Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Pizzas de diseño

El Italianíssimo es un lugar correcto: la comida y el servicio son buenos, a pesar de tratarse de una cadena de restaurantes

Gonzalo Mas | 21/5/2013

Recibo un mensaje en mi celular. Dice así: “¿sabías que ahora hay un Italianissimo más cerca de vos? Estamos contiguo a Casa Pellas de Plaza España. Visítanos (…).”

Obediente, voy. Por su localización en un complejo de oficinas, el restaurante parece destinado principalmente a atender el almuerzo de los  profesionales que ocupan las oficinas colindantes.

Decidido a disfrutar al máximo de mi almuerzo, pido una sangría para refrescarme. No está demasiado dulce y lo agradezco. La sirven en una copa de cuello largo. La esperaba servida con trozos de fruta pero según me comenta el camarero, hoy no les queda. Quizás para compensar, me sirven hielo. Lleva muchísimo.

Ya instalado y de buen humor, observo el local.  Lo primero que me llama  la atención es la similitud del restaurante con el otro Italianissimo de Managua, el que está en Santo Domingo. Me gustaba el diseño del local inicial. Me gusta, por tanto, el de este nuevo establecimiento.

No tengo nada en contra de las cadenas de restaurantes. Sin embargo, pienso que abriendo un restaurante igual (o muy parecido) a otro ya existente, el concepto inicial del local en términos de originalidad y personalidad única, se pierde.

El local tiene forma rectangular. El suelo es de loseta negra cuadrada y las mesas están construidas en madera sólida. Hay lámparas como cucuruchos invertidos sobre las mesas. Del techo flotan, cual platillos volantes, cuatro enormes plataformas redondas color café. Hay maceteros color verde manzana contra unas columnas de un rojo fluorescente. Las paredes del restaurante son negras. A la derecha, hay un muro de espejos que cubre prácticamente todo el largo del local. Debajo, observo  una banda de ladrillos rojos.

Hay dos filas de mesas situadas una a la derecha y otra a la izquierda. El medio del rectángulo, vacío, ejerce de pasillo. Al fondo veo una bodega empotrada en la pared. A la derecha, una barra tipo bar: La decoración del Italianissimo es bien vanguardista.

El baño es perfecto en su diseño: la pared del fondo es de ese color verde manzana que ya encontramos en el salón. El resto del baño es metálico y negro… Lo malo es que hoy el lavabo no está todo lo limpio que debiera.

Puesto que estoy en una pizzería, pediré pizza. El problema con este plato es lo limitado que resulta comentarlo desde un punto de vista gastronómico. Para resarcirme, pido dos entradas. Y mientras espero a que las  traigan, me entretengo con los pequeños manteles de papel sobre mi mesa. En ellos veo multitud de fotos que repasan la geografía (y la historia) de ese maravilloso país que es Italia: Roma, Nápoles, Milán…

Por fin me sirven las entradas: Un carpacho de salmón y una ensalada caprese. El carpacho es servido con tiras finas de cebolla, alcaparras, hojas de lechuga, queso rayado parmesano y vinagre balsámico: Aprobado. La ensalada caprese lleva tomate pelado, queso mozarela, albahaca y aceite balsámico. El tomate está demasiado maduro. En su conjunto, la ensalada se me hace pastosa.

Una vez finalizada la entrada, el camarero retira los platos vacíos.  Todos los camareros van igual vestidos. Llevan un delantal de color verde. El encargado de nuestra mesa está atento de nosotros constantemente y nos atiende bien.

Muchas son las teorías sobre el origen de las pizzas. La hipótesis más repartida es la que afirma que este plato tal y como lo conocemos hoy proviene de Italia, en concreto de Nápoles.

No creo que haya un único grueso correcto para la masa de las pizzas. Yo he comido pizzas de masa muy fina que estaban deliciosas, pero también las he probado con masa gruesa que estaban igual de buenas. La pizza ha evolucionado de manera distinta y hoy existen distintos tipos según nos encontremos en un lugar u otro. De hecho, hay varios lugares que reivindican la pizza como uno de sus platos característicos. Con el permiso de Italia, Chicago, por ejemplo, presume de la peculiaridad de sus pizzas. Allí las sirven muy hondas y recargadas de ingredientes, casi son más parecidas a las quiches francesas que a las pizzas tradicionales.

En cualquier caso, en el Italianisimo la sirven muy fina. Tienen un horno de leña con el que consiguen unas pizzas más que aceptables. Además, ofrecen la opción de pedirla a base de harina integral. Yo pido la “Pizza Alcachofa” con queso feta, cebolla roja, aceituna negra, mozzarella y tomate concasse. Me gusta.



Al final de la comida viene el camarero con una bandeja mostrándome los postres que han preparado. Vienen muy bien presentados en copas generosas de cristal y platos hondos de vajilla color blanco. Se toma la molestia de explicar en qué consiste cada uno. En su mayoría son dulces tradicionales italianos: Panacota, Tiramisú… Pruebo el tiramisú y decepcionado compruebo que su apariencia es bastante mejor que su sabor: No reconozco el café que se le presupone, el bizcocho no me convence y definitivamente lo encuentro demasiado dulce.

Pago algo más de veinte dólares. Considero que es un precio aceptable por todo lo recibido. Antes de salir me preparo mentalmente para la ola de calor que me va a sacudir nada más abandonar el local y, echándole un último vistazo a las diferentes fotografías de la capitalina Roma, sueño con visitar las maravillas de ese país mediterráneo.

Vino:           6.5
Ambiente:   9
Baños:         4
Servicio:      9
Postres:      6.5
Comida:      8

[email protected]

Comentarios

10
Pablo Perez

Me enteré de que varios camareros del ITALIANISSIMO presentaron su renuncia porque los gerentes del local les quitaban las propinas que dejaban los clientes del restaurante.

No tengo pruebas contundentes al respecto (solo las declaraciones de un ex-camarero. Habría que escuchar la versión de los gerentes-dueños), pero si efectivamente los responsables de este lugar privan a los camareros de esas propinas sería indignante.

En Nicaragua hay muchos gerentes que tratan como a esclavos a la gente que trabaja para ellos y eso es inaceptable...

9
Massiel

No se, no se.. Recuerdo que esto de las criticas gastronomicas empezo con el Comensal Urbano. A mi me gustaba la forma casi poetica que le gustaba redactar cada experiencia, ese toque de mezclarlo todo y no hablar solo de la comida.
Que bien que de alguna manera haya animado para que alguien mas escribiera.
Casi siempre leo la seccion, a veces a destiempo, pero la leo!.
Para mi Gonzalo va bien, solo que en mi opinion a veces es demasiado extensa la redaccion.

Saludos!

8
Pilar Sanchez

Me gusta el Italianissimo. Los artículos de Gastronomía de Confidencial son excelentes, cada dia mejor... ¡felicidades!

7
yahaira

Estimado gonzalez gracias por tu comentario pero el mio lo base puesto que lei la visita que hizo gonzalo al restaurante El Eskimo, en una parte de su critica el señala que el chef estudio hace muchos años puesto que la sazon y decoracion de los platos no estan acordes a las tendencias culinarias actuales por eso, a mi me resulta inapropiado que alguien que no posee conocimientos en determinada materia los cuestione a quien los posee claro los gustos difieren entre cada persona pero creo en mi opinion que resta credibilidad al momento de emitir un juicio.
Gracias y que tengan un lindo dia

6
gonzalez

Me gustaria pusieras los precios exactos por plato, ya que online es dificil conseguir los menús con sus precios. Ademas para los que nuestro bolsillo nos obliga a llevar cuenta del mas minimo gasto, seria una excelente opcion concocerlo de antemano a nuestra visita.
Segui adelante con tus reseñas.

5
Gonzalez

Gonzalo Mas, nunca ha hablado ser experto en la materia (es decir estudiado de chef o de critico), pero a su favor puedo decir que todos tenemos una opinión al respecto de casi cualquier cosa, por lo que estas criticas son SU OPINIÓN, la cual merece respeto. Efectivamente considero que Gonzalo es un poco quisquilloso, pero lo que me queda, (al igual que con Juan Carlos Ampié que tambien es quisquilloso con sus criticas a las peliculas) es ir a probar yo mismo el lugar a ver que me parece a MI. Obviamente hay locaciones a las que ni se me ocurre ir, porque el bolsillo no me lo permite, tomemos la opinion de Gonzalo Mas como eso, podria darse el caso que el hable maravillas de un lugar y tal vez a Leana ni a Yahaira les parezca bueno.

4
Amador P.

me gustan los articulos de Gonzalo Mas. Cada vez que hay una nueva critica suya voy al restaurante comentado por él y casi siempre estoy de acuerdo con su opinión.

3
yahaira

A mi parecer creo que el sr Gonzalo no puede emitir una critica culinaria acertada debido a que este no es una autoridad en la materia ,en contraste con sus compañero /colabioradores de blogs ,por citar un ejemplo a la Lic y Master Auxiliadora Marenco que aca en nuestro pais es una referencia en cuanto a la tematica sexual orientada a parejas y grupos etc debido a su transito por medios escrito y aulas universitarias

2
Leana

Parece q en esta ocasión el redactor andaba de muy "buen humor" q no se dedico a hablar negativamente de este lugar, x q he leído algunas de sus publicaciones y algunas son bastante groseras y pesadas q más bien parece algo personal hacia alguno de los lugares q ha visitado.

Sr. Redactor debiera ser un poco más cauteloso y constructivo en sus escritos, esa no es la forma correcta de realizar una critica más si es en un medio público

1
Christopher G.

A mi en lo personal me encanto este restaurante. El ambiente es increible, no se mucho de disenhos de interiores pero la verdad que se ve muy bonito y elegante. La comida fue estupenda y que puedo decir del servicio, excelente!!!!! Espero que la gente apoye el negocio porque la verdad es un buen restaurante.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor