Confidencial » Política » Leer artículo

Crónica. El día que Daniel Ortega vendió la soberanía

Pacto Ortega-Wang

El 'Gran hermano' Wang y el comandante Ortega sellaron un acuerdo que violenta la Constitución y garantiza subordinación total a empresa extranjera. Ortega lo firmó 'por Sandino, Darío y pueblo esforzado'

Octavio Enríquez | 17/6/2013
@cabistan

A la caída de la tarde del viernes 14 de junio, cuando el empresario chino Wang Jing entró finalmente en la Casa de los Pueblos, antecedido del grito desesperado de las sirenas que buscaban abrirle paso en Managua, restaba muy poco ya para que el comandante Daniel Ortega, en cadena de radio y televisión, le entregara la soberanía del país.

Ortega lo recibió con tremendo estrechón de manos, al lado la Primera Dama Rosario Murillo vestida de rosa y bufanda verde, y la autoridad del Canal, Manuel Coronel Kautz, que con su traje oscuro parecía más bien asistir a un velorio.

Pero no. Aquel era un festín en la Casa de los Pueblos para los convidados. Una noche en que las sonrisas se prodigaron entre los funcionarios del mandatario sandinista en este palacio construido por Taiwán en otros años, que Ortega había prometido en otro tiempo para la niñez atrapada en la pobreza.

A las 7:35 de la noche Ortega firmó la concesión del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua. Wang tiene ya el derecho de gestionar el financiamiento y hacer  la mega obra por 50 años, prorrogables otros 50, un viejo sueño de los nicaragüenses al que Ortega puso números: 40 mil millones de dólares para edificar dos puertos de aguas profundas, aeropuertos, oleoducto, un ferrocarril y una zona de libre comercio, un conjunto que persigue unir el Pacífico nicaragüense con el Mar Caribe.

Veinticuatro horas antes de la firma del acuerdo, a Ortega le gritaron desde la calle en protestas ciudadanas “vende patria”, el peor de los insultos que se le puede hacer alguien que dice abrigar los ideales de Sandino, que conversa con su retrato —según dijo hace unas semanas—, pero que en la práctica renunció a la posesión del 51% de las acciones que el mismo Parlamento había reservado para el Estado de Nicaragua el año pasado en la empresa que crearía la construcción del gigantesco proyecto.

En su lugar, el comandante entregó la concesión a la empresa  HK Nicaragua Canal Development Investment Co, radicada en Hong Kong, con un raro método que contempla la reversión de las acciones del proyecto a favor del Estado en el 1% anual mientras dure la concesión.

La noche de la firma del acuerdo, Ortega alegó que la soberanía tenía sentido únicamente con prosperidad económica. “La soberanía es un elemento tangible... Si hay pobreza, si hay extrema pobreza, si hay dependencia económica, no hay Soberanía”, apuntó.

Sacó la pluma de su chaqueta y aquel instante jamás podrá olvidarse: bañado de los flashes de las cámaras de los medios de comunicación de los que es propietario, que fueron ubicados en las mejores posiciones a diferencia del resto, clamó ante el finiquito del acuerdo: “Por Sandino, por Darío, por este pueblo de tanto sacrificio y dolor… ¡Llegó el día, la hora de alcanzar la tierra prometida!”.

Lo hizo bajo la mirada protectora de la Primera Dama que apenas unas horas antes sostuvo, con todas las letras en sus comparecencias de mediodía, que hoy se cumplía una profecía, que estos tiempos son de cambios para el país.

“El fantasma de carne y hueso”

El gobernante nicaragüense presentó a Wang este viernes como un “gran hermano”, “un fantasma de carne y hueso del que tanto se ha hablado” y el empresario, tocándose el pecho a veces mientras pronunció su discurso, le correspondió prometiendo, no sólo felicidad a Nicaragua, sino a todo el planeta.

En Nicaragua muchos se preguntan quién es este hombre, del que sus voceros dicen que tiene varias empresas, incluidas en el ramo de construcción, pero no se sabe nada en realidad. Muchos solo lo conocen como “el chino de Ortega” y ni los medios oficialistas se han ocupado de elaborar una biografía.

Hace un año, Wang recibió una concesión de telefonía para la empresa Xinwei, donde es director, pero el reclamo público es que no ha instalado un solo teléfono hasta ahora.  El empresario invitó al sector privado nicaragüense para que fueran a China Continental y pudiesen conocer los esfuerzos que realizan en estos campos.

La galería de promesas incluyó prácticas amigables con el medioambiente, que toca de lleno otro tema. En 2007, cuando Ortega regresaba al poder tras 16 años en la oposición, dijo que ni por todo el oro del mundo haría el canal interoceánico por la ruta del lago de Granada, una de las principales preocupaciones  de científicos como Jaime Incer Barquero ante el anuncio de la obra.

El socio de Ortega anunció que contrataron a las mejores firmas en su ramo, en Estados Unidos y Reino Unido, para garantizarle al pueblo nicaragüense el respeto a sus recursos naturales.

Pero además sostuvo que respetarían la soberanía que Ortega empezó a darle desde hace 8 días, cuando envió al Parlamento la iniciativa que contenía, además de las renuncias expresas, la disposición  de que las reservas del Banco Central de Nicaragua servirían de garantía para el proyecto.

HKND: como empeñar una casa

Ronald McClean, designado vocero del grupo empresarial lidereado por Wang y que asistió a la firma del convenio en esta noche larga para Nicaragua, había comparado toda esta suerte de condiciones favorables (en el Canal 100% Noticias) con algo no muy distinto a lo que hace cualquier persona cuando pone de garantía (empeña fue la palabra que usó) su casa para obtener un crédito.

“Son garantías (no solo) para que el señor Wang invierta, sino para traer inversores, pero son garantías que están ahí puestas para un caso extremo que ojalá nunca suceda”, dijo McClean,  quien se describió como un experto anticorrupción del Banco Mundial, que fue canciller de Bolivia, candidato a la Presidencia y alcalde de La Paz en cuatro ocasiones durante la presentación que hizo el empresario chino de los miembros de su equipo.

“Eso no va suceder, pero si sucediera el inversionista trata de protegerse en lo posible (…)  El país tiene que poner las máximas garantías, pero nadie está en ese negocio, de cobrar una garantía, estamos en el negocio de hacer un gran proyecto, un gran canal, que nos va beneficiar como empresa no cabe duda, pero va beneficiar a Nicaragua”, dijo McClean.

La comisión y la sospecha

Los funcionarios nicaragüenses, entre ellos Manuel Coronel Kautz, que firmó también el acuerdo con Wang en su carácter de autoridad del Gran Canal, argumentaron que el país no pierde su soberanía.

Según Coronel Kautz, las decisiones trascendentales quedan en manos de una comisión de nicaragüenses con supremos poderes que decidiría la suerte, según la ley aprobada por Ortega, el destino de las propiedades por donde pasará la obra, un territorio que no se ha definido aún porque los estudios de factibilidad apenas empezarán a hacerse.

Para la ex comandante sandinista, Dora María Téllez, que muy joven participó de la toma de la Asamblea Nacional—llamaban chanchera a ese poder del Estado en 1978— , lo que ha ocurrido es simplemente que los Ortega han visto la oportunidad de hacer negocios igual que Somoza después del terremoto de 1972.

“No se necesita ser muy avispado para adivinar que el señor Wang Jing es un simple presta nombre de los intereses de Ortega y su familia. Si no, ¿cómo aceptaría el gobierno que alguien que tiene una microempresa en China, más pequeña, mil veces más pequeña, que los intereses empresariales, por ejemplo, de Carlos Pellas, pueda haberse quedado con semejante concesión?”, cuestionó Téllez en su blog.

Cosas de la vida, Edén Pastora, el otrora jefe de la operación en que participó Téllez y plegado al gobierno actualmente, aplaudía a Ortega con entusiasmo en esta noche que bien puede resumir una foto: Wang y el caudillo cargan cada uno la copia del acuerdo marco, muy bien empastado en azul, se juntan, alzan cada uno el documento mientras con las otras manos se tocan el hombro. Parecen dos hermanos.

Lo que no alcanza en la imagen son las risas, el aplauso que duraba  más de 30 segundos cuando Ortega enfatizaba algo, o cuando lo hacía su invitado frente a una escogido grupo de invitados entre los que se encontraban algunos estudiantes  y miembros de la Juventud Sandinista.

Tiempos similares al Chamorro- Bryan

La noche trajo la historia como recuerdo. A diferencia del tratado Chamorro Bryan, el más pérfido de los que recuerdan la historiadores de Nicaragua, que propuso en 1914 la concesión del canal a Estados Unidos con lo que se garantizó que nadie construiría la obra en otra zona que no fuese Panamá, el acuerdo Ortega-Wang  plantea una sumisión del Estado Nicaragüense para hacer el proyecto.

“Estamos viviendo una época parecida al tratado Chamorro Bryan, en la cual Nicaragua cede prácticamente casi todos sus derechos, su soberanía en este sentido: no se les va aplicar a este empresa ni la legislación civil, ni la legislación penal, ni las disposiciones administrativas”, comparó el jurista Cairo Manuel López, ex presidente de la Asamblea Nacional (1996) en una entrevista con Confidencial

Pero este viernes 14, Ortega mostró indiferencia ante las críticas. Dirigió su discurso al desarrollo del proyecto y la bonanza económica que resultaría de él. Era una estrella de televisión, un Rock Star junto a su invitado que como llegó, rápidamente dejó el sitio seguido de las patrullas, formadas por policías y miembros de seguridad privada.

