Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Recomendación literaria de la semana

¿Por qué leer a Ernesto Sabato?

El escritor argentino combina el tratamiento psicológico de sus personajes con el tema que le obsesionó la vida entera: los ciegos.

Ernesto Valle | 27/6/2013
@Ernestovalle3

Adorado por unos, aborrecido por otros, Ernesto Sabato (Junio, 1911-Abril, 2011) ha sido una de las mentes más brillantes que han nacido en la Argentina. Doctor en Física, abandonó las ciencias para dedicarse a la ficción. Su trabajo literario ha sido galardonado con premios como el Miguel de Cervantes, el Gabriela Mistral de la Organización de Estados Americanos y hasta con una candidatura al Premio Nobel de Literatura.

Escritores de renombre expresaron grandes elogios para con su obra, entre ellos Albert Camus, novelista francés y ganador del Premio Nobel de Literatura, quien dijo: “Admiré su sequedad, su intensidad y aconsejé a Gallimard su traducción al francés. Espero que encuentre en Francia el éxito que merece.”

De gran valor fue su liderazgo, en la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), de la que fue presidente. La CONADEP se encargó de investigar las violaciones  que se cometieron a los derechos humanos, entre 1976 y 1983 durante el terrorismo de estado de la dictadura militar de Videla.

Este argentino publicó una trilogía de novelas – El Túnel (1948), Sobre Héroes y Tumbas (1961), Abbadon, el exterminador (1974) –, sobre el tema que lo obsesionó la vida entera: los ciegos. Casualidad o no, un doctor le recomendó en la última etapa de su vida, dedicarse a la pintura, dejando de escribir y leer por problemas en la vista.

Les comparto una reseña de cada una de sus obras: 

El Túnel, es un thriller dramático que trata del amorío y la obsesión de Juan Pablo Castels con María Iribarne. Es el relato de un pintor sociópata que cuenta sin lástima, el crimen que lo tiene preso en una una celda. Una noveleta de poco más de 50 cuartillas.

Sobre héroes y tumbas, comparte el modelo tradicional de novela. Sin embargo, rompe con la forma y hace gala del oficio. Son tres historias interconectadas: la vida del adolescente Martín del Castillo; la huida y muerte del General Lavalle; y la decadencia de una familia –Vidal Olmos – que fuese, en algún momento, aristócrata. Ronda las 450 cuartillas.

Abbadon, el exterminador: Es un intento más experimental en el género novelístico. De carácter fragmentaria, ficcionaliza la misma obra y la diégesis de Sabato. Incluso, el mismo Ernesto es un personaje que llega a morir dentro del libro. Plasma una visión bastante trágica y apocalíptica del mundo. En mi opinión, la novela mejor lograda. Son 380 cuartillas.

Hay ciertos elementos recurrentes en sus obras: el profundo tratamiento del nivel psicológico de los personajes – herencia de sus adorados rusos, en especial, de Fyodor Dostoievsky –. La fuerte carga histórica –si en Sobre Héroes y Tumbas, juega con la figura del General Lavalle y el gremio artístico, en Abbadon, el exterminador, se centra en la figura del Che y las torturas a los desaparecidos argentinos–. 

Comentarios

1
Alejandro

Excelente. Deberías de hacer un ensayo o algo por el estilo explicando detalladamente por qué leer a Ernesto. El poco reconocimiento a Sabato es lamentable, su obra es fantástica.

Más en: ¿Por qué leer a..?

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor