de la luna de aquella primera noche que fue demasiado corta para recordarla. A lo mejor ese día,  él descubrió que ella no era virgen. O ella descubrió que él era un sátiro disfrazado de franciscano.
Él sufre porque se enamoró de otra mujer y no puede dejar a los hijos abandonados como lo hizo su propio padre con él y sus hermanos. Ella sufre porque es humillada, golpeada, despreciada y le dice cosas como zorra, puta, rata o similares…. O quizás en la cama, la toma como aro de inodoro para descargar sus desperdicios sin importarle si ella acaba o finge un placer inexistente. La tragedia de estar esperando agazapados para lanzar un zarpazo que desangra, duele y mata.
También puede ser un MELODRAMA al mejor estilo mejicano con un gran malo que bebe guaro y tiene queridas por todos lados mientras la buena mujer vive cargada de hijos y llora desconsolada su estar no estando, como esposa sin derechos ni  haberes.  Al final se vive de apariencias para que los vecinos y compadres vean su buena mesa, su buen carro, sus viajes y buenos colegios para los chavalos. 
Ella se termina convirtiendo en santa, ejemplo para todos los mortales, especialmente para los hijos quienes la ensalzarán los 30 de mayo por su sacrificio de quedarse con su padre desalmado. Él cosechará mujeres e hijos que dejará regados por todos lados y hasta le llevará a la esposa el de alguna que no quiso criarlo. 
Él es ejemplo para todos los machos y para los hijos que terminarán comportándose igual que su padre. Ella es ejemplo para todas las hembras, primas, vecinas y beatas que a diario le hablan de novenas y rosarios. Quizás muera de cáncer de ovarios y solo así el macho aventurero asumirá cuanta falta le hace y le pondrá una serenata con mariachis en el cementerio.
O a lo mejor termine siendo una BANALIDAD improductiva, común, cualquier cosa, aburrida, sin nada interesante. Un ser por ser, o un estar por estar, nada especial, programado, ordenado, limpio. Todo en su lugar.
Las cosas se van resolviendo, sin nada especial. No hablan, no pelean, no pasa nada interesante ni diferente. Juegan la raspadita esperando un golpe de suerte, anodino, anónimo, sexo por semana o por mes. No importa, siempre es igual. Él se va quedando calvete con pancita, ella gordita y despreocupada.
Cada quien vive el teatro de su vida, como actor principal, crea su propio escenario y lo completa con luces, vestuario y final feliz o desgraciado. Cada quien tiene su propio guión y certeramente se busca a su actor complementario para desarrollarlo.
Y vos, ¿En cuál de los realidades descritas arriba encajás?
Según hayan influido sobre su propia imagen, una persona podría hacer de su vida sexual y de pareja una COMEDIA, en donde procura llevar relaciones superficiales, alegres, entretenidas, preferiblemente ausentes de responsabilidades ni arraigos. 
En este tipo de personalidad, el sexo es divertido, juguetón e irresponsable. La juventud y las aventuras se vuelven constantes y  eternas. Los compromisos sólo son del orden social y no se piensa en nada que pueda estropear ese delicioso estado de cosas,  que por nuevas y excitantes, se vuelven una constante tentación y provocación. 
Las gentes de este grupo son seductoras, encantadoras, alegres o simplemente complacientes. Son buenos amantes, están al día en todos los recursos “técnicos” para complacer y ser complacidos. Gustan de agradar y ser agradados, conocen de buenos lugares, músicas, vinos y afrodisíacos. Raramente se quedan en relaciones estables.
Puede ser  también una TRAGEDIA,  pues se termina descubriendo que la vida sexual es un fiasco o quizá comenzó con una violación o un abuso. Se desata a partir de entonces, de forma involuntaria, una sucesión de eventos desagradables y/o  traumáticos que suman para formarse una imagen desastrosa y terrible de la vida sexual.  
El placer se ahuyenta con los fantasmas del pasado que una y otra vez impiden descubrir sus prometidas recompensas. O quizás, la persona  descubre que se unió a la pareja equivocada pues “sacó las uñas” hasta años más tarde.
Se sufre amargamente porque la pareja  se está yendo constantemente con otra persona. O no lo atiende, lo desprecia, en la cama le da la espalda, se burla de su pene chiquito o de la abundancia de sus “llantas”.
El dulce sabor de la miel se queda colgado en los cuernos de la luna de aquella primera noche que fue demasiado corta para recordarla. A lo mejor ese día,  él descubrió que ella no era virgen. O ella descubrió que él era un sátiro disfrazado de franciscano.
Él sufre porque se enamoró de otra mujer y no puede dejar a los hijos abandonados como lo hizo su propio padre con él y sus hermanos. Ella sufre porque es humillada, golpeada, despreciada y le dice cosas como zorra, puta, rata o similares…. O quizás en la cama, la toma como aro de inodoro para descargar sus desperdicios sin importarle si ella acaba o finge un placer inexistente. La tragedia de estar esperando agazapados para lanzar un zarpazo que desangra, duele y mata.
También puede ser un MELODRAMA al mejor estilo mejicano con un gran malo que bebe guaro y tiene queridas por todos lados mientras la buena mujer vive cargada de hijos y llora desconsolada su estar no estando, como esposa sin derechos ni  haberes. Al final se vive de apariencias para que los vecinos y compadres vean su buena mesa, su buen carro, sus viajes y buenos colegios para los chavalos. 
Ella se termina convirtiendo en santa, ejemplo para todos los mortales, especialmente para los hijos quienes la ensalzarán los 30 de mayo por su sacrificio de quedarse con su padre desalmado. Él cosechará mujeres e hijos que dejará regados por todos lados y hasta le llevará a la esposa el de alguna que no quiso criarlo. 
Él es ejemplo para todos los machos y para los hijos que terminarán comportándose igual que su padre. Ella es ejemplo para todas las hembras, primas, vecinas y beatas que a diario le hablan de novenas y rosarios. Quizás muera de cáncer de ovarios y solo así el macho aventurero asumirá cuanta falta le hace y le pondrá una serenata con mariachis en el cementerio.
O a lo mejor termine siendo una BANALIDAD improductiva, común, cualquier cosa, aburrida, sin nada interesante. Un ser por ser, o un estar por estar, nada especial, programado, ordenado, limpio. Todo en su lugar. Las cosas se van resolviendo, sin nada especial. No hablan, no pelean, no pasa nada interesante ni diferente. Juegan la raspadita esperando un golpe de suerte, anodino, anónimo, sexo por semana o por mes. No importa, siempre es igual.
Él se va quedando calvete con pancita, ella gordita y despreocupada.Cada quien vive el teatro de su vida, como actor principal, crea su propio escenario y lo completa con luces, vestuario y final feliz o desgraciado. Cada quien tiene su propio guión y certeramente se busca a su actor complementario para desarrollarlo.
----
Y vos, ¿En cuál de las realidades descritas arriba encajás?
 

Según hayan influido sobre su propia imagen, una persona podría hacer de su vida sexual y de pareja una COMEDIA, en donde procura llevar relaciones superficiales, alegres, entretenidas, preferiblemente ausentes de responsabilidades ni arraigos. 

En este tipo de personalidad, el sexo es divertido, juguetón e irresponsable. La juventud y las aventuras se vuelven constantes y  eternas. Los compromisos sólo son del orden social y no se piensa en nada que pueda estropear ese delicioso estado de cosas,  que por nuevas y excitantes, se vuelven una constante tentación y provocación. 

Las gentes de este grupo son seductoras, encantadoras, alegres o simplemente complacientes. Son buenos amantes, están al día en todos los recursos “técnicos” para complacer y ser complacidos. Gustan de agradar y ser agradados, conocen de buenos lugares, músicas, vinos y afrodisíacos. Raramente se quedan en relaciones estables.

Puede ser  también una TRAGEDIA,  pues se termina descubriendo que la vida sexual es un fiasco o quizá comenzó con una violación o un abuso. Se desata a partir de entonces, de forma involuntaria, una sucesión de eventos desagradables y/o  traumáticos que suman para formarse una imagen desastrosa y terrible de la vida sexual.  

El placer se ahuyenta con los fantasmas del pasado que una y otra vez impiden descubrir sus prometidas recompensas. O quizás, la persona  descubre que se unió a la pareja equivocada pues “sacó las uñas” hasta años más tarde.

Se sufre amargamente porque la pareja  se está yendo constantemente con otra persona. O no lo atiende, lo desprecia, en la cama le da la espalda, se burla de su pene chiquito o de la abundancia de sus “llantas”.

El dulce sabor de la miel se queda colgado en los cuernos de la luna de aquella primera noche que fue demasiado corta para recordarla. A lo mejor ese día,  él descubrió que ella no era virgen. O ella descubrió que él era un sátiro disfrazado de franciscano.

Él sufre porque se enamoró de otra mujer y no puede dejar a los hijos abandonados como lo hizo su propio padre con él y sus hermanos. Ella sufre porque es humillada, golpeada, despreciada y le dice cosas como zorra, puta, rata o similares…. O quizás en la cama, la toma como aro de inodoro para descargar sus desperdicios sin importarle si ella acaba o finge un placer inexistente. La tragedia de estar esperando agazapados para lanzar un zarpazo que desangra, duele y mata.

También puede ser un MELODRAMA al mejor estilo mejicano con un gran malo que bebe guaro y tiene queridas por todos lados mientras la buena mujer vive cargada de hijos y llora desconsolada su estar no estando, como esposa sin derechos ni  haberes. Al final se vive de apariencias para que los vecinos y compadres vean su buena mesa, su buen carro, sus viajes y buenos colegios para los chavalos. 

Ella se termina convirtiendo en santa, ejemplo para todos los mortales, especialmente para los hijos quienes la ensalzarán los 30 de mayo por su sacrificio de quedarse con su padre desalmado. Él cosechará mujeres e hijos que dejará regados por todos lados y hasta le llevará a la esposa el de alguna que no quiso criarlo. 

Él es ejemplo para todos los machos y para los hijos que terminarán comportándose igual que su padre. Ella es ejemplo para todas las hembras, primas, vecinas y beatas que a diario le hablan de novenas y rosarios. Quizás muera de cáncer de ovarios y solo así el macho aventurero asumirá cuanta falta le hace y le pondrá una serenata con mariachis en el cementerio.

O a lo mejor termine siendo una BANALIDAD improductiva, común, cualquier cosa, aburrida, sin nada interesante. Un ser por ser, o un estar por estar, nada especial, programado, ordenado, limpio. Todo en su lugar. Las cosas se van resolviendo, sin nada especial. No hablan, no pelean, no pasa nada interesante ni diferente. Juegan la raspadita esperando un golpe de suerte, anodino, anónimo, sexo por semana o por mes. No importa, siempre es igual.

Él se va quedando calvete con pancita, ella gordita y despreocupada.Cada quien vive el teatro de su vida, como actor principal, crea su propio escenario y lo completa con luces, vestuario y final feliz o desgraciado. Cada quien tiene su propio guión y certeramente se busca a su actor complementario para desarrollarlo.

----

Y vos, ¿En cuál de las realidades descritas arriba encajás?

Descripción

Vamos a aventurarnos en este blog a hablar de sexo y de sexualidad de manera comprometida.

Acerca del Autor

Soy psicóloga de mente abierta. No me gusta la mojigatería ni la hipocresía. Digo las cosas de manera simple, "concisa y con sesos".

Entradas Antiguas