Comentarios

8
Jane


Buenos días señor / señora,

Esta es una buena oportunidad para obtener un préstamo. Ofrecemos préstamos de todo propósito y nuestra tasa de interés es del 3% y nuestro proceso de préstamo es muy rápido también.

Estamos dispuestos a hacer todos sus problemas financieros una cosa del pasado. Si usted está realmente dispuesto a resolver sus problemas financieros. Contacte con nosotros ahora a través de correo electrónico con el fin de proceder a la
transacción.

Nuestro correo electrónico es: [email protected]

Esperamos hacer negocios con usted.

Saludos,

La Sra. Jane Freeman.

7
Leonel A. Marin Mc Ewan

Ortega es un regala patria e "internacionalista proletario". Fue amigo de Kadaffi, Hussein, arafat y de todos los terrorristas del mundo. Esto del canal es puro cuento chino; lo que quiere es mas $$$. SDu fortuna se calcula en $ 3,600 millones porque siempre ha vivido del erario y recibe la megapension vitalicia. Es un cinico, mengalo, y no es estadista porque con costo es bachiller.

6
NICAGAY

esta tan buena esa ley que en territorios del chinito (nicaragua) pueden matar a cualquier persona y no pasa nada porque es soberania del chinito sin garantias sociales ni laborables

como tambien pueden traficar drogas y lavar dinero en terrritorio del chinito y no hay ley ni extradiccion

Como tambien logico habra puentes que pasan por el territorio del chinito del supuesto lago y los nicaraguenses y vehiculos que atraviesen dichos megapuentes para atravesar de norte a sur del territorio nicaraguense tendran que pagar peaje para resarcirse de la construccion de x puente

5
Azucena Godoy

Cada quien reflexiona a su manera,
Es probable que a algunas personas les guste el avance sinónimo de desarrollo y otros que son felices viendo los pueblos en miseria, y peor si existe algo que les moleste, ya que quizas sus diregentes nunca pensaron en el pueblo sino en su propio bolsillo.
Pero considero en lo personal que el canal es el logro mas gande alcanzado en la historia de Nicaragua. Pero a como todos sabemos todo el que trabaja es criticado. No hay nada que se haga que lleve logros a como tambien dificultades

4
Manuel

Que sin verguenzas. Ladrones. Nicaragua les vale un comino.

3
Silvio

El tal prestamo del chino no es mas que un prestamo SUB-PRIME que llevo al colapso de los mercados financieros. Ellos creen que estan haciendo el negociazo del siglo, pero lo que estan haciendo es llevando a Nicaragua a la bancarrota. Y de ahi NO HAY NADIE QUIEN NOS RESCATE!!!!

2
Ramiro

Cuando se hace rodear de uniformados encamisados con salario, está engañado y engañando al pueblo. La soberanía es libertad, es compartir responsabilidades, es consultar al pueblo, es escuchar al pueblo, es buscar el beneficio del pueblo. No es asignar y nombrar a sus hijos (cantantes de cantina) estos Megaproyectos. Hay que ser responsable y saber que tarde o temprano se pagan los errores y malas decisiones tomadas. El pueblo no olvida, y se cobra.

1
Aselotl

Hay Nicaragua...Nicaragüita,

A los reflejos de luz que danzan al vibrar de los espejos...se logra ver al general de hombres libres, alzándose desde su lugar de descanso, para levantar su tenso brazo y decir que Nicaragua es libre y soberana, a pesar que ha sido ultrajada una vez más.

El fondo del Canal es discutible, lo que es incuestionable es el procedimiento irregular como se ha concedido todos los derechos a una empresa, en detrimento de los derechos de propiedad de los nicaragüense.

Mucho se habla del impacto ambiental del megaproyecto, pero poco se discute de la discrecionalidad y la especulación que habrá en las propiedades. Tomar nota de en esto, pues nuestra Nicaragüita puede quedar desnuda y expropiada por manos foráneas; serán realmente extranjeras...

Hay Nicaragua...Nicaragüita, por tu deseada ubicación y tus grandes riquezas te han pretendido desde la colonia y tus hijos desalmados te han prostituido al sonar de unas pocas monedas de cobre y tú, muy fiel has mantenido tu porte y soporte que demuestra tu temple y soberanía y confía que hay hombres y mujeres, paridos de tu seno, que te defenderán a pesar de sus temores.

Más en: La promesa del Gran Canal

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor