Confidencial » Política » Leer artículo

Porfirio García relata por qué se subió a la tarima oficial

"No han sido traicionados"

Movimiento de adultos mayores negoció bajo amenazas, pero 'no pudieron desbaratarnos', dice García. Agradece sacrificios de ancianos y jóvenes que fueron agredidos y reitera: 'seguimos en la lucha'

Octavio Enríquez | 8/7/2013
@cabistan

Detrás de aquel hombre con la frente surcada por arrugas, apoyado en muletas que subió a la tarima el 24 de junio en un acto oficial de respaldo a Daniel Ortega -después que unas horas antes el movimiento de ancianos había sido vapuleado-  no hay un traidor, insiste Porfirio García, el líder de las protestas que movilizaron a miles de ancianos reclamando al gobierno una pensión de vejez para subsistir.

“Siempre he estado con los pobres”, se defiende sobre la lucha que ha encabezado y que movilizó solidaridad de todo un país que miró cómo la Policía impedía el ingreso de alimentos y agua en la sede del Seguro Social.

Los más viejos de Nicaragua, unos 15,000, se enfrentaron al poder de Ortega para demandarle que pague una pensión de vejez mínima, ya que pudieron cumplir con la edad para recibirla (60 años), pero no con la cantidad de cotizaciones exigidas por la ley: 750.

La mayoría había logrado más de 250 cotizaciones, pero no llegaban al límite, una falta que la ley compensaba con la entrega de una pensión reducida. El reclamo, que dura ya años, provocó movilizaciones y los ancianos llegaron a tomarse el Seguro Social, el feudo de Roberto López, su presidente ejecutivo y uno de los funcionarios más cercanos a Ortega.

García rompe el silencio. Horas antes de que el diputado Gustavo Porras presidiera una concentración masiva de empleados públicos con García como el invitado sorpresa, pendía una amenaza de expulsión del último reducto de ancianos que protestaba en las afueras de  las instalaciones centrales del INSS y ya había conformada una directiva paralela de esta organización a voluntad del partido de gobierno.

En su oficina en la sede de la Unión Nacional del Adulto Mayor (UNAM), en el barrio Villa Venezuela, García es otra persona. Habla seguro, pero baja la voz cuando ve a otros rondarlo, lo que sucede minutos antes de que empiece oficialmente la conversación.

En medio de la entrevista, el celular no deja de sonar. La línea fija que el gobierno reactivó, desde que empezaron nuevamente las negociaciones, tampoco tiene paz en los 28 minutos que dura el intercambio y a la salida un hombre joven pregunta qué medio ha sido “al que Don Porfirio le ha dado la entrevista”, para luego no decir más.

Doña Alma Mendoza, la vicepresidenta de la asociación, lo acompaña vestida de blanco, le sirve un vaso de pinolillo. Ella también subió a la tarima durante el acto que presidieron Porras y López, y muchos los vieron con desconcierto y hasta les dijeron traidores.

Sin embargo, para quienes observamos con atención la concentración oficial, García y Mendoza  nos lucían parcos, muy serios, a diferencia de los entusiastas funcionarios y sindicalistas oficiales.

García dice que ya no tiene nada que perder, si acaso deciden sacarlo por la fuerza de sus oficinas después de esta entrevista, la primera que brinda desde los acuerdos con el gobierno.

Empecemos por la pregunta que la gente se está haciendo desde que usted apareció en la tarima con el diputado Porras y Roberto López, ¿qué pasó ese día Don Porfirio?

Nuestra asociación se encontraba en una situación sumamente difícil y había que tomar a la brevedad una decisión.

En primer lugar teníamos cerradas todas las puertas, se nos habían arrebatado todos los beneficios que, a lo largo de estos años, habíamos conseguido. Estoy hablando de las ayudas técnicas, beneficios específicos aquí en nuestras oficinas: el bono solidario se nos venía arrebatando poco a poco y de esa manera nos encontrábamos en una situación que había que tomar decisiones para buscar la forma de cómo poder mantener estos beneficios.

Por otro lado, nosotros también estábamos siendo víctimas de la división y desaparición de nuestra asociación. Se había comenzado un trabajo con muchos meses de anticipación, de socavamiento de nuestra asociación, de nuestros grupos, de ofrecerles muchas cosas, a muchos coordinadores nuestros.

¿Qué cosas le ofrecían y quiénes coordinaban esos ofrecimientos?

Esos ofrecimientos los hacían Roberto López, Gustavo Porras, la Sagrario Benavides (vicepresidente ejecutiva del Inss) y la diputada Justa Pérez (suplente de José Figueroa). Eran las cuatro personas que estaban encabezando este movimiento de destruir a nuestra asociación. En principio primero dividirla y después desbaratarla.

Los ofrecimientos que les hacían era que iban a tener todo los que nos habían quitado, además les aseguraban de que iban a estar como dirigentes de una nueva asociación, o de la misma asociación; que iban a vivir tranquilos y posiblemente algunos beneficios de manera personal.

Se me había comunicado en varias ocasiones de que iban a invadir nuestro local y que nos iban a sacar. Entonces nosotros teníamos el peligro de ser desalojados, de la desaparición de nuestra asociación, porque ya había nombrado una directiva provisional.

Así que no había más; nos invitaron, o mejor dicho, recibimos la comunicación de parte de la Presidencia de participar, que había la buena voluntad de abrir un diálogo con nosotros.

¿Quién lo contactó a usted?

A mí se me contactó de manera personal por la vía telefónica y, posteriormente, personas que en realidad desconozco el nombre. Pero después estuve conversando con Fidel Moreno que es el que ha venido en las conversaciones que hemos mantenido.

¿Lo llamó a usted Fidel Moreno?

No, a través de otras personas, se me llamó para una conversación con él y la realidad es que íbamos a estar en la tarima de la movilización que se realizaba ese día.

“No estábamos cómodos en la tarima”

¿Qué le pasó a usted por la cabeza cuando está por la movilización? Yo veo gestos del resto de invitados que aplauden “la sabiduría del Presidente Ortega”, por otro lado al Padre Eslaquit diciendo que no le alcanza la vista para ver los simpatizantes sandinistas, pero a usted lo noto tenso

No estábamos muy satisfechos con estar en la tarima por la razón de que nosotros habíamos mantenido una actitud de demanda de la pensión reducida de vejez. Y esa demanda chocó con estas personas del Seguro Social, incluso con el mismo jefe del FNT.

No estábamos satisfechos con estar en la tarima porque estábamos pasando del peligro latente que teníamos sobre nuestra asociación, y si estuvimos naturalmente era porque se nos prometió que habría diálogo, la promesa de restitución de todos los acuerdos que se habían tomado para disfrutar de algunos beneficios como las ayudas técnicas, de que el bono solidario se iba mantener y que no se nos iba a seguir quitando.

¿Usted recibió alguna señal de que la cosa podría ponerse más difícil para ustedes horas antes de que subiera a la tarima?

Eran momentos difíciles. Con solo que nos vinieran a sacar de las oficinas que hemos ocupado por estos últimos tres años, de que perdiéramos todos los beneficios, (...) que quedáramos nuevamente en la calle como estuvimos por algunos años, entonces no fue precisamente una decisión que podíamos sentirnos muy satisfechos, pero se hizo con el fin de salvaguardar la existencia de la asociación, de recuperar los beneficios.

¿Lo doblegaron? ¿quebraron a Porfirio García?

Nuestra asociación hoy se encuentra más fortalecida. He podido comprobar que los adultos mayores mantuvieron una actitud firme en defensa de nuestra pensión reducida, de la lucha por nuestra pensión. Entonces siento que en vez de haber perdido, todo lo contrario, nuestra asociación ha salido adelante y va continuar existiendo.

La depuración

Ese anuncio que hace usted cuando toma la palabra y dice que habrá depuración de las filas de la UNAM ¿cómo se puede interpretar?

En primer lugar hay muchos coordinadores que esperaron el momento propicio para separarse de la asociación e irse a formar otro grupo. Eso por un lado, no estoy hablando de los afiliados, estoy hablando de los coordinadores porque siempre hay en toda organización personas que están buscando el momento propicio para montarse en una asociación tan grande, tan fuerte, tan disciplinada como la nuestra, siempre hay personas que están buscando como sacar beneficios personales.

Lo que quiero dejar claro, en el aspecto de muchos coordinadores que no tenían la edad, y otros las cotizaciones, van a ser objeto de la depuración de nuestra asociación y, además de eso, en general todos los que no reúnen esos requisitos van estar afuera mientras no tengan la edad y las cotizaciones.

El día de la manifestación, muchos se preguntaron si no era una traición de Porfirio García...

Toda la vida he estado al lado de los pobres. Toda la vida luchando por los pobres, en las organizaciones sindicales, en las juntas progresistas, en las organizaciones de los campesinos, de los campesinos sin tierras o de campesinos asalariados.

En este caso no me siento mal. Me siento que he mantenido la posición de lucha y que tenía que pasar esto y que además de eso seguimos adelante sin tropiezos.

Las víctimas de las agresiones

¿Cómo le explica usted su decisión a la gente que fue agredida, a la gente que fue golpeada mientras lo apoyaban y que se sorprendieron cuando lo vieron en la tarima?

Quisiera sobre todo decirles a todas las personas que de manera desinteresada nos apoyaron, que nuestra asociación sigue su lucha, que el apoyo, los esfuerzos, los sacrificios y todos los problemas que hayan pasado ellos, en lo personal los sentimos muchísimo.

Lo sentimos como parte de que nosotros hayamos sido víctimas de esas situaciones, y, por eso, les sigo agradeciendo su participación. Todo lo humano que hicieron para que los adultos mayores que necesitaban agua, alimentos, medicinas, todo ese esfuerzo que hicieron ustedes, a pesar de que perdieron bienes personales, y, además fueron objetos de muchas agresiones, a todos les quiero decir de que no han sido traicionados, que sigan teniendo confianza en la Unidad del Adultos Mayor, que la asociación continúa su lucha, que no ha sido fácil.

¿Usted recibió amenazas?

En lo personal, podría decir que no. Pero si cuando se dice que te vamos a sacar del local, cuando venían personas a decirme que esa tarde, o al siguiente día...

¿Cuánto tiempo antes de que usted llegara a la tarima le dijeron eso?

Cuatro y hasta seis horas antes. Se me decía que lo que venía, o seguía, era que nos iban a desalojar.

¿Cómo describe usted a un gobierno que amenaza, y por otro lado en el momento en que ustedes estaban asediados, junto al edificio del Inss, ni siquiera le permitían acceso a alimentos y agua?

Quisiera señalar de que ha sido un grupo de personas las que mantuvieron una actitud de hacernos desaparecer, de agredirnos, y además de destruir nuestra asociación.

Hasta donde entiendo no ha sido una política general de Estado, sino de personas que están al servicio del Estado. Considero que esto más que todo ha sido una mala aplicación de políticas generales.

Aquí hay personas que nos han hecho mucho daño y han estado dispuestas a llevarnos hasta muchos sacrificios. Pero la realidad con la apertura del diálogo la cosa ha mejorado y es lo que nosotros veníamos, por eso precisamente nos tomamos el Seguro Social y por eso fue que comenzaron todas estas acciones, porque se nos habían cerrado todas las puertas.

¿Por qué le temen el gobierno a las protestas, por qué valerse de los que llegaron en la madrugada con garrotes y capuchas?

Me parece inconsecuente de que por tres días a los adultos mayores que estaban dentro del Seguro Social se les haya mantenido sin dejar que ingresaran alimentos, agua; se les cortó la luz, no se les permitió el uso de servicios higiénicos y que, además algunos de ellos fueron víctimas de algunos golpes, eso no me parece justo. No me parece correcto. Y como asociación tengo que rechazar todas esas formas en la cual nos trataron. Es decir el trato que nos dieron a los adultos mayores. Yo quiero dejar claro entonces de que los adultos mayores, todas sus demandas, siempre la han hecho de la mejor manera, es decir pacífica. Nunca hemos tirado morteros, nunca hemos agredido a un funcionario del gobierno, nunca hemos quebrado puertas, ni tirado piedras, siempre lo hemos hecho con alegría porque esa es la nueva línea general que se debe aplicar a nuestro juicio en cualquier demanda que se tenga.

El uso de la violencia no está dentro de nuestra asociación y así mismo quisiera que fueran con nosotros: que no haya violencia en contra de nuestras demandas.

El estado de las negociaciones

Don Porfirio, ¿qué alcance van a tener estos acuerdos? El Seguro se comprometió a revisar la pensión reducida según mejore la realidad del país, ¿no se están conformando con muy poco?

Nosotros cuando se nos han dado el bono hemos estado claro que nos llega para mientras se recibe la pensión reducida de vejez. ¿Quién lo haga? ¡No nos importa! Lo importante para nosotros es que esos beneficios lleguen a los adultos mayores.

Nuestra demanda ha sido esa, buscar cómo ir mejorando el nivel de vida de los adultos mayores porque quisiera señalar que esta asociación está totalmente clara de que en cualquier año, cualquier día, podría llegar la pensión reducida, pero eso no significa que la lucha de los adultos mayores desaparece. Todo lo contrario: nosotros vamos a continuar esa lucha siempre buscando cómo mejorar el nivel de vida de los adultos mayores.

¿No teme que después de la entrevista, reciba una comunicación y lo saquen de su oficina?

Siempre tengo confianza en todas las cosas que hago. Y además en los compromisos que adquieren otras personas, y sobre todo, si representan parte del Estado, tengo confianza en qué las cosas mejoren, no lleguen a extremos en los cuales alguien pueda salir dañado.

Nuestra demanda es eminentemente social, la seguimos manteniendo sobre el diálogo, sobre establecer acuerdos que beneficien a nuestro grupo social. No tengo ningún temor de expresar (lo).

La realidad es que ya no tengo nada, nada, que perder. Estoy buscando mi bienestar y el bienestar de los adultos mayores con beneficios sociales, y lo voy a seguir haciendo mientras pueda.

Comentarios

8
Juan

Don Porfirio ha luchado todo el tiempo por los interes de su gremio y si vio una oportunidad para lograrlo mediante la negociacion en momentos dificiles (presio, chantaje, etc.) debia hacerlo. Los resultados muestran que cumplio con sus objetivos. La represion del FSLN era esperable y los jovenes solidarios perdieron la ingenuidad y el Gobierno cosechara lo que sembro: nuevas fuerzas con principios y practicas de mayor altura que sus turbas y que seran corrientes politicas generacionales que pondran fin a su proyecto politico-economico. SIN EMBARGO, Don Porfirio y la UNAM solo tienen UNA opcion etica y digna en estos momentos para realmente no TRAICIONARSE a si mismos y evitar que el cancer ortegista los consuma: PROACTIVAMENTE EXIGIR QUE LA POLICIA APRESE A LOS AGRESORES Y RESUELVA LOS ROBOS DE VEHICULOS, etc. Don Porfirio: cierre con broche de oro su legado y no deje que su prestigio quede mancillado por la oscuridad. Tenga seguridad que muchos lo apoyaran si sigue esta sugerencia y que el Gobierno no tendra otra que ceder anet su autoridad moral.

7
edgard efrain torres aleman

A MI OPINON EL SEÑOR GARCIA ES UN TRAIDOR DE LAS CAUSAS DEL ADULTO MAYOR, POR QUE JAMAS SE HUBIRA PRESTADO A ESTAR EN LAMISMA TARIMA CON SUS OPRESORES

Y ADEMAS NO SOLO ES UN TRAIDOR, TAMBIEN ES UN APRENDIS DE DICTADOR, YA QUE TRATA MUY MAL A LOS ANCIANOS.

NO LO ESTOY INVENTANDO , YA QUE MI PERSONA A SIDO MALTRATADOY PISOTEADO POR ESTE SEÑOR.

LOS ANCIANOS LE TEMEN Y POR ESA RAZON NO LO DENUNCIAN.

6
Martin

todo me huele a traicion y que le doblaron el brazo a los adultos mayores y toda la gente q apoyo a los adultos??como quedan??que paso con lo que se robaron??con los vehiculos y gente golpeda??no sigamos siendo ingenuos esa es otra manpara del dictador ortega para alargar el tiempo y que las cosas se enfrien.

5
Andrea

Me parece que estos comentarios son algo extremistas. Es cierto que los jóvenes apoyamos la protesta de estos señores, pero al final... ¿qué era por lo que gritábamos? Por un arreglo, por una solución. Aparentemente el gobierno se las está dando, ¿no era eso lo que se quería desde un inicio? Tarde o temprano la UNAM tendría que entenderse con el INSS y el gobierno, porque ¿acaso nosotros los jóvenes ibamos a darles la pensión por la que peleaban? No, jamás. Pienso que muy fuera del egoísmo, deberíamos esperar a que se les solucione a los ancianos lo de su pensión.
Ahora, los abusos que hubo de la PN hacia los ancianos y jóvenes, es una triste consecuencia y hasta es otro tema ¿igual de delicado? Probablemente. Pero, honestamente, un anciano quizás al final prefiere preocuparse por morir con su pensión para sus medicinas que seguir peleando por los estragos que ocasionó la protesta. Puede sonar injusto, pero es lo real.

4
Leonel a. Marin Mc Ewan

Un aplauso a Porfirio Garcia por defender los intereses de los pobres y de la pension reducida. Ni chantajes, ni las turbas divinas que les echo el violador de la constitucion los hicieron callar. Animo y siga adelante en su lucha. El DR. Roberto Lopez G. (presidente del INSS) es un antiguo militar del EPS, soberbio ha como todos los orteguistas.

3
Defraudado

No sé de qué manera puedo tomar esta entrevista. Fui una de esas personas que se solidarizó con los ancianos que viendo tal situación, no podía ser indiferente. Pero este señor creo que no representa los intereses de los Adultos Mayores, ni tampoco está en la capacidad de moral para representarlos. ¿Dónde se le ha dado una muestra de apoyo a los jóvenes que apoyaron no solo económica, sino profesional y asistencia? Ya no digamos moralmente, dando su cara para una lucha justa.

Mi conclusión es que las "negociaciones" no fueron más que populismo del gobierno, y cuando este señor se de cuenta que el apoyo leal que pudo recibir, fue de parte de los jóvenes, va a arrepentirse. Sin duda alguna, conmigo no cuenten para una próxima manifestación.

2
Rodrigo Obregón Robles

Don Porfirio decidió como todo Líder debe decidir al ser forzado a "Negociar" bajo presión e incertidumbre. La toma de decisiones siempre estará sujeta a la crítica de algunos mientras los humanos somos heterogeneos en nuestra manera de visualizar y analizar las decisiones de otros. La duda razonable la justifica nuestra historia. Las Negociaciones con la Esfera Política nos traen a la mente solo recuerdos de Malinche, Kupia Kupia Kumi, Espino negro etc. que son estigmas y satanicas por las Traiciones al pueblo y los amarres debajo de la mesa que siempre hemos conocido. Pero quiero decirles que cuando llegamos a esta edad, los Trabajadores Honestos que no Jugamos a la Polítiquería y no tenemos ambiciones de Poder y Enriquecimiento, no le damos a nadie "Puñaladas Traperas" y menos a nuestros pares en la Justa Lucha por hacer valer derechos consignados en la Constitución y Ley del Seguro Social. Se ha ganado el respeto Dn. Porfirio y mientras Dios me de vida, continuare solidario con su noble y digna lucha. Adelante. Además no creo que otros Adultos mayores se presten a juegos sucios o a ser tontos útiles de los politiqueros.

1
BosawasRioIndioMaiz

1.- Nadie se dio cuenta de esta negociacion principalmente los involucrados q arriezgaron su vida y sus propiedades ( vehiculos, equipo de sonidos, telefonos, carteras etc)
2.- durante la negociacion un joven perticipante mercia estar de auditor u oyente. Sin derecho a opinar.
3.- Nunca su persona hizo nada (Porfirio) para recuperar los bienes de los jovenes. El estado debe pagar.
4.- Hasta ahora da una explicacion. No sera q se esta dando cuenta de una vieja mania del FSLN. Nunca se negocio desmovilizando las fuerzas q ejercen la presion mientras no se firme un acuerdo.
5.- De seguro ahora necesita apoyo porque se esta dando cuenta q esta sin elementos de presion para negociar.
6.- Que ahora te resuelva Moreno y Porraz porque de mi ni un tuitazo mucho menos apoyo fisico, moral ni material. Esre el ejemplo de: La Maliche, Kupia Kumi, El Espino Negro.
"Era necesario dice" JA

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